¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Kia confirma la llegada de un nuevo SUV, un rival para el Mazda CX-3

    Javier Gómara
    Javier Gómara

    Kia sigue su expansión y crecimiento con paso firme. La marca coreana no para de sacar nuevos modelos. Muchos de ellos van derechos al segmento SUV europeo, y uno más se sumará el año que viene. Un rival directo para el Mazda CX-3.

    Un nuevo SUV de Kia desembarcará a finales del año que viene. El más pequeño de todos

    Kia ya no es lo que era. La marca coreana ha sufrido un cambio radical en la última década. A día de hoy cuenta con una gama muy equilibrada y polivalente, aunque son sus SUV los pilares sobre los que se apoya. Kia ya ha confirmado que el año que viene aterrizará en Europa un nuevo crossover más pequeño. Un rival directo para el Mazda CX-3.

    Y es que el segmento de los SUV europeo sigue creciendo como la espuma. La tendencia iniciada hace ya más de una década parece no tener fin. A día de hoy todos los fabricantes cuentan con una extensa gama de crossover, aunque siguen siendo los pequeños y los medios los que más público atraen.

    El Director de Kia en Australia ha sido el encargado de confirmar la llegada de ese SUV pequeño, aunque no ha querido entrar en demasiados detalles. Pero al menos sabemos que su longitud se situará entre los 4,1 y los 4,3 metros. En un nicho donde encontramos al CX-3 y al todopoderoso Nissan Juke y al nuevo Honda HR-V.

    Los coreanos se han fijado como principal rival a batir el Mazda CX-3

    La idea de Kia es posicionar su nuevo SUV, de nombre desconocido, no solo en ese rango de tamaño, sino también en ese rango de precio. Precio bajo y atractivo para así atraer a un público más urbano y joven. De esta manera los coreanos esperan tener tanto éxito como el que están cosechando con su hermano mayor, el Kia Sportage.

    Dado el cliente tipo, y dada la sofisticación de los últimos Kia, cabe esperar un diseño atractivo, semejante al del Kia KX3, y un despliegue tecnológico de última generación, con los últimos equipos de conectividad y asistencia. La gama de motores no será muy potente, y por ello aprovechará parte de las mecánicas del Kia Rio y el Kia Soul.

    Por el momento es lo que sabemos. Su llegada no se producirá hasta el último trimestre del año que viene, por lo que es casi seguro que su lanzamiento comercial no se produzca hasta principios de 2018. Sin embargo la llegada de este nuevo SUV no hará sino estimular las ventas de un mercado que no parece tener fin.

    Su diseño no distará mucho del KX3 que conocimos hace más de un año

    Fuente: Motoring.com