¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    TuningFord F-150 firmado por Roush, más imponente que nunca

    Ford F-150 firmado por Roush, más imponente que nunca
    6
    Oscar Magro
    Oscar Magro

    El pick-up Ford F-150 ha pasado por las manos del especialista Roush para darle un aspecto más agresivo y personal. La exclusiva preparación destaca por sus llantas de 20 pulgadas y un kit de carrocería que maximiza su imagen musculosa.

    Roush Performance es uno de los grandes especialistas en llevar hasta el límite los modelos de Ford. En su última preparación no han tomado como base un modelo deportivo sino el gran pick-up americano por excelencia, el Ford F-150. Las modificaciones son únicamente estéticas pero el resultado es igualmente atractivo.

    El preparador no ha dudado en dotar al pick-up con carrocería de aluminio de un aspecto más agresivo y robusto, con un cierto toque de la deportividad inherente en todos sus productos. La parrilla frontal, paragolpes, estriberas laterales y pasos de rueda han sido convenientemente modificados como parte del paquete estético que se ofrece para la carrocería.

    El kit cuesta 10.600 dólares (unos 9.500 euros)

    Por supuesto no faltan las inscripciones que lucen con orgullo la palabra 'Roush'para que no quede ninguna duda de que la mano del tuner norteamericano ha creado esta unidad. Podemos ver esa indicación en la moldura de la parrilla, en un adhesivo en la parte baja de las puertas, en la franja superior del parabrisas en la aleta trasera y en el portón de acceso al espacio de carga.

    Ademas de su aspecto la preparación del modelo de Ford incluye una nueva suspensión Fox y un sistema de escape de acero inoxidable con doble salida cromada. El toque final de Roush lo aportan unas espectaculares llantas de aleación de 20 pulgadas calzadas con neumáticos todoterreno Mickey Thompson Baja ATZ P3 en una enorme medida 305/55 ZR20.

    Fuente: Roush Performance

    Ford F-150 firmado por Roush, más imponente que nunca