¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Proclamación Felipe VI El Rolls-Royce de la coronación del rey Felipe VI

    El desfile por las calles de Madrid de la proclamación del rey Felipe VI ha puesto en escena el Rolls-Royce Phantom IV Landaulette de la Casa Real. Este exclusivo modelo, encargado por Francisco Franco, es uno de los 18 Phantom IV que se fabricaron en los años 50. También se utilizó en la boda de los Príncipes de Asturias.

    Foto: C. Jordá

    Sólo es utilizado en momentos históricos y hoy no podía quedarse en el garaje. Se trata del Rolls-Royce Phantom IV Landaulette, un modelo singular que el rey Felipe VI ha empleado para recorrer las principales avenidas de Madrid en su coronación. Se trata de la misma unidad que empleó don Felipe en su boda con doña Letizia.

    Sólo se fabricaron 18 unidades del Phantom IV, concebidas en exclusiva para las Casas Reales de todo el mundo. Hay diferentes versiones, según el carrocero que creó cada unidad. Mulliner hizo nueve, Hooper siete, Franay uno y Park Ward otro más de manera experimental.

    A pesar de su gran exclusividad, cuatro coches están en España: tres pertenecen a la Casa Real y el cuarto -que adquirió originalmente el Emir de Kuwait Abdullah III Al-Salim Al-Sabah- está expuesto en el Museo de Coches Antiguos y Clásicos de Torre Loizaga, en Vizcaya.

    Foto: David Mudarra / EFE

    El trío que pertenece a Patrimonio Nacional fue encargado por el dictador Francisco Franco en 1948, aunque el proceso de fabricación, totalmente a mano, se alargó cuatro años. No fue hasta 1952 cuando llegaron a la jefatura del Estado. Se trataban de dos sedanes blindados -de cinco y siete plazas- y una tercera unidad descapotable con la denominación Landaulette. Ésta última corresponde al Rolls-Royce utilizado por Felipe VI en su coronación.

    Ojo, que nuestra memoria no nos haga una mala pasada: No confundamos este vehículo con el Mercedes G4 que Adolf Hitler regaló al dictador español en 1941. El imponente Rolls-Royce que ha protagonizado la proclamación de Felipe VI se fabricó entre 1950 y 1956, cuando Hitler ya había fallecido años atrás.

    Foto: Associated Press

    El Phantom IV descapotable con el que el recién coronado monarca se ha paseado por la capital española tiene su carrocería bañada de un elegante color negro, que combina con un suave cuero de color verde en el interior. Para la creación de este modelo, la lujosa marca británica partió del chasis del Silver Wraith con una distancia entre ejes alargada. En el compartimento del motor se instaló un enorme motor de 5,6 litros y ocho cilindros en línea con 165 CV.

    El emblemático Rolls-Royce, que se guarda en un pabellón en el Palacio de El Pardo cunado no se utiliza, tiene entre sus curiosidades que la emblemática figura que adorna la parte superior del radiador frontal de todo Rolls, el Espíritu del Éxtasis, que en lugar de estar de pie aparece con la rodilla doblada haciendo una reverencia.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto