¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Porsche desarrolla un nuevo motor de alto rendimiento y no sabe en qué coche ponerlo

    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera7 min. lectura

    Porsche ha confirmado que sus ingenieros de LMP1 están desarrollando un nuevo motor de alto rendimiento y eficiencia muy elevada, sin embargo, no saben aún en qué modelo emplearlo. ¿Nuevo programa deportivo o un sucesor del 918 Spyder en camino?

    Mecánica V10 del Porsche Carrera GT.

    Unas extrañas declaraciones del máximo responsable de I+D de Porsche, Michael Steiner, han sido las que han desvelado el secreto. La firma de Stuttgart está desarrollando un nuevo motor de alto rendimiento ultra-eficiente, y por el momento, no saben qué hacer con él. Lo que levanta la veda a todo tipo de especulaciones, incluida una posible entrada de la marca a la Fórmula 1.

    Porsche fue una de las marcas invitadas por la FIA a las conversaciones sobre el futuro de los motores de Fórmula 1, y aunque Steiner afirmaba que no estaban desarrollando un motor de F1, lo cierto es que esta invitación fue el germen de un nuevo proyecto de mecánica de alto rendimiento, aunque por las propias palabras de este, este nuevo motor no tiene ningún propósito concreto, por lo que no saben aún en qué tipo de modelo tendrá cabida esta nueva mecánica.

    Poco o nada se sabe realmente de este nuevo motor, aunque es sabido que este proyecto está siendo llevado a cabo por el mismo equipo de ingeniería que antes estaban encargados del programa deportivo de LMP1, que era eliminado por sorpresa hace unas semanas.

    Porsche 919 Hybrid 2017.

    No podemos confirmar si esta mecánica estará destinada a un modelo de calle o de competición, pero teniendo en cuenta que hablamos de Porsche, es altamente probable que un proyecto de este tipo, de marcado carácter motivacional, termine siendo empleado en un vehículo real. De hecho, no sería la primera vez que la marca rescata una mecánica de un proyecto eliminado para un nuevo proyecto de competición, ni tampoco la primera vez que luego termina teniendo cabida en un superdeportivo de calle.

    Esa es precisamente la historia menos conocida del Porsche Carrera GT, un modelo de altas prestaciones pero que, al menos en teoría, no estaba derivado ni relacionado con ningún otro modelo conocido de la marca, ni de calle ni de competición.

    A principios de los años noventa Porsche intentó alcanzar el éxito en la Fórmula 1 como motorista, equipando los monoplazas de Footwork con un V12 de 3.5 litros, sin embargo, dicho bloque resultó tan pesado y escaso de potencia que a media temporada la escudería decidió sustituir estos motores por unos Cosworth más convencionales.

    Porsche Carrera GT, un modelo que en teoría salió de la nada.

    Esto dejó a la marca alemana con el nuevo motor para la siguiente temporada, un V10 completamente nuevo que debía haber debutado en 1992 sin chasis en el que montarlo, por lo que el proyecto completo fue abandonado, llegando incluso a negar la propia existencia del V10, sin embargo, este bloque fue rescatado años más tarde para un nuevo programa de Resistencia, aunque con evidentes modificaciones como una cilindrada más alta y nueva distribución, para poder adaptarlo a las exigencias de una carrera de esta especialidad.

    El vehículo que debía emplear este nuevo V10 recibiría el nombre en código 9R3, sin embargo y a pesar de que el vehículo fue incluso visto rodando durante sus pruebas de desarrollo, no solo no llegó a debutar nunca sino que ni siquiera fue presentado, ya que la marca lo escondió una vez hubo culminado el proyecto. Hablamos de finales de la década de los noventa, cuando precisamente Audi comenzó su victorioso periplo en el mundo de la Resistencia y cuando también, casualmente, comenzó el desarrollo del Porsche Cayenne, con la colaboración del Grupo Volkswagen.

    En teoría, la marca decidió que era mejor destinar el dinero a su nuevo SUV, todo un acierto visto en perspectiva, pero algunas fuentes apuntan a que la retirada del proyecto de LMP1, una especialidad deportiva que ha sido dominada históricamente por Porsche, se debía precisamente a este acuerdo con el Grupo VAG, lo que nos lleva a una nueva versión del motor V10 de F1 enterrado en los almacenes de la marca alemana.

    Porsche 9R3, un modelo que nunca llegó a debutar.

    Unos pocos años después y ya con las cuentas de la empresa rebosando dinero gracias al éxito del Cayenne, la marca decidía desempolvar el diseño de ese bloque para desarrollar el motor V10 del excitante Carrera GT de 2004, unos pocos años después de haber sido presentado en la forma de un concept. El único V10 que ha llegado a los concesionarios de la marca.

    Por lo que las palabras de Michael Steiner a Auto Motor und Sport irremediablemente nos hacen recordar la extraña génesis del motor V10 del Carrera GT. No sabemos decir a ciencia cierta si nos encontraremos un nuevo superdeportivo como sucesor del 918 Spyder o tal vez un nuevo proyecto de competición, tras el abandono del programa LMP1. Quizás este motor, como tantas otras iniciativas de los departamentos de I+D, se quede en un mero estudio, por el momento no lo sabemos, pero a buen seguro estaremos muy atentos a todas las noticias que nos lleguen del trabajo de estos ingenieros.

    Fuente: Auto Motor und Sport