¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Tipos de coches, aprende a identificarlos y a distinguirlos

    En el mercado hay muchos tipos de coches, cada día más. Los fabricantes ven líneas de negocios en todos los espectros. Desde los más pequeños hasta los más descomunales. Desde aquí te enseñamos esta práctica guía de cómo aprender a reconocerlos e identificarlos.

    Aunque pueda parecer sencillo, al fin y al cabo un coche es un coche, la realidad es que hay muchos tipos de coches diferentes en el mercado. Diferentes formas, tamaños, mecánicas y precios. Aunque siempre ha habido segmentos clásicos, con el paso y la evolución han ido apareciendo nuevos sectores, diferentes modelos y tipos de coches. Algunas veces cuesta identificar de qué tipo es cada uno, y para que no te pierdas te mostramos esta guía sencilla con los tipos de coches que existen a día de hoy en el mercado.

    Antes de empezar con el listado hay que dejar claros un par de puntos. En la industria del automóvil el estándar básico para diferenciar a los diferentes tipos de coches que existen es el tamaño. La medida del propio coche nos va a servir para poder catalogar a un modelo dentro de uno u otro segmento. Eso no implica para que dentro de un segmento podamos encontrar diferentes soluciones y versiones, como ahora vamos a ver. Una vez aclarado esto es hora de empezar.

    Urbanos - Segmento A

    El FIAT 500 es el ejemplo más claro de modelos del segmento A

    Son los más pequeños de cada casa. Coches destinados a un uso casi individual. Sus medidas a día de hoy oscilan entre los 2,7 metros y los 3,7 metros aproximadamente. Se diseñan y desarrollan para un uso mayoritariamente urbano, de ahí su nombre popular. Su tamaño es su gran interés, pero también es su principal pega. No disponen de mucho espacio de carga y en la mayoría de casos la capacidad máxima no supera los cuatro pasajeros. En cuanto a sus mecánicas, la apuesta principal es montar motores de gasolina para así abaratar el precio. En los últimos tiempos el segmento A también está siendo el principal precursor de la movilidad eléctrica, y muchos modelos clásicos se están volviendo plenamente eléctricos. Algunos ejemplos de modelos del segmento A son:

    Utilitarios - Segmento B

    El Renault Clio es un clásico dentro del segmento B. Proporciones y gama tradicional

    Damos un pequeño salto y entramos en uno de los mercados más populares de Europa. El segmento B o el segmento de los utilitarios mejoran las capacidades de sus hermanos pequeños, haciéndose más útiles y funcionales. Gracias a sus constantes mejoras a día de hoy pueden convertirse en el coche único de la casa. Mejor habitabilidad y mejor capacidad de carga. Su tamaño oscila entre los 3,7 y los 4,2 metros. Muestran un espectro más grande de mecánicas: gasolina, diésel, híbridos y eléctricos. Sus carrocerías suelen ser clásicas, cada vez menos versiones de tres puertas, pero también podemos ver unidades familiares o incluso en formato coupé y descapotable. Algunos ejemplos de modelos del segmento B son:

    Compactos - Segmento C

    El Volkswagen Golf es considerado como el primer compacto comercial en el mercado europeo

    Durante muchos años el segmento de los compactos europeos ha sido rey. Una vez más implementamos las cualidades de los segmentos inferiores. A pesar de que en los últimos años los compactos han ido creciendo en tamaño, sus medidas habituales suelen oscilar entre los 4,2 y 4,6 metros. Lo más habitual es encontrarlo en sus formas clásicas, pero también pueden adoptar diferentes soluciones. Familiares, coupé, y descapotables son las más comunes. En el apartado mecánico vemos muchas posibilidades, desde las tradicionales motorizaciones de diésel y gasolina hasta versiones 100% eléctricas. Su equipamiento y capacidad es destacada, aunque siguen sin igualar a sus hermanos mayores por una mera cuestión de precio. Algunos ejemplos claros de modelos del segmento C son:

    Berlinas - Segmentos D, E y F

    El Mercedes Clase S es un ejemplo claro de lo que pueden llegar a ser las berlinas

    Podemos decir que el segmento de las berlinas es el segmento más polivalente del mercado. En este caso podemos dividirlo a su vez en tres grupos: segmento D con medidas de entre 4,6 y 4,8 metros, y segmento E, con medidas entre 4,8 y 5 metros y segmento F con medidas superiores a 5 metros. Suelen representar los buques insignia de cada casa. Modelos que traen consigo los mejores acabados, los mejores equipamientos y también las mejores mecánicas. Obviamente también suelen ser los modelos más caros dentro de cada firma. Su formato más habitual es el de una berlina de tres volúmenes y cuatro puertas, sin embargo en los últimos años han aparecido formatos diferentes. Desde berlinas camperizadas hasta soluciones de tres puertas y estilo coupé. Los formatos son muy dispares, lo mismo que las mecánicas y las potencias. Algunos ejemplos claros de modelos pertenecientes a estos segmentos son:

    Monovolúmenes - Segmento MPV

    Los grandes MPV valen para todo, desde vehículos familiares hasta coches de representación

