Tesla Model S 2017: empeora sus resultados previos en los crash-tests del IIHS

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(9 fotos)

El Tesla Model S 2017 ha sido puesto a prueba de nuevo por el IIHS, obteniendo peores resultados que los crash tests del pasado año, a pesar de que la marca ha implementado mejoras en aquellas áreas que fallaba en 2016.

El Tesla Model S 2017 ha empeorado los resultados de 2016 del IIHS.

El Tesla Model S ha pasado de nuevo por las manos del IIHS, siglas de Insurance Institute for Highway Safety, la organización homóloga al Euro NCAP, y el resultado no podía resultar más llamativo. Ya que no solo no ha logrado la mejor nota posible, sino que ha empeorado su resultado anterior en las pruebas de choque realizadas el pasado año por la misma institución.

En 2013 el Model S obtenía la máxima calificación posible en las pruebas de la NHTSA, institución que también realiza pruebas de choque, por lo que se ganaba por méritos propios la etiqueta de vehículo más seguro probado nunca por esa institución, lo cual fue debidamente publicitado por la marca y sus responsables. Sin embargo, unos pocos años después el IIHS nos sorprendía con su calificación del modelo 2016 del Model S, donde no solo no obtuvo la máxima calificación, sino que señalaba pequeños problemas en algunas áreas, como los cinturones de seguridad, que permitían que los dummies tuvieran demasiado recorrido hacia delante durante el choque.

Tesla realizó modificaciones para solucionar este problema y las comenzó a incluir en las unidades fabricadas a partir del mes de enero, pero tras pasar de nuevo por las manos de la IIHS, el problema no solo no se ha corregido, sino que han aparecido otros nuevos.

Comparativa entre los modelos 2016 y 2017 tras la prueba "small overlap front".

Según el IIHS, la prueba “small overlap front” sigue siendo un obstáculo para muchos modelos. Esta prueba trata de reproducir un golpe frontal pero con una zona de contacto de pequeño tamaño, simulando lo que podría ser un golpe contra un poste o una farola. De esta manera, toda la fuerza del golpe queda absorbida por una pequeña porción del frontal, por lo que a la estructura del vehículo le resulta más complejo absorber la fuerza del impacto. Según el IIHS, incluso algunos modelos con grandes calificaciones anteriores tienen problemas para superarla satisfactoriamente.

Los cambios que la marca introdujo en el Model S 2017 se centraron sobre todo en aquellos puntos débiles que fueron señalados por el IIHS el año pasado, como los cinturones de seguridad, sin embargo, el modelo 2017 sigue presentando el mismo problema además de uno nuevo, la intrusión de la rueda delantera, que ha aumentado con respecto a los tests del modelo anterior. Las cifras que ofrece el IIHS indican que la rueda delantera se introduce  11.7 cms más en la zona inferior y 27.94 cms en su zona superior.

Aunque Tesla ha respondido al informe alegando que el Model S 2017 ha recibido la calificación más alta en todas las categorías del IIHS salvo en la citada “small overlap front”, señalando que el IIHS, como cada organización similar tiene sus propios métodos y procedimientos para “satisfacer sus propios propósitos subjetivos”, lo cierto es que el Model S aún está lejos de obtener la máxima calificación, sobre todo con respecto a sus competidores.

Calificaciones de ambos modelos, 2016 y 2017, del Model S.

El propio IIHS señala que existen otras opciones más seguras en el mercado al Model S, todos ellos merecedores del galardón más alto de esta organización, el Top Safety Pick+, como los Lincoln Continental, Mercedes-Benz Clase E o el Toyota Avalon, este último incluso está viviendo sus últimos momentos en el mercado ya que está a punto de ser actualizado.

De hecho, estudiando resultados anteriores de otros modelos, descubrimos como incluso versiones ya desaparecidas del mercado obtuvieron puntuaciones más altas que el Model S actual, como los últimos model year del Mercedes Clase E W212, la generación anterior al actual Clase E.

En esas ocasiones, los distintos Clase E probados no solo obtuvieron las más altas calificaciones en todos los apartados, sino que también se sometieron a las pruebas de los sistemas de prevención y mitigación de accidentes, algo que ningún Model S ha podido hacer hasta ahora, ya que el sistema de frenada automático de emergencia del Model S, ya que este está pendiente de una actualización de software, que aún no ha desbloqueado el sistema por completo. Tal y como ya te comentamos cuando Consumer Reports rebajó la calificación del modelo hace unos meses.


El vídeo se corresponde con las pruebas del Model S 2016, correspondientes a unidades fabricadas entre septiembre de 2016 y febrero de 2017.

Aunque con los resultados en la mano no podemos decir que el Model S es el modelo más seguro de su categoría, tampoco podemos afirmar que no sea seguro, ya que obtiene buenos registros en muy diversos tests, y sobre todo, realizados por distintas organizaciones.

La lectura que realmente debemos hacer de estos resultados del IIHS es que el Model S se está convirtiendo en un modelo ya veterano. Hay que tener en cuenta que al igual que el mercado, las distintas pruebas y procedimientos de estas organizaciones son mejoradas y endurecidas cada año, y el Model S llegó en su formato actual en 2012, es decir, es un modelo que se encontraba en el tablero de diseño hace ya cerca de diez años, y si bien ha vivido numerosas actualizaciones, a nivel estructural no ha sufrido demasiadas modificaciones desde entonces.


Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×