¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Las 5 claves del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric, el inicio de una gran ofensiva

    Las 5 claves del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric, el inicio de una gran ofensiva
    Las 5 claves del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández7 min. lectura

    Renault ha puesto en marcha toda la maquinaria para llevar a cabo una ambiciosa ofensiva 100% eléctrica. El nuevo Renault Mégane E-Tech Electric es el primer fruto que ha dado este plan estratégico. Un modelo que está llamado a ser protagonista y que muy pronto asaltará los concesionarios europeos. Descubre qué supone la entrada en escena del Mégane eléctrico a través de estas 5 claves.

    La puesta de largo del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric ha dado muchísimo de qué hablar. Y es que estamos ante un modelo que simboliza el inicio de una nueva era para la marca Renault. Una era marcada por la electrificación y, sobre todo, por la movilidad sostenible. Es el primer gran fruto que ha dado el plan estratégico «Renaulution» puesto en marcha por el fabricante francés.

    Aprovechando que el libro de reservas ya ha sido abierto en España, hemos decidido llevar a cabo la recopilación de las 5 claves del nuevo Mégane E-Tech Electric para poder analizar de manera clara, concisa y directa, qué supone la entrada en escena de este nuevo coche eléctrico. Un modelo que deberemos seguir de cerca una vez se materialice su asalto a los concesionarios europeos.

    Toma de contacto en vídeo con el nuevo Renault Mégane E-Tech Electric

    1. El inicio de una nueva era para Renault

    El debut en sociedad del nuevo Mégane E-Tech Electric es un acontecimiento que quedará registrado en la historia de la marca Renault como el inicio de una nueva era. Una era marcada por la movilidad sostenible y, en concreto, por la electrificación. Estamos ante el primer coche eléctrico de nueva generación con el que la firma del rombo quiere consolidar una posición dominante en el mercado generalista de vehículos eléctricos en Europa.

    A principios de 2021 fue presentado oficialmente el plan estratégico «Renaulution», una hoja de ruta a través de la cual, la marca Renault espera consumar con éxito su proceso de electrificación total. Este plan incluye el lanzamiento de una importante cantidad de nuevos modelos 100% eléctricos. El Mégane E-Tech Electric es el primero de ellos.

    Renault Mégane E-Tech Electric
    Renault ha utilizado el nombre Mégane para su nuevo coche eléctrico

    2. La electrificación total llega a la gama Mégane

    Utilizar la denominación comercial Mégane para un coche eléctrico es toda una declaración de intenciones. El Renault Mégane es un verdadero icono de la compañía, y bautizar a su primer eléctrico de nueva generación con este nombre, Renault demuestra su compromiso con la electrificación y, más concretamente, deja claro el papel que desempeñará una vez aterrice en los concesionarios.

    En la gama Mégane ya podemos encontrar versiones híbridas enchufables (PHEV). Sin embargo, será con el nuevo Mégane E-Tech Electric cuando se ofrezca una solución de movilidad totalmente eléctrica. Por lo tanto, el compacto apuesta sin complejos por la electrificación en su más alto nivel.

    Renault Mégane E-Tech Electric - plataforma
    El Renault Mégane E-Tech Electric usa la plataforma CMF-EV

    3. El estreno de la plataforma CMF-EV en el segmento C

    Al señalar que estamos ante un eléctrico de nueva generación pone de manifiesto que el Mégane E-Tech Electric incorpora la última tecnología desarrollada por el Grupo Renault. De la mano de este modelo irrumpe en escena la plataforma CMF-EV en el segmento C. Es una arquitectura diseñada específicamente para vehículos eléctricos, con todo lo que ello supone a la hora de afrontar el proceso de desarrollo.

    El uso de la plataforma CMF-EV también tiene efectos directos sobre el espacio en el habitáculo. Al contar con una gran distancia entre ejes, los diseñadores de Renault han podido crear un interior muy espacioso. Todo ello con unas dimensiones exteriores compactas. Y lo que es igualmente importante, al utilizar dicha base, el Mégane E-Tech Electric no guarda relación técnica alguna con el resto de modelos que conforman la gama Mégane.

    Renault Mégane E-Tech Electric - posterior
    La autonomía del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric alcanza los 470 kilómetros

    4. Una autonomía solvente

    La gama Mégane E-Tech Electric estará compuesta por dos motorizaciones. La versión más solvente y prestacional es denominada EV60. Es propulsada por un único motor de 160 kW (218 CV) y 300 Nm de par máximo. Un motor alimentado por la energía almacenada en una batería 60 kWh. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h.

    Bajo el ciclo WLTP declara una autonomía máxima de 470 kilómetros. Una cifra muy importante que le sitúa por encima de alguno de los rivales más directos a los que deberá enfrentarse. Y lo que es igualmente importante, a la hora de llevar a cabo el proceso de recarga de la batería debemos tener presente que es compatible con puntos de recarga de corriente continua (CC) de hasta 130 kW. En el mejor de los casos podremos obtener 195 km de autonomía en solo 30 minutos.

    Renault Mégane E-Tech Electric - interior
    El tecnológico puesto de conducción del nuevo Renault Mégane E-Tech Electric

    5. Conectividad total y tecnología V2L

    Si nos adentramos en el interior del nuevo Mégane E-Tech Electric nos veremos envueltos rápidamente por un ambiente moderno y digital. Destacan el cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas y por su pantalla táctil de 12 pulgadas. Una pantalla táctil que se convierte en el «centro neurálgico» del interior y permite manejar el nuevo sistema de info-entretenimiento OpenR basado en Android OS. La lista de servicios digitales en línea es solvente.

    Por otra parte, y no menos importante, el nuevo eléctrico de Renault dispone de tecnología V2L (Vehicle-to-Grid). Ello permite utilizar la energía de la batería para alimentar dispositivos eléctricos externos. Es decir, el coche eléctrico se convierte en una fuente de energía móvil.