¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    DakarEl renovado proyecto de Yamaha sucumbe a la dureza del Dakar

    El renovado proyecto de Yamaha sucumbe a la dureza del Dakar
    Adrien Van Beveren es el único piloto de Yamaha que sigue en carrera tras la novena etapa.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Cuatro de los cinco pilotos de Yamaha se han retirado y sólo Adrien Van Beveren sigue en carrera, aunque lejos de la cabeza.

    Problemas con la gasolina, roturas de motor y caídas han afectado a Yamaha, en un Dakar para olvidar para la firma japonesa.

    El desembarco del Dakar en Arabia Saudí no le sentó especialmente bien a Yamaha. La firma del diapasón tuvo una participación muy discreta en 2020, toda vez que Adrien Van Beveren y Xavier de Soultrait quedaron fuera de carrera a las primeras de cambio por sendas caídas. Franco Caimi, Rodney Foggetter y el debutante Jamie McCanney salvaron el honor de la marca con el 'top 10' del argentino, el 13º puesto del australiano y el 15º lugar del británico que le permitió ser el segundo mejor 'rookie' en carrera. Con todo, Yamaha estuvo muy lejos de tener un papel protagonista.

    Necesitado de cambiar el estado anímico del equipo y de los integrantes del proyecto, Yamaha decidió hacer una profunda renovación en su nómina de pilotos para afrontar su participación en el Dakar 2021. Sin Xavier de Soultrait tras su fichaje por Husqvarna, la firma del diapasón decidió contar por dos de los pilotos que habían irrumpido en el rally-raid más duro con ganas de hacer cosas importantes, Ross Branch y Andrew Short. La marca decidió mantener a Franco Caimi y Jamie McCanney en nómina. Fruto de su experiencia, el francés Adrien Van Beveren quedaba como punta de lanza del proyecto.

    La enorme experiencia de Van Beveren, el descaro de Branch y Short y el buen hacer de Caimi y McCanney dibujaban sobre el papel una apuesta sólida para luchar por los puestos de cabeza del Dakar. Si bien los recursos de Honda y el potencial de KTM colocan a Yamaha un paso por detrás, la firma del diapasón tenía todo en su mano para colarse con algunos de sus pilotos en el 'top 5' a poco que la carrera no fuera limpia y se dieran problemas o bajas entre los 'motards' de las dos marcas que pelean por el Dakar de tú a tú en los últimos años.

    Sin embargo, el Dakar se ha empeñado en dar una bofetada de realidad a Yamaha y la carrera ha sido especialmente dura con el equipo. Ya en la segunda jornada, Yamaha perdía a Andrew Short por causas ajenas al desempeño del equipo o del propio piloto. De hecho, Short era uno de los grandes perjudicados por el episodio de la gasolina adulterada de la segunda etapa. Dos días después, Jamie McCanney tuvo que abandonar por culpa de un problema mecánico. Misma suerte han corrido Franco Caimi y Ross Branch por sendas roturas de motor tras la jornada de descanso.

    Adrien Van Beveren es el único superviviente de Yamaha y su Dakar está siendo bastante gris. De hecho, el francés sólo ha alcanzado el 'top 5' en la novena etapa y por el momento se encuentra fuera de las primeras diez posiciones en la general. Si bien no ha tenido ningún gran problema, la actuación de Van Beveren se ha visto salpicada de pequeñas incidencias que le han impedido pelear por los puestos de cabeza. Aunque Adrien consiga alcanzar el 'top 10', la suerte está echada y Yamaha vivirá otro Dakar para olvidar, sin que su nuevo plantel de pilotos haya podido vencer a la carrera.

    Fotos: ASO