Logo Motor.es

¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Situaciones de peligro imprevistas al volante: cómo reaccionar ante posibles atropellos, atascos o lluvias intensas

Situaciones de peligro imprevistas al volante: cómo reaccionar ante posibles atropellos, atascos o lluvias intensas
Ante estas situaciones de riesgo en el coche, reaccionar a tiempo y bien puede salvar vidas
Adrián Lois
Adrián Lois8 min. lectura

Cuando estamos conduciendo, se pueden producir situaciones imprevistas que escapan a nuestro alcance o que nunca hemos tenido que afrontar. Saber cómo reaccionar en todos estos casos puede ser vital para nuestra seguridad y la del resto.

Lo ideal cuando nos ponemos al volante de nuestro vehículo es que el viaje transcurra con normalidad y sin incidentes. Sin embargo, no estamos exentos de enfrentarnos a algún tipo de peligro: una lluvia o banco de niebla inesperado, un vehículo parado en el arcén, un atasco imprevisto, un accidente o un pinchazo o avería.

Todas estas circunstancias escapan a nuestro alcance y requieren que pongamos todos los sentidos, si no los teníamos ya, puestos en la carretera. Son imprevistos que, como bien reconoce la DGT, «interrumpen la normalidad en la circulación y nos exigen reacciones precisas e inmediatas».

Para esquivar estos peligros, conviene reconocer estas situaciones de riesgo para saber cómo reaccionar de la forma correcta. Lo que pase en una décima de segundo, en la carretera, puede cambiar drásticamente nuestro curso como conductores o los del resto de usuarios de la vía.

Mucho cuidado cuando pueda haber peatones en la calzada

Situaciones de peligro: riesgo de atropello y accidentes

Un coche averiado en la carretera o mismamente un accidente que ha producido antes de nuestro paso con el vehículo son motivos más que suficientes para estar alerta y tomar precauciones, ya que el riesgo de un posible atropello es real.

Y es que desde el pasado 2018, 122 personas han fallecido por atropellos a pie de carretera en España: 95 eran ocupantes de otros vehículos y 27 eran profesionales como bomberos, operarios de grúa, conservación de carreteras, policías…, según datos de la DGT.

En caso de que haya un vehículo parado en el arcén, debemos aumentar la distancia lateral de separación y, sobre todo, anticiparnos. Mira por el retrovisor y, si puedes, cámbiate al carril contiguo, señalizando de la forma adecuada. Si viene otro coche, reduce la velocidad y adáptala al espacio disponible, manteniendo dicha separación segura.

Cómo reaccionar si ves un accidente en la carretera

Si hubiera un accidente y no hay nadie atendiendo a los afectados, reduce la velocidad para evitar el riesgo de colisión, observando también lo que viene por detrás. Sigue el protocolo PAS: proteger el escenario, avisar a emergencias y socorrer a los heridos, siempre que tengamos los conocimientos necesarios y siempre sin provocar más riesgos de los que hay.

En el caso de que ya haya agentes de tráfico o servicios de emergencia, evita ralentizar la marcha solo por ver lo que ha pasado. No caigas en el «efecto mirón», ya que es una práctica peligrosa, además de ralentizar la circulación.

«Las distracciones al volante son letales en estas circunstancias, una mínima invasión del arcén puede desencadenar la tragedia”, relata Juan Ignacio Serena, jefe de sección del Área de Formación de Conductores de la DGT.

Pasos a seguir si nos pilla una lluvia intensa en plena conducción

Más situaciones de riesgo: nos quedamos sin visibilidad

Si nos metemos de lleno en una lluvia intensa o en un banco de niebla, la primera norma a seguir es la de disminuir la velocidad de forma segura y aumentar la distancia de seguridad con el coche de delante.

Enciende las luces de cruce y, si la situación es mucho más delicada, también las antiniebla traseras. En el caso de que las circunstancias provoquen que sea imposible circular, abandona la vía en cuanto puedas y detente en un lugar seguro.

De seguir, puedes guiarte por las marcas viales, tanto las pintadas en el asfalto como las de los laterales, para ayudarte a mantener el vehículo dentro del carril por el que circulas.

¿Tu vehículo se ha averiado? Sigue estos consejos de la DGT

Averías o pinchazos: evita situaciones de riesgo

Si has sufrido una avería mecánica en tu vehículo, la DGT te recomienda seguir estos pasos, siempre manteniendo la calma: sal de la vía al primer lugar seguro disponible para detenerte y comprobar los posibles daños. Si no es posible, para en el arcén de tu derecha, aunque tengas que invadir parte de la calzada si fuera necesario.

Enciende las luces de emergencia y coloca la baliza V-16 en el techo del vehículo, o los triángulos de emergencia. Abandona el habitáculo con el chaleco reflectante puesto, por el lado contrario a la vía con tus acompañantes, y espera a la grúa fuera de la vía en un lugar seguro.

Si esto último es posible y no puedes abandonar el vehículo sin riesgo, o no hay lugar seguro donde protegerse, entonces deberás permanecer en el interior y con el cinturón de seguridad abrochado mientras esperas a las asistencias.

En el caso de haber sufrido un pinchazo, sigue los mismos pasos, evitando además pisar el pedal del freno con firmeza. Sujeta, eso sí, el volante firmemente, no hagas movimientos bruscos y levanta el pie del acelerador.

Cómo reaccionar si nos encontramos con un atasco delante nuestro

Mucho cuidado: atasco repentino

Esta es una situación más habitual de vivir en nuestro día a día en la carretera. Y es que los atascos pueden producirse de forma repentina, haciendo de la circulación intermitente y elevando el riesgo de colisiones por alcance: en 2022, en España, este tipo de incidentes causaron 113 fallecidos y 361 heridos graves.

Pon la máxima atención en la carretera, evita distracciones y marca una separación frontal adecuada: cuenta '1001' y '1002' cuando el otro coche pase por un punto fijo para saber que estás a la distancia adecuada. Echa también un vistazo a los retrovisores para vigilar el riesgo de un posible alcance por detrás.

«El mejor comportamiento es pisar repetidamente el pedal de freno para advertir con nuestras luces a los conductores que vienen por detrás del riesgo de una colisión en cadena. Y aunque no nos movamos, es importante mantener la concentración», remata Juan Ignacio Serena.

En el caso de que tengas que detenerte en un atasco, la distancia segura respecto al vehículo de delante es la que te permite ver sus ruedas traseras. Al acelerar de nuevo, recuerda mantener la distancia de seguridad, ya que puede haber más atascos por delante.

Fuente: DGT / Fotos: Freepik / DGT

Seguro coche

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!
Contador visitas