¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Neumáticos usados, ¿realmente merecen la pena?

    Neumáticos usados, ¿realmente merecen la pena?
    El mercado de la segunda mano también incluye neumáticos.
    David Plaza
    David Plaza8 min. lectura

    De nada sirve tener un gran coche, unos frenos muy efectivos o ayudas electrónicas a la conducción si nuestros neumáticos no son los adecuados o están en malas condiciones. Por eso, te contamos lo que unos usados te pueden dar… y lo que no.

    Es un tópico muy repetido, pero es totalmente cierto y nos da una idea muy precisa de la importancia de los neumáticos en un vehículo: son el único elemento que nos mantiene en contacto con la carretera.

    Y, en la actualidad, los fabricantes de coches emplean millones de euros en investigación, desarrollo y tecnología para conseguir mejorar las prestaciones, la seguridad y el confort de los mismos en un mercado ultracompetitivo.

    No sólo es importante saber qué tipo de neumático necesitamos, sino a qué renunciamos cuando optamos por un producto de menor calidad

    Sin embargo, nada de eso vale de mucho si utilizamos unos neumáticos en mal estado o inadecuados para el tipo de coche que conducimos. ¿Seremos capaces de aprovechar las prestaciones de un Porsche o de disfrutar de la comodidad de un Bentley, por ejemplo, si estos circulan calzados con unos neumáticos gastados o deformados? Rotundamente, no.

    Por eso es importante evitar, en la medida de lo posible, alargar la vida útil de nuestros neumáticos o recurrir a los más baratos del mercado. Porque no sólo es importante saber qué tipo de neumático necesitamos, sino a qué renunciamos cuando optamos por un producto de menor calidad.

    Actualmente, existen alternativas más o menos aconsejables a la hora de comprar un neumático si lo que queremos es ahorrar dinero. Desde los neumáticos nuevos más baratos, hasta los de Km. 0 o los neumáticos recauchutados, de los que ya hemos hablado en artículos anteriores. Pero, ¿qué hay de los usados?¿Son una opción recomendable?

    Qué es un neumático usado

    El neumático usado es aquel que ya ha sido utilizado previamente en otro vehículo y que, por sus características, puede seguir siendo aprovechado. En este apartado se encuadran también los llamados neumáticos de Km. 0 o seminuevos, pero en ese caso su uso ha sido muy breve y su estado les hace ofrecer unas prestaciones muy similares a las de un neumático nuevo.

    En el caso de los usados, estas prestaciones serán menores, ya que acumulan más kilómetros. Generalmente, la procedencia de estos neumáticos es variada, pudiendo proceder de coches de renting que han sido devueltos a la empresa propietaria o del mismo taller en el que un pinchazo ha obligado a un conductor a cambiar los dos neumáticos de un mismo eje, encontrándose el segundo aún en buenas condiciones.

    El neumático usado, sólo interesante si está en muy buenas condiciones.
    Sólo un neumático usado en muy buenas condiciones podría realmente merecer la pena.

    Por supuesto, la procedencia de estos neumáticos también puede ser un accidente en el que no han sufrido daños o el cambio de modelo de la llanta o el neumático de un antiguo propietario con ganas de mejorar su vehículo.

    Los neumáticos usados suelen aguantar mucho mejor el paso del tiempo cuando han sido montados en el eje trasero de coches con tracción delantera, lo que permite en muchos casos cubrir el doble de kilometraje o incluso más.

    ¿Es legal montar un neumático usado?

    Siempre que el neumático cumpla con la normativa relativa a todo tipo de neumático, es legal. Con esto nos referimos principalmente a las medidas homologadas por el fabricante y a cualquier otro requisito necesario para pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), como puede ser la profundidad del dibujo o el desgaste uniforme de la banda de rodadura.

    ¿Qué evitar en un neumático usado?

    A la hora de comprar un neumático usado, debemos asegurarnos de que este no presenta defectos o un deterioro excesivo y, básicamente, se trata de comprobar lo mismo que debemos analizar cuando evaluamos la conveniencia de cambiar los neumáticos montados en nuestro vehículo.

    Aunque un establecimiento serio realiza una revisión exhaustiva a los neumáticos antes de ponerlos a la venta, no está de más que nosotros mismos echemos un vistazo a los siguientes puntos:

    • La banda de rodadura: comprobaremos que se encuentra en perfectas condiciones, tanto en el centro como en los laterales. Ello indicará un uso previo con inflado correcto, así como un buen mantenimiento.
    • Los flancos: en ellos debemos evitar grietas o cuarteado a consecuencia del uso o las inclemencias del tiempo, pues incrementa el riesgo de reventón.
    • Marcas: también es conveniente comprobar que no haya marcas de frenazos bruscos que provoquen un desgaste desigual o plano en un área concreta de la banda de rodadura. De lo contrario, sufriremos vibraciones y un empeoramiento considerable de la capacidad de frenado.
    • Desgaste: si el neumático cuenta ya con muchos kilómetros, el gasto no merecerá la pena porque nos obligará a cambiarlo muy pronto y su rendimiento será también deficiente.
    • Mordidas o desgarros: especialmente en el anillo interior de contacto con la llanta, podemos encontrar mordidas o desgarros provocados por el montaje o desmontaje previo del neumático. Esto, entre otras cosas, puede hacer que el sellado no sea posible y se pierda aire.
    • Código DOT: se encuentra en el flanco del neumático e indica la fecha de fabricación en meses y años. Por ejemplo: 0819 indica que fue elaborado en agosto de 2019. Siempre intentaremos que no sea una fecha excesivamente lejana y, si montamos más de uno, que no haya mucha disparidad entre ellos.
    • Medidas e índices: por supuesto, siempre debemos asegurarnos de que estamos montando un neumático de medida homologada para nuestro coche, así como el índice de carga y velocidad correctos.

    Por tanto, siempre debemos hacer todo lo posible por afrontar el coste de neumáticos nuevos de calidad con plena garantía y prestaciones. En caso contrario, recurriremos siempre a un establecimiento de confianza que ofrezca controles exhaustivos y garantías en sus productos usados. Y es que la seguridad está en juego y eso, tratándose de un vehículo, nunca debe ponerse en duda.

    Fotos: Pixabay