¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pieza única: Uno de los dos Shelby GT500 EFI Prototype de 1968 a subasta

    4
    Shelby GT500 EFI Prototype 1968Barrett-Jackson

    Barrett Jackson va a subastar en unos días una de las piezas más destacadas de la historia de Ford y Shelby American, uno de los dos prototipos originales del Shelby GT500 1968 dotados del sistema de inyección Conelec y el otro es nada menos que el prototipo 'Greeen Hornet', uno de los Mustang más valiosos.

    Los Shelby Mustang originales de la década de los sesenta son toda una inversión, pues su valor no ha parado de aumentar en los últimos años. Por lo que todas las piezas dotadas de una configuración fuera de lo común o de baja producción son muy valoradas actualmente y aquellas que son muy raras o únicas son directamente piezas de colección tremendamente cotizadas.

    El ejemplar del Shelby GT500 de color dorado que protagoniza estas imágenes y el vídeo inferior es precisamente uno de estos últimos casos, pues se trata de toda una pieza única, un prototipo dotado de una configuración que no podemos encontrar repetida en ningún otro ejemplar fabricado por Ford o Shelby American.

    Este es uno de los dos prototipos creados por Shelby con inyección electrónica.

    Este es uno de los dos prototipos del Shelby GT500 1968 que fueron creados por Carroll Shelby con inyección electrónica, un sistema procedente de Conelec y que después no fue trasladado a producción. A pesar de que montaron este sistema en 2 unidades, ambas contaban con configuraciones muy distintas y por tanto cada una de ellas tiene el estatus de pieza única.

    De hecho, el segundo prototipo que montó este sistema de alimentación es precisamente el Shelby GT500 EXP ‘Green Hornet’, uno de los ejemplares del Ford Mustang más conocidos y valiosos de la historia. Ya que no solo se trata de uno de los dos prototipos que contaron con inyección electrónica sino que se trata de uno de los dos Shelby GT500 con carrocería coupé tipo notchback, de 3 volúmenes.

    Con este tipo de carrocería solo fueron creados dos ejemplares y ambos eran prototipos. Uno lucía la carrocería en verde Lime Gold y recibió el apodo ‘Green Hornet’ y el otro contaba con la carrocería en rojo Candy Red y por ello fue apodado ‘Little Red’. Estos prototipos fueron noticia recientemente porque el propietario de Barrett-Jackson logró hacerse con ambos tras años de búsqueda y los sometió a un extenso y caro proceso de restauración.

    Por lo que este ejemplar de color dorado Sunlit Gold que va a ser subastado en unos días en Scottsdale, precisamente en el evento de Barrett-Jackson, está relacionado con nada menos que el prototipo ‘Green Hornet’. Aunque este cuenta con la carrocería fastback empleada regularmente en los Shelby GT500.

    Su estado de conservación es magnífico y mantiene su enorme V8 428 Cobra Jet de 7.0 litros, asociado a su transmisión automática C6 original. El estado del modelo y su rareza sugieren que su valor va a a superar las seis cifras.

    Shelby GT500 EFI Prototype 1968.

    Pieza única: Uno de los dos Shelby GT500 EFI Prototype de 1968 a subasta