¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las aventuras de Renault, Stellantis, Volkswagen... en Rusia están en peligro (otra vez)

    Las aventuras de Renault, Stellantis, Volkswagen... en Rusia están en peligro (otra vez)
    Fábrica de Mercedes-Benz en Moscú (Rusia)
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Hace prácticamente 24 horas se produjeron las temidas imágenes de soldados y vehículos militares rusos cruzando in fraganti la frontera de la vecina Ucrania con el pretexto de proteger a los civiles étnicamente rusos. Las sanciones internacionales impactarán a varios fabricantes de automóviles.

    Ayer por la tarde Vladímir Putin, el presidente ruso desde hace más de 20 años -ya sea de forma directa o controlando a Dmitri Medvédev-, se dirigió a su nación para explicar por qué iba a invadir Ucrania, aunque a su manera. La justificación es proteger a las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, que solo Rusia ha reconocido.

    Las imágenes de tanques cruzando la frontera se airearon rápidamente en televisión y la diplomacia está haciendo horas extras para evitar un conflicto armado de importancia. Ucrania considera que su soberanía ha sido violada. Rusia considera que tiene que proteger a ciudadanos étnicamente rusos de las repúblicas separatistas.

    El lío está ya montado. Tanto la Unión Europea como Estados Unidos han anunciado severas medidas que hagan daño a Rusia sin necesidad de darle al gatillo, mediante sanciones económicas y comerciales. Y entre los múltiples afectados pueden estar fabricantes como Renault, Stellantis y Volkswagen, muy expuestos en el mercado ruso, y no solo ellos.

    Fábrica de Stellantis en Kaluga (Rusia)

    Hace unos días os contamos que los planes de Stellantis de mandar furgonetas al mercado europeo desde Rusia pueden irse a hacer puñetas en el caso de que se impongan sanciones. No solo eso, afectará al suministro de piezas en sentido contrario, los proveedores rusos no son capaces de aportar todas las piezas necesarias.

    Stellantis tiene una fábrica en Kaluga que opera junto a Mitsubishi en una joint-venture. Desde 2017 la planta fabrica las furgonetas de PSA, las cuales están plenamente integradas en el catálogo actual de Stellantis. Allí se fabrican en versión Citroën, Opel y Peugeot, permaneciendo en suelo francés y español la producción de las Toyota y Fiat equivalentes.

    Una portavoz de Stellantis comunicó a Automotive News que están siguiendo el desarrollo de los acontecimientos y no ha realizado más declaraciones. Muy probablemente, la exportación de furgonetas a Europa desde Rusia tenga que cancelarse con carácter indefinido.

    Lada Vesta, un superventas local

    Otro gran afectado es Renault, el más expuesto. De los 10 modelos más vendidos del mercado ruso, la mitad los fabrica el grupo. Hay que recordar que AvtoVAZ (y su marca Lada) está controlado por Renault desde hace tiempo, aunque también está presente la marca del rombo, la que no está es Dacia -pero sí sus modelos remarcados-.

    En el caso de la marca Lada el impacto de las sanciones sería menor, ya que el parque de proveedores está localizado dentro de las fronteras rusas. Prácticamente todas las ventas de Lada se dan en la misma Federación Rusa, en torno al 90%. En cuanto a AvtoVAZ, en principio es autosuficiente. El problema más grave será el suministro de chips.

    Hay dos fábricas del Grupo Renault en Rusia, la de Togliatti y la de Moscú. Dado que la marca del rombo no tiene gran presencia en el mercado chino, es el ruso su segundo mercado más importante después del francés. Renault ya tuvo una mala experiencia en su retorno a Irán por sanciones impuestas a los persas por EEUU por la intensificación de su programa nuclear.

    El Volkswagen Polo no solo se fabrica en España, también se hace localmente para el mercado ruso

    También tiene una gran exposición el Grupo Volkswagen. Se producen dentro de Rusia los Volkswagen Polo y Tiguan, además del Skoda Rapid. Importados en kits CKD, también se completan los Audi Q7 y Q8 llegados desde Europa. En 2021 se completaron 118.000 coches. También tienen presencia industrial en Kaluga.

    Aparte de estos fabricantes, podemos mencionar a BMW, a Ford y a Mercedes-Benz, cuya exposición al mercado ruso también es industrial, no solo de ventas. BMW importa CKD desde 1999, Ford mantiene la producción de furgonetas junto a Sollers tras cerrar varias instalaciones, y Mercedes-Benz produce la Clase E y derivados desde 2019 cerca de Moscú.

    De no ser por la inestabilidad de los últimos años, el mercado ruso era uno de los emergentes más interesantes del mundo, con potencial de superar los 3 millones de unidades al año, pero desde 2013 las ventas no levantan cabeza. Las sanciones, si es que llegan, no ayudarán en ese sentido y agravarán la situación económica rusa.