¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las cuentas del nuevo Toyota Supra no salen: bajas ventas para el deportivo nipón

    Toyota GR Supra, la quinta generación del deportivo de la marca japonesa

    La quinta generación del Supra se le está atragantando a Toyota. La ilusión de la marca nipona con el desarrollo del nuevo deportivo no se iguala con la de los clientes en todo el mundo y, especialmente, con una gran mayoría de concesionarios americanos que ofrecen un generoso descuento a los compradores. El GR Supra no está siendo el éxito que se predecía.

    Largos meses y rumores hasta que Toyota se dignó en sacar al mercado a la quinta generación del GR Supra. Desarrollado en una más que estrecha cooperación con BMW, muchos vieron cómo la estética exterior e interior eran los únicos detalles diferenciadores entre el deportivo nipón y la nueva generación del BMW Z4.

    Ni siquiera bastó señalar que especialistas japoneses en materia de chasis se trasladaron a la sede de Múnich para poner a punto al nuevo modelo, dirigidos por el máximo responsable de Gazoo Racing. La verdad es que la presencia en forma de componentes de la marca alemana es más que evidente, llegando a dar la razón a los que señalaban al nuevo Supra casi como un fracaso adelantado.

    El nuevo BMW Z4 M40i Roadster es un modelo desarrollado en conjunto con el Toyota Supra

    Incluso los concesionarios de gran parte del mundo adelantaron un éxito mundial que no se ha traducido en ventas reales. El ejemplo más claro es el de Estados Unidos, donde el año pasado solo se vendieron 2 884 unidades para un modelo que, en verdad, no es un deportivo de altura, unas cifras que en Europa son mucho menores: 893 unidades en todo el año y 50 solamente en el mes de diciembre.

    En el nuevo continente, los concesionarios ofrecen el modelo actual con generosos descuentos, a la espera de que llegue el modelo de 2021,que ha experimentado una ligera mejora en cuanto al rendimiento del motor y ahora ofrece una potencia máxima de 387 CV, lo que supone diferenciarse mínimamente del Z4 M40i, la versión más potente del roadster alemán.

    El gran problema es que Toyota no puede subir el precio significativamente, por mucho que las prestaciones sean mayores y el comportamiento dinámico se haya mejorado. Las previsiones, al menos en Europa, suponen que la marca nipona seguirá sufriendo una importante merma con las ventas de este modelo deportivo, lo cual puede suponer un descalabro difícil de dar la vuelta.

    Fuente: Carsdirect