¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo Opel Insignia GSi, una víctima más del nuevo ciclo WLTP

    Llegó al mercado español a finales del pasado año 2017. el Opel Insignia GSi recuperaba unas siglas del pasado para la versión más deportiva del Insignia y el familiar Insignia Sports Tourer GSi. Pero el nuevo ciclo de emisiones WLTP ha cavado su tumba en apenas seis meses y Opel ni siquiera está dispuesta a invertir para mejorar sus valores.

    El Opel Insignia GSi, la variante más deportiva y potente de la marca del rayo

    No se conoce una vida tan corta de un modelo en el mercado europeo como la del nuevo Opel Insignia GSi. La versión de gasolina más deportiva de la marca del rayo dejará la producción en las próximas semanas como una víctima más del nuevo ciclo WLTP que entra en vigor en septiembre.

    El modelo, disponible tanto en Berlina como con el familiar Insignia Sports Tourer, llegó al mercado europeo a finales del pasado año 2017 con dos combustibles, un motor de gasolina con cuatro cilindros y 2.0 litros Turbo que desarrolla una potencia máxima de 260 CV y un diésel con la misma arquitectura del anterior pero dos turbocompresores ofreciendo cincuenta caballos menos quedando la cifra tope en 210 CV.

    Cuando lo más curioso es que sean las versiones diésel las más afectadas por el nuevo procedimiento de mediciones WLTP que está haciendo estragos en los fabricantes y que están acabando por recortar la oferta de este combustible, en el caso de la marca alemana propiedad de PSA, ocurre todo lo contrario: eliminan de la oferta la variante de gasolina.

    Disponibles en berlina y familiar, los Insignia Grand Sport y Sports Tourer recuperaron las siglas más deportivas de Opel

    Por ahora, sólo sabemos que Opel ha decidido no invertir en mejorar las cifras de consumo y emisiones contaminantes del motor de gasolina del Insignia GSi para cumplir los nuevos estándares, teniendo en cuenta que la mayor parte de los fabricantes están incluyendo un filtro de partículas, desconociendo si es una decisión que viene marcada por la nueva propiedad francesa de PSA y dejada en manos de los alemanes, pero la realidad es la realidad.

    Con esta decisión, ahora la versión más deportiva GSi queda asociada a una mecánica diésel con 210 caballos, la única posibilidad y casi se podría calificar como un "sacrilegio", además de que el tope de la gama de gasolina de un modelo como el Insigniase queda en una potencia máxima de 165 caballos, lo que ofrece su nuevo motor turbo de 1.5 litros.