¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Los Grupos Daimler y BMW se unen para el desarrollo de la carga por inducción

    6

    La carga por inducción es el futuro de la tecnología de recarga de baterías. La ausencia de cables facilita la maniobra, manteniendo los mismos ratios de efectividad. Dos bobinas provocan una corriente electromagnética que permiten una carga de las baterías de los coches eléctricos e híbridos sin necesidad de cables y sin importar las condiciones climatológicas.

    La sostenibilidad y la conducción se deben unir y por ello, el Grupo Daimler y el Grupo BMW, se han aliado para crear un sistema de carga por inducción para coches eléctricos e híbridos. Este sofisticado sistema de carga podría permitir cargar las baterías del BMW i3 en una sola noche.

    Ambos fabricantes han firmado un acuerdo para el desarrollo y la implementación conjunta de una tecnología estandarizada para la carga por inducción de vehículos eléctricos e híbridos. Los sistemas de carga de baterías son el siguiente paso para el suministro de energía. Una rápida, eficiente y sostenible capacidad de recarga es el objetivo principal de esta alianza.

    El sistema de carga por inducción consta de dos bobinas, la principal instalada en el suelo, por ejemplo del garaje, y la secundaria en el suelo del propio coche. El patrón del campo de energía se basa en el diseño derivado de su forma circular, que ofrece varios efectos positivos. Como su extrema ligereza y pequeño tamaño, además del confinamiento del campo magnético.

    La energía se transmite a través de un campo magnético alterno generado entre las bobinas. Sin producirse ningún contacto, sin cables de carga y a un ratio de carga de 3.6 kW. Su eficiencia es de más del 90%, permitiendo realizar caras de forma segura, eficiente y cómoda.

    Otro objetivo es desarrollar los más modernos y rápidos sistemas de recarga existentes. Con un ratio de carga de 3.6 kW se consigue que las mayoría de baterías actuales se carguen en menos de tres horas, dos horas en el caso de las baterías del BMW i8. En el futuro se pretender que el estándar se fije en los 7 kW, esto garantizaría que las baterías de un i3 se cargarse completamente en una noche mediante el sistema de carga de inducción.

    El sistema de carga por inducción hace que la maniobra de recarga de las baterías sea de lo más cómodo, ya que no hay que conectar ningún cable. Además esta se puede realizar bajo cualquier condición climatológica, no importa que la placa del suelo esté cubierta de nieve, hojas o agua. Una vez colocado colocado correctamente sobre la bobina primaria el conductor simplemente tiene que apretar un botón.

    Los datos se transmiten mediante una conexión Wi-Fi entre el vehículo y la estación de carga. Este sistema también ayuda al conductor a realizar las maniobras de aparcamiento de forma que el vehículo quede perfectamente ubicado.En un futuro también se permitirá activar y monitorizar el proceso de carga a través de un móvil o Tablet. La aplicación permitirá la recuperación de datos transmitidos online sobre el estado de la carga, indicando el tiempo que queda hasta que esté completa.

    La alianza entre el Grupo Daimler y el Grupo BMW permitirá un mejor y un rápido desarrollo de la tecnología de carga de baterías por inducción. Actualmente ambas marcas cuentan con modelos en sus gamas que pueden disfrutar de esta tecnología, que facilitará la maniobra gracias a la ausencia de cables.

    Los Grupos Daimler y BMW se unen para el desarrollo de la carga por inducción