¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    6 horas de ShangháiEl Toyota #7 se impone al #8 en la caótica última carrera de 2018 del WEC

    La lluvia dejó la primera mitad de carrera prácticamente sin rodar, con tres coches de seguridad y dos banderas rojas largas.

    Gran actuación de Fernando Alonso en su primera carrera en mojado en el WEC.

    Victoria del Oreca #38 de Jackie Chan en LMP2, para el Aston Martin #95 en LMGTE-Pro (que fue 7º absoluto) y del Porsche de Dempsey-Proton #88 en LMGTE-Am.

    Toyota sumó un nuevo doblete para culminar el 2018. El número #7 de Kamui Kobayashi, Pechito López y Mike Conway se impuso al número #8 de Fernando Alonso, Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima en una emocionante carrera que, al final, se decidió en boxes.

    El podio lo completó el SMP Racing #11 de los rusos Mikhail Aleshin, Jenson Button y Vitaly Petrov, tras una buena pelea final con el Rebellion #1 de Lotterer, Senna y Jani. La lluvia fue la gran protagonista de la carrera, y también las decisiones estratégicas, que acabaron por marcar la resolución de la prueba.

    Caos en las primeras horas

    La primera mitad de la carrera fue una auténtica pesadilla para los que trasnocharon en Europa. La lluvia caída hizo que se desplegasen hasta tres coches de seguridad y hubiera dos periodos largos de bandera roja, lo que obligó a que el resultado final de la carrera se resolviese en las tres últimas horas.

    El buen arranque de Sebastien Buemi le permitió tomar las riendas de la prueba al Toyota 8, pero los sucesivos parones supusieron un problema para sus aspiraciones. En esta segunda parte, hubo dos momentos críticos. El primero, protagonizado por Fernando Alonso.

    El asturiano dio una lección con la pista mojada en su estreno en estas condiciones en el Mundial de Resistencia y tras quitarse de encima unos cuantos doblados, dejó a más de 25 segundos al otro Toyota, pilotado en ese momento por un Kamui Kobayashi que venía intentando arreglar el pésimo relevo de José María López, culminado con una salida de pista que le dejó peleando con un SMP Racing y un Rebellion por la segunda plaza.

    El segundo momento llegó en boxes. El cuarto coche de seguridad de la carrera, provocado a medias por el DragonSpeed #10 empanzado en la arena y el ByKolles ardiendo en la recta, hizo que se neutralizasen los más de 25 segundos que tenía Alonso sobre Kobayashi.

    El problema para las aspiraciones de la estructura de Alonso, Buemi y Nakajima llegó en los boxes. Si bien en la anterior parada en boxes la hicieron juntos, en esta fue el número #7 quien lo hizo primero (pese a que iba líder) y en la siguiente vuelta, el 8. Alonso se encontró con el semáforo rojo a final del pitlane y perdió unos valiosísimos segundos.

    El resultado fue que Alonso salió de boxes en su penúltima parada con más de 20 segundos de desventaja cuando había entrado con más de 25. Los intentos del español por intentar cazar a Kobayashi fueron infructuosos, y con el relevo de Nakajima al #8 y de Conway al #7 se mantuvo la distancia.

    El problema es que Shanghái todavía iba a dar un último giro de guión: el regreso de la lluvia. A media hora para el final de la prueba empezó a jarrear sobre el trazado chino, lo que provocó algunos fallos. El más grave fue el de Isaakyan, que estrelló su SMP Racing y provocó un coche de seguridad.

    Aunque esto neutralizó la diferencia entre todos, las órdenes de equipo en Toyota estaban dadas y con la reanudación no cambió nada. Sólo la emoción por ver si era capaz Lotterer con el Rebellion de pasar a Petrov con el SMP Racing propició algo de emoción bajo la lluvia.

    Jackie Chan, profeta en su tierra; espectacular Aston Martin con un 7º absoluto

    Si en LMP1 hubo que esperar hasta el final para conocer a los ganadores, en el resto de categorías fue la cosa algo más calmada. El Oreca #38 de Jackie Chan de Aubry, Richelmi y Ho-Pin Tung logró imponerse con relativa comodidad al DragonSpeed de González, Maldonado y Berthon en LMP2, que por primera vez en varias carreras no tuvo pelea arriba.

    El mérito de los ganadores de la primera división de los GTE fue enorme. Aston Martin consiguió no sólo la victoria en LMGTE-Pro con el #95 de Sorensen, Turner y Thiim, sino que además acabaron en el 'top 10' absoluto con un memorable 7º puesto que, además, supone la primera victoria para el nuevo Vantage en el WEC.

    En los LMGTE-Am, fue el Porsche #77 del Dempsey-Proton el que devolvió la sonrisa al equipo con una victoria que limpia el mal sabor que les dejó la sanción de la FIA. Para la estructura del popular actor televisivo fue una carrera para recordar, ya que el otro Porsche, el #88, acabó en segunda posición.

    Fotos: Toyota Gazoo Racing