¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Opel paraliza las ventas del Ampera-E debido a un exceso de demanda

    La marca alemana no puede satisfacer la elevada demanda de unidades del nuevo Opel Ampera-e, su modelo eléctrico, por lo que ha parado las ventas temporalmente hasta lograr reducir las más de 4.000 unidades reservadas y que prevé entregar entre 2018 y 2019.

    El pasado mes de julio, Opel puso a la venta el nuevo Ampera-e en países seleccionados de Europa como Alemania o Noruega. Con un precio de 39.330 euros, bastaba con realizar un depósito de 1.000 euros y la marca del rayo se comprometía a entregar las primeras unidades en 2018.

    Pero lo que Opel no se imaginaba es que los pedidos iban a acabar con los libros de reservas uno tras otro. Sí, puedes creerlo, hay un exceso de demanda tan grande que la marca alemana se ha visto obligada a parar los pedidos porque se ve incapaz de poder satisfacer la entrega en los plazos acordados. De hecho, los concesionarios noruegos advierten a los nuevos clientes que no recibirán su coche antes de 2019.

    "Incluso en agosto, todas las unidades que se produjeron fueron enviadas directamente a Noruega. Solo algunas han sido entregadas en los otros tres países que se han abierto las ventas para el Ampera-e: Suiza, Países Bajos y Alemania", afirma un gerente de un concesionario noruego.

    El Chevrolet Bolt, hermano gemelo del Ampera-e bajo la marca americana

    De hecho, el primer país en el que se puso a la venta fue en Noruega y sólo dos meses después de llegar al mercado noruego estaba en el puesto número 15 y seguía pisando fuerte. Y es algo perfectamente comprensible y justificado porque el precio corresponde a una edición especial de lanzamiento First Edition que cuenta con uno de los equipamientos de serie más completos del mercado en su segmento.

    Pero también influye otra importante cuestión y es que el pasado agosto, Chevrolet puso a la venta el hermano gemelo del Ampera-e, el Chevrolet Bolt y la aceptación también ha sido enorme, por lo que las ventas se han disparado en el país americano por lo que también afecta a la demanda en Europa.

    Algunos clientes han optado por adquirir el Bolt en Estados Unidos e importarlo a Europa, pero se han encontrado con el problema del conector de recarga que es diferente. En cualquier caso, Opel confía en ir pudiendo entregar unidades y reducir las 4.000 que tiene pendientes recibiendo unidades durante 2018.