¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las limitaciones aéreas por el coronavirus se 'cargan' las 1.000 Millas de Sebring

    El WEC no podrá visitar Sebring por culpa de las restricciones de movimiento derivadas del coronavirus.

    La decisión de Donald Trump de prohibir los vuelos a Estados Unidos con origen en Europa hace inviable su disputa.

    Las 1.000 Millas de Sebring es la última prueba que ha sido cancelada a raíz de la pandemia de coronavirus que sufre el planeta.

    La decisión de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, de restringir los vuelos con destino al país y origen en Europa hace del todo inviable la celebración de las 1.000 Millas de Sebring, sexta cita de la temporada 2019-20 del WEC. Ante esta resolución del máximo mandatario de Estados Unidos, ACO como promotor del campeonato ha decidido cancelar la ronda del WEC en Sebring, prueba que estaba programada para el 20 de marzo, dentro de un fin de semana en el que el Mundial de Resistencia comparte circuito con el IMSA, categoría que disputa las 12 Horas de Sebring.

    Esta resolución tomada por ACO es la única posible dada la gran cantidad de pilotos, personal de los equipos y de la organización que aún están en Europa y que tenían programado viajar a los Estados Unidos en los próximos días. Sin la posibilidad de volar hasta el país, no tendría sentido organizar las 1.000 Millas de Sebring, como tampoco tendrá lugar el test previo que los equipos del WEC tenían programado para los días 14 y 15 de marzo. Por esta razón, el campeonato se centrará en asegurar el regreso a Europa, seguro y ordenado, de los coches y equipos ya presentes en Sebring.

    Gerard Neveu, CEO del WEC, ha asegurado al respecto: "Esta decisión no se ha tomado a la ligera. Nuestros equipos y su personal son un gran valor para nosotros. Esta cancelación se ha impuesto debido a las restricciones de vuelos entre Europa y Estados Unidos. El WEC está del todo comprometido con la salud y bienestar de sus equipos, personal y aficionados. Además, la calidad de cada una de los eventos y carreras del WEC está en el corazón de todos los que lo hacemos posibles y esto nunca se verá comprometido, por lo que la cancelación era el único paso lógico".