¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Renault reanuda la producción en Rusia indefinidamente

    Renault reanuda la producción en Rusia indefinidamente
    Control de calidad del Renault Kaptur en la fábrica de MoscúGrupo Renault
    Javier Costas
    Javier Costas5 min. lectura

    El Grupo Renault se ha visto en una situación muy incómoda en plena huída de empresas extranjeras del mercado ruso, dada su exposición con AvtoVAZ y siendo un productor local importante en aquel país. Producirá en serie todo lo que pueda hacerlo.

    El cumplimiento de las sanciones internacionales por la guerra Ruso-ucraniana ha sido una de las principales causas de la estampida de la industria del automóvil europeo del mercado ruso, aunque también hubo que tener en cuenta dificultades logísticas sobrevenidas al margen de las mismas.

    Algunas empresas han tenido que cerrar su actividad en Rusia por otros motivos. Sirva como ejemplo Bosch, que ha detectado el uso de sus componentes en vehículos militares rusos utilizados contra Ucrania, lo cual viola su acuerdo de suministro. En consecuencia, ha cerrado el grifo.

    Por otro lado tenemos a Renault, que ha tenido que elegir entre mantener su actividad en Rusia, pese al coste en imagen que pueda tener, y cerrar fábricas y ver sobrevolar el fantasma de las nacionalizaciones anunciadas por Vladímir Putin. Han acabado pasando por el aro eligiendo el plan A, pese al suministro inestable de componentes.

    Vídeo promocional de la fábrica de Moscú del Grupo Renault, no compartida con otros fabricantes

    La fábrica de Moscú, fundada en 2005, se encontraba parada desde el inicio de la invasión militar de Ucrania, anunciándose como motivo la necesidad de reorganizar las rutas de logística para todos aquellos componentes que venían de Europa. Hoy ha vuelto a la actividad con carácter indefinido.

    En dicha planta se fabrican los modelos Renault Duster, Kaptur y Arkana, equivalentes a los Dacia Duster, Renault Captur y Arkana conocidos al oeste de los Urales. También se fabrica el Nissan Terrano, una mezcla realmente curiosa de la carrocería del Duster y el frontal del Pathfinder.

    Los datos de producción de 2020 no fueron realmente sorprendentes. Se fabricaron 18.955 unidades del Kaptur, 34.180 del Duster de primera generación y los primeros 141 Duster de segunda generación, 12.320 Arkana y 10.239 unidades del Dacia Nissan Terrano. No han actualizado con datos de 2021.

    Imagen promocional del Nissan Terrano para el mercado ruso

    Otros modelos que se encuentran a la venta en el mercado ruso son de «origen Dacia», véase los Renault Sandero y Sandero Stepway, Logan y Logan Stepway -inédito por estos lares-. Además, tenemos el industrial grande Renault Master completando la gama rusa.

    Se da la circunstancia de que Francia sigue siendo un accionista importante del Grupo Renault, y la postura del país galo se ha vuelto muy rígida con Rusia debido a la agresión a su vecino ucraniano. Eso no ha sido óbice para que Renault mantenga su actividad en Rusia.

    En cuanto a AvtoVAZ, parte del Grupo Renault, ha está fabricando con algunas dificultades de suministro en las plantas de Togliatti e Izhevsk, principalmente por componentes electrónicos, y esta semana le toca cierre temporal. Eso sí, los efectos de las sanciones no son tan intensos para la marca Lada por su elevado nivel de localización de componentes y materias primas.

    A diferencia de la fábrica de Moscú, la de Togliattigrado no es completamente de Renault, sino una empresa participada a medias. Fundada en 1966, es la joya de la corona de AvtoVAZ y tiene una capacidad de producción gigantesca, 650.000 unidades al año, aunque está lejos de su tope.

    En este complejo se fabrican los Lada XRAY, Largus, Granta, Niva Legend y Travel, además de los Renault Logan y Sandero. Además, se fabrican los motores Lada y HR16 de Renault, así como tres cajas de cambio. En 2020 también se fabricaron allí los Datsun Mi-DO y On-DO.

    Una vez más, Renault se encuentra en un país geopolíticamente incómodo, como algunas naciones del Magreb africano o Irán, otro país del que tuvo que irse por otro tipo de sanciones internacionales. Para Renault, expandirse fuera de su zona de confort, Europa, ha tenido sus riesgos.