    Históricamente han sido los modelos más ideales para las familias. La función al servicio de la forma. Se les reconoce fácilmente por sus proporciones y sus grandes medidas. En este caso tenemos diferentes tamaños en función del número de plazas que puedan llegar a disponer. Podemos pasar de un monovolumen compacto con cinco asientos hasta un gran monovolumen familiar con capacidad de hasta nueve pasajeros. Destacan por su amplitud interior, por su versatilidad y también por su capacidad de carga. Los monovolúmenes están desapareciendo del mercado en detrimento de los SUV, pero a día de hoy los que mejor aguantan son los grandes formatos. Inigualables por su capacidad de carga. Algunos ejemplos claros de modelos pertenecientes a este segmento son:

    SUV

    El Qasqhai, el primero de los SUV comerciales que hubo. Con él cambio todo el panorama mundial

    Nos adentramos en el segmento más popular a día de hoy. Los SUV han pasado de ser modelos poco conocidos al mercado de mayor expansión dentro del territorio europeo. Sus siglas corresponden a Sport Utility Vehicle. Y aunque muchos tienen poco de deportivos, la realidad es que con el paso del tiempo han mejorado en tantos aspectos que tienen multitud de utilidades. Presentan muchos tamaños diferentes, y de hecho se les divide en los mismos segmentos tradicionales, desde el segmento B-SUV hasta el segmento F-SUV. De esa manera tenemos unidades con apenas cuatro metros de largo a otras con más de cinco. Presentan diferentes formas y soluciones, desde la más clásica de las líneas a opciones más modernas con silueta coupé o incluso descapotables.

    Crossover

    Los crossover suelen mostrar imágenes clásicas con toques propios de los SUV

    En otro rango de SUV encontramos a los crossover. En este caso la línea que separa ambos segmentos se ha vuelto más difusa, como ya quedó analizado. Los crossover también pueden ser considerados SUV, pero a diferencia de éstos, suelen ser formatos deliberadamente modificados de segmentos tradicionales. Su altura libre con respecto al suelo es menor, y mientras que los SUV presentan tamaños y alturas considerables, los crossover suelen presentar un aspecto más modesto y más a medio camino entre un SUV y un compacto, una berlina o un utilitario. Algunos ejemplos claros de crossover son:

    Todoterrenos

    Llegamos al nivel más extremo de los SUV, al mundo de los todoterreno. A diferencia de sus hermanos, a veces tildados de urbanitas, los todoterreno o 4x4 son verdaderas armas para fuera del asfalto. Tienen cualidades y elementos mecánicos exclusivos que los hacen ser especialmente útiles para terrenos complicados. Tracción total, diferenciales de bloque selectivo, cajas reductoras, elementos de protección... Todos esos detalles distinguen a un SUV o a un crossover de un verdadero todoterreno. Son unidades cada vez más reducidas, pero en la lista de ejemplos encontramos modelos y denominaciones tan clásicas como:

    Deportivos

    El Porsche 911 es el estado más puro y más clásico de un deportivo

    Pasamos de una lista donde lo que importa es el tamaño a otra donde lo realmente importante son las prestaciones. Los deportivos son el segmento más aspiracional de todos, y aunque su tamaño no importe, sí que tenemos diferentes escalas para medir el grado de deportividad. Esa escala varía en función del nivel de potencia. De esta manera podemos distinguir a los deportivos de los superdeportivos y éstos a su vez de los hiperdeportivos, el rango más extremo de todos. Teniendo esto en cuenta un deportivo puede presentar potencias de entre 150 y 1.500 caballos. También es importante el formato, pudiendo haber modelos de dos plazas y otros con una configuración 2+2 o más habitual, ya que no podemos olvidar que modelos de alta potencia de segmentos clásicos también pueden ser deportivos. Algunos ejemplos claros son:

    Descapotables

    El Mazda MX-5 es el ejemplo clásico de un roadster biplaza

    Si aspiracionales son los deportivos, los descapotables son el nivel siguiente. Representan el espíritu más libre de la automoción. Poder circular sin un techo que te limite las sensaciones incrementa el disfrute. Dentro de los descapotables encontramos multitud de opciones, ya sean con techo de lona o techo duro. Desde los clásicos roadster biplaza hasta soluciones más grandes o incluso SUV con techo retráctil, sin olvidar por supuesto a los deportivos descapotables. Todos ellos se engloban dentro de la misma categoría, así que es fácil reconocerlos. Algunos ejemplos de descapotables son:

    Pick-up

    Actualmente el Ford Ranger es una de las mejores pick-up que te puedes comprar

    Acabamos este repaso a los diferentes tipos de coches que existen con un formato muy especial. Se calcula que uno de cada cuatro modelos que circulan en el mundo es una pick-up. Con muchas características técnicas de los todoterreno, las pick-up son el caballo de tiro del planeta. Llegan donde la mayoría no pueden, y además lo hacen llevando grandes y pesadas cargas a sus espaldas. Su forma es inconfundible, y las únicas diferencias las podemos encontrar en el tamaño de la caja de carga y en la cabina, que puede ser simple o doble. Aunque su uso está pensado para el mundo industrial, en los últimos tiempos también ganan adeptos para usos más recreacionales. Algunos ejemplos de pick-up son:

    • Ford Ranger
    • Toyota Hilux
    • Nissan Navara
    • Volkswagen Amarok
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto