¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Renault se deshace de AvtoVAZ y su fábrica en Rusia por el precio simbólico de 1 rublo

Renault se deshace de AvtoVAZ y su fábrica en Rusia por el precio simbólico de 1 rublo
La inversión de Renault en Rusia está ya en el desguace peterolthof (Flickr) CC BY-ND
Javier Costas
Javier Costas6 min. lectura

Se cumplen los peores pronósticos para el Grupo Renault en Rusia. Ha malvendido su participación en AvtoVAZ y la fábrica que tenía en Moscú por apenas 0,01 euros. Sus activos pasarán a estar controlados por el Estado, aunque está la puerta abierta a poder recuperarlo todo en el futuro.

El ministro de industria y comercio ruso, Denis Manturov, ha anunciado que el Grupo Renault va a transferir el 68% de su participación en AvtoVAZ, fabricante de Lada, por un simbólico precio de 1 rublo. Al cambio hablamos de apenas 1 céntimo de euro. Renault no se ha pronunciado, tampoco Francia, accionista al 15% del grupo.

El accionariado quedará en manos del instituto ruso del automóvil NAMI, que fue fundado allá por 1918 y es de propiedad estatal. Entre sus actividades está el desarrollo, construcción y pruebas de vehículos de transporte. Vamos, que es una institución fundada en la época soviética -la revolución fue en octubre de 1917-.

Además de su parte de AvtoVAZ, Rusia se queda con la fábrica de Moscú, fundada en 2005, donde Renault estaba fabricando tres modelos basados en la plataforma del Dacia Duster, como el Nissan Terrano, así como Kaptur y Arkana. Los últimos datos de producción conocidos datan de 2020, unas pírricas 75.835 unidades para una capacidad que supera las 160.000 anuales.

Vídeo promocional de la fábrica de Moscú del Grupo Renault, no compartida con otros fabricantes

Pero el Grupo Renault tendrá derecho de recuperar ese accionariado a cinco o seis años vista, aunque tendrá que compensar al NAMI por cualquier inversión que haya realizado y tendrá que volver a poner dinero por delante, no un miserable céntimo. El señor Manturov indicó que no van a regalar nada:

«Si durante este periodo realizamos inversiones, entonces serán tenidas en cuenta en lo relativo al coste. No habrá ningún regalo en ese sentido.»

Renault se queda sin AvtoVAZ, sin su fábrica propia y sin acceso al mercado ruso. Su exposición a este mercado era importante, supuso el 10% de sus beneficios y dominaba en torno al 22% del mercado local solo con la marca Lada. Como grupo, tiene casi un tercio del mercado -antes de comenzar la invasión de Ucrania-.

Pero el mercado ruso se ha hundido a raíz de la operación especial lanzada por el Kremlin. Los problemas de logística, sanciones internacionales y un duro golpe a la economía rusa por parte de Occidente han hecho que los rusos dejen de comprar muchísimos coches. La situación no tiene visos de amainar pronto.

Los vehículos que estaban en stock pudieron ser vendidos en gran medida

Renault estaba entre la espada y la pared

Han pasado ya dos meses desde que Renault interrumpiese definitivamente su producción en Moscú, a dos días de haberla reaunudado, después de que el fabricante francés fuese señalado por el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, como una empresa que seguía haciendo negocios en Rusia.

Ahí comenzó a debatirse qué hacer con sus activos en el país de Putin. En cierto modo, el Grupo Renault ya estaba avisado de lo que podía pasar, pues Rusia dijo que nacionalizaría empresas occidentales que cesasen su actividad en territorio ruso. En el primer trimestre AvtoVAZ facturó 527 millones de euros (-23,1%) y Renault Rusia 367 millones de euros (-2,1%).

La gran mayoría de las fábricas han parado, ya sea por una cosa o por la otra, pero la mejor excusa es la interrupción del suministro de piezas. Entre los fabricantes occidentales que han dejado de trabajar tenemos a BMW, Ford, Mercedes-Benz y Stellantis, además de la japonesa Mitsubishi, que compartía fábrica con Stellantis en Kaluga.

Lada Largus Cross

Renault comenzó a invertir en AvtoVAZ hace tiempo, en 2008, adquiriendo la cuarta parte (25%) por 1.000 millones de dólares. A partir de 2017 AvtoVAZ se incluyó en el balance del Grupo Renault, el mismo año en que compró su parte a Nissan. En 2019 compró la parte de General Motors, ostentando ya el 68% del fabricante ruso.

Todo eso se ha ido al garete. Es posible que los activos se hayan dado por amortizados, dada su toxicidad contable, en vista de que el mercado ruso se ha hundido y ya no es un sitio tan interesante para hacer negocios. La pregunta que viene a continuación es: ¿cómo va a conseguir Rusia que esas fábricas funcionen?

Tanto la planta de Togliatti como la de Moscú sufren una falta crónica de componentes, que ni pasan la frontera ni se hayan disponibles dentro de Rusia. O empiezan a fabricar los coches sin varios sistemas electrónicos, o tendrán que buscar a la carrera algo que pueda adaptarse desde China, o emplear ingeniería inversa.