¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Oliver Blume prepara el camino para un Porsche 911 completamente eléctrico

La junta general de accionistas de Porsche ha dado mucho más que cifras, beneficios e intenciones. También ha sido una cita especial para presentar los nuevos proyectos para los próximos años que la firma deportiva lanzará, entre ellos el eléctrico Mission E y la nueva generación del 911, pero también ha servido para allanar un camino difícil, el futuro 911 completamente eléctrico.

Hace pocos días que se ha celebrado la junta general de accionistas de Porsche y Oliver Blume, a su cabeza, no sólo ha dado las cifras y los beneficios que la marca deportiva ha conseguido durante el ejercicio pasado, sino que también ha avanzando la línea que seguirá Porsche en la próxima década.

Ya sabemos que, con las nuevas generaciones del Cayenne y del Panamera en la calle, el siguiente será el 911 que se presentará oficialmente en el Salón del Automóvil de París, a comienzos de octubre. Y un año después veremos el primer modelo completamente eléctrico de la marca basado en el concepto Mission E. Porsche terminará la década y, al mismo tiempo, comenzará una nueva con la presentación del primer crossover también completamente eléctrico derivado del concepto Porsche Mission E Cross Turismo, presentado en el Salón de Ginebra hace poco menos de un mes.

Los planes son más que ambiciosos, y entre ellos ya sabemos que se incluye la versión híbrida de la nueva generación del Porsche 911, la primera en la historia del modelo. Y es que Blume no se ha referido a una muerte de los modelos de combustión, todo lo contrario, pero sí es uno de los responsables que está haciendo que Porsche se implique más en la electrificación y no sólo con los modelos de la futura gama eléctricos que hoy conocemos como Mission E.

En 2019 llegará el primer modelo eléctrico de Porsche, tan potente como el Panamera pero más barato y más pequeño

Su objetivo es que en 2030 todos los nuevos modelos de combustión estén electrificados mediante hibridación, pero también está allanando el camino para que en la tercera década del siglo se estrene el primer 911 completamente eléctrico. Sus palabras dejan lugar a pocas dudas: "Me atrevería a predecir que, para 2030, el Porsche más deportivo tendrá un motor eléctrico.Quién sabe, tal vez para entonces nuestro icónico deportivo, el 911, sea eléctrico".

La verdad es que a día de hoy no es una sorpresa para muchos teniendo en cuenta que ya hemos visto cómo durante el desarrollo del nuevo 911 se han infiltrado algunas unidades provistas de un sistema híbrido; y más que eso, es casi más factible un híbrido enchufable que es la tecnología por la que apuestan los de Stuttgart y Zuffenhausen, por lo que estas palabras son una declaración de intenciones con todas las de la ley, un reto complicado por delante, no cabe duda, pero por si acaso Blume se ha cubierto las espaldas poniendo el límite para verlo en la calle en 2030.

¿Pierde un objeto su identidad cuando la mayoría o todos sus componentes han sido reemplazados?

No es una pregunta simple de responder, ni pretendemos que la respondas. En realidad es la paradoja del Barco de Teseo de Wolfgang Porsche, nieto de Ferdinand Porsche y fundador de la marca deportiva, que se atrevió a preguntar "si un objeto pierde su identidad cuando la mayoría o todos sus componentes han sido reemplazados". Lo cierto es que para algunas cosas hay que tomárselo con calma, especialmente cuando es algo como el Porsche 911.

Blume se refirió a los accionistas preguntándose cuál 911 es real, si el de 1963 o el de 2017, a lo que el máximo mandatario respondió que "No hay una respuesta clara. Si la hubiera, no sería una paradoja", para acto seguir añadir "Hay una cosa que puedes decir: dudo que haya otro coche que se haya adaptado con tanta frecuencia y coherencia para cumplir con los requisitos de un automóvil deportivo moderno y, sin embargo, haya permanecido tan inconfundiblemente fiel a sus valores internos y externos como el 911. En principio, el Porsche 911 es siempre el mismo deportivo a pesar de nuestro compromiso inflexible con el progreso".

Estas palabras confirman que los dos modelos son auténticos 911, pero entre líneas también se puede leer una pregunta más ¿Será el 911 eléctrico un verdadero deportivo que guardará los valores que le han hecho ser un icono? Y es aquí donde Blume y sus ingenieros tienen que solventar algunos puntos importantes, porque transformar al deportivo en un modelo propulsado por una energía alternativa implica deshacerse de los motores de seis cilindros boxer y, pudiera ser, también de la típica configuración interior de 2+2 plazas; ¿Y Oliver Blume? Pues ya ves, allanando un camino muy largo a recorrer en poco más de once años...

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto