¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Señales de agentes de tráfico: así son y esta es la multa por desobedecerlas

    Señales de agentes de tráfico: así son y esta es la multa por desobedecerlas
    Los agentes de tráfico tienen prioridad sobre cualquier otra señal.
    David Plaza
    David Plaza11 min. lectura

    Cuando circulamos por las carreteras, debemos observar todas y cada una de las señales que encontramos a nuestro paso: tanto verticales, como horizontales, luminosas, etc. Pero los agentes de tráfico también pueden señalizar y debemos conocer el código a la perfección.

    El Código de la Circulación incluye numerosas señales de tráfico que nos indican cómo circular por las carreteras de manera segura y ordenada. En un artículo anterior repasamos las señales más relevantes que debemos conocer y hablamos de la prioridad que la ley otorga a unas sobre otras:

    • Señales y órdenes de los agentes de tráfico.
    • Señalización circunstancial que modifica el régimen normal de utilización de la vía y señales de balizamiento (fijas o variables).
    • Semáforos.
    • Señales verticales de circulación.
    • Marcas viales.

    Además, recordábamos que, en caso de solapamiento, siempre prevalecerá el tipo de señal prioritaria o la señal más restrictiva si ambas son del mismo tipo.

    Prudencia y calma siempre que nos acerquemos a un agente de tráfico, pues siempre será una persona vulnerable entre el tráfico rodado

    Pero en esta ocasión nos vamos a centrar en las más importantes de todas, las que siempre tendrán prioridad sobre cualquier otra indicación de la vía: las que indican los agentes de tráfico.

    Estas señales no son habituales en el día a día de la circulación y es más fácil olvidarlas, pero en verano proliferan los controles, los carriles en sentido inverso o los tramos congestionados en los que los agentes de tráfico suelen estar presentes, por lo que no está de más un repaso.

    Señales gestuales de los agentes de tráfico

    Comenzamos con las señales que los agentes realizan con sus brazos y que tienen un significado muy claro y concreto.

    Brazo levantado verticalmente: alto al frente

    Este gesto obliga a todo conductor que vea al agente de frente a detenerse ante una línea de detención o ante el agente, en caso de no existir dicha línea. Si se trata de una intersección, debe detenerse antes de entrar en ella o donde le indique el agente.

    Sin embargo, es necesario interpretar la norma de manera que la integridad física de los agentes de la autoridad no se vea comprometida. Por esta razón, en las carreteras de doble sentido el agente se sitúa en el arcén, si este es practicable, o en la parte exterior de la calzada.

    El agente, además de levantar un brazo verticalmente para ordenar la detención, indicará dónde hacerlo con el otro.

    Un brazo levantado y otro extendido: alto delante y detrás

    Este gesto obliga a detenerse a quienes encuentren al agente de frente y el extendido horizontalmente, a quienes se acerquen por detrás. No ordena nada a quienes se lo encuentren de perfil.

    Saltarse las indicaciones de un agente de tráfico puede acarrear penas de prisión.

    Este tipo de señal es muy habitual en pasos de peatones con un carril para cada sentido, por ejemplo, en las inmediaciones de centros escolares, para detener el tráfico en ambos carriles y permitir a los peatones cruzar con seguridad.

    Mover el brazo hacia adelante con linterna: continúe

    Si el agente mueve el brazo, con una linterna en su mano, de detrás hacia delante, nos está indicando que debemos continuar, con precaución y sin detenernos.

    Brazo hacia arriba señalando: abandone el carril

    Un brazo extendido hacia arriba, en diagonal, y señalando con el dedo índice, significa que nos indica la necesidad de meternos en el carril contiguo, probablemente para evitar algún incidente por el carril en el que vamos circulando.

    Este mismo gesto sirve para llamar la atención de un conductor y, tras bajar el brazo apuntando hacia a un lugar, indicarnos el lugar en el que debemos detenernos.

    Balanceo de una luz: detiene a quien señala

    El balanceo de arriba hacia abajo en vertical de una luz obliga a detenerse únicamente a los conductores o peatones a los que señala el agente que agita la luz.

    Moviendo de arriba abajo con el brazo extendido: reduzca la velocidad

    Un agente que mueve, de arriba abajo, un brazo extendido, indica la obligación de reducir la velocidad a los vehículos que se acercan a él tanto de frente como a sus espaldas por el lado que señala el brazo del agente.

    Brazo extendido vertical con linterna: alto

    Un agente que tiene el brazo extendido verticalmente, con la linterna en su mano, señala la obligación de detenerse a los vehículos que se acerquen de frente hacia él.

    Señales con silbato, banderas y otras señales de los agentes de tráfico

    Además de sus brazos y la linterna, los agentes de tráfico pueden emplear otro tipo de objetos para indicar a los conductores el modo de proceder a su encuentro. Son los siguientes:

    • Silbato: pitidos cortos indicarán que debemos detenernos, mientras que uno largo nos permitirá reanudar la marcha.

    Las siguientes señales se realizan desde el coche patrulla, bien sacando el brazo por la ventanilla, bien mediante las luces incorporadas en el mencionado vehículo:

    • Bandera roja: esta señal indica que el tráfico queda cerrado para todos los usuarios, excepto para los que van escoltados por los agentes de la autoridad.
    • Bandera amarilla: se informa a los conductores de la existencia de peligro en las proximidades y/o la necesidad de extremar la atención.
    • Bandera verde: en este caso, la circulación queda restablecida con normalidad.
    • Brazo extendido hacia abajo inclinado y fijo: el agente señala a un conductor que debe detenerse en el lado derecho de la calzada.
    • Luz roja o amarilla intermitente sobre el techo: en esta ocasión, el agente indica a un conductor que debe detenerse delante del coche de policía, en el lado derecho y sin generar riesgos o molestias al resto de los usuarios. Además, se podrán indicar órdenes adicionales por megafonía.

    Policía militar, obreros, transporte especial y escolar

    Los agentes de tráfico son los encargados de regular el tráfico y tienen la potestad de indicar nuestras acciones, pero no son los únicos. La policía militar, los operarios de obras que se estén realizando en la vía, los acompañantes de los vehículos de transporte especial y de transporte especial también tienen esta autoridad.

    El incumplimiento de una señal ordenada por un agente se considera falta grave, lo que acarrea una multa de 200 euros y la retirada de cuatro puntos

    Igualmente, personal de Protección Civil o de organización de actividades deportivas pueden indicarnos el camino a tomar o si debemos detenernos en un momento dado. Siempre deberán portar prendas o dispositivos de colores llamativos y/o reflectantes para ser vistos con claridad.

    Y, sobre todo, prudencia y calma siempre que nos acerquemos a un agente de tráfico o cualquier otro peatón de la vía, pues siempre será una persona vulnerable entre el tráfico rodado.

    Multa por no obedecer a un agente de tráfico

    El incumplimiento de una señal ordenada por un agente de la autoridad se considera falta grave, lo que acarrea una multa de 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carnet de conducir.

    Una vez detenidos, si nos solicita la documentación y no la llevamos, podemos ser multados con 100 euros.

    Si, además, se nos solicita someternos a la prueba de detección de alcohol o drogas y nos negamos, podríamos incurrir incluso en un delito penal, tal y como refleja el artículo 383 del Código Penal, que señala que si el conductor «se negare a someterse a las pruebas para comprobar las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre uno y cuatro años».

    No obstante, para ello debe haber una prueba clara de haberse producido el delito. En caso contrario, podría sancionarse administrativamente con una multa por importe de 1.000 euros y la pérdida de 6 puntos. Además, este hecho podría suponer la inmovilización del vehículo y el depósito del mismo.

    Fotos: Freepik | Pixabay