¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Analizamos la gama híbrida de Toyota, del más pequeño al más grande (Con vídeo)

    23

    No todos los híbridos son iguales. Y si hablamos de ellos es imposible no pensar en Toyota. Los japoneses los han hecho tan reales como viables. Sobre ellos pesa una filosofía que ha conquistado mercados y mentalidades. Una gama híbrida completa bajo la lupa.

    Cuando hablamos de híbridos es imposible no pensar en Toyota. Los japoneses son los padres fundadores de una tecnología que poco a poco ha ido conquistando mercados y mentalidades. Pero cuando nos referimos a híbridos solemos caer en la idea equivocada de que todos son iguales, y eso no es verdad. Sin ir más lejos, dentro de la gama de Toyota encontramos varios híbridos, desde el pequeño Yaris al RAV4, cada uno ofrece algo diferente.

    ¿Todos los híbridos son iguales? Pues no, echa un vistazo al vídeo y compruébalo

    Pero es necesario retroceder un poco en el tiempo para descubrir los orígenes de la tecnología híbrida, más concretamente al año 1994. Fue entonces cuanto Toyota inicia el proyecto G21. La idea que había sobre la mesa era fabricar un coche con dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico, que trabajaran juntos, a la par que se trataba de optimizar el consumo de combustible e incluso poder rodar ciertas distancias sin gastar una sola gota de gasolina.

    El motor eléctrico se alimentaría por medio de unas baterías que recuperarían su carga de forma automática mientras el propio coche se mueve. Un sistema que recibió el nombre de Hybrid Synergy Drive y que ha resultado ser la clave de una tecnología que ha terminado copiándose en muchos otros fabricantes.

    Apenas un año después, en 1995, el Salón de Tokio recibe la visita de un primer prototipo denominado Prius XW10. Y finalmente dos años más tarde se lanza al mercado el producto final con el nombre definitivo de Toyota Prius, que en latín quiere decir “antes de”. No sería hasta el año 2000 cuando el primer híbrido llegó a España vendiéndose tan solo 11 unidades en el primer año. Pero a partir de ahí la historia es de sobra conocida.

    Un híbrido para cada cliente, gusto y bolsillo

    Aquel bicho raro se convirtió en el pistoletazo de salida, no solo de una familia, también de una nueva filosofía que se ha extendido al mundo de la competición desde que en el año 2006 compitiera el primer coche de carreras híbrido. Más recientemente hemos visto grandes victorias en el WEC, donde Toyota atesora tres campeonatos de constructores y tres victorias absolutas en las legendarias 24 horas de Le Mans.

    Pero dejemos atrás el pasado y el mundo de la competición, para centrarnos en el presente. A día de hoy te puedes comprar un híbrido en cualquier tamaño o formato, pero no lo hay más pequeño que el Toyota Yaris. Hasta hace bien poquito el Yaris tenía el monopolio híbrido de su segmento. Ideal para la ciudad por su pequeño tamaño, su bajo consumo y su ventajosa etiqueta ECO.

    Recientemente se ha presentado la cuarta edición de este superventas que ya lleva más de cuatro millones de unidades vendidas desde que fuera lanzado al mercado hace dos décadas. El salto de esta última generación incluye la última evolución del sistema híbrido de la casa. Para ser un utilitario la verdad es que no necesita más. Se nota que se ha hecho un mejor trabajo con la entrega de potencia y el refinamiento. Los 116 caballos cunden lo suficiente como para no tener que preocuparte de nada, y lo mejor es que ya no hace tanto ruido como antes.

    Obviamente el Yaris no es el coche más familiar de la gama, pero no por ser pequeño se olvida de incluir todas esas comodidades que tanto gustan en los coches modernos. Pantallas, conectividad y mucha seguridad son elementos básicos. Y por si acaso te lo estás preguntando, sí, dentro de poco llegará la versión SUV que se llamará Toyota Yaris Cross.

    Y es que mira que nos gustan los SUV, todo el mundo parece como loco por comprarse uno, y seguro que últimamente has visto muchos del Toyota C-HR. Un SUV compacto que atrae con un estilo llamativo que gusta a tanta gente que ni la propia marca japonesa esperaba vender tantos. Al tratarse de un modelo más grande que el Yaris, el C-HR cuenta con más potencia y una gama híbrida mayor.

    La gama se divide en dos versiones, el 125H de 122 caballos y el 180H de 184 caballos. Mi recomendación es que optes por la segunda, la más potente, porque tiene unas mejores prestaciones sin elevar apenas los consumos, pero sinceramente cualquiera de ellas es una buena elección. La versión de acceso emplea un motor más pequeño, de 1,8 litros y una batería de iones de litio. La opción más potente, el 180H cuenta con un motor de dos litros y una batería de níquel-metal hidruro.

    Aunque la tecnología de las baterías pueda no resultar importante, la verdad es que hay ciertas diferencias que sí conviene saber. Las pilas de litio tienen una mayor densidad, una mayor potencia específica, pero son más caras. Por el contrario, las baterías de níquel-metal hidruro tienen menos potencia y menos densidad, pero son más baratas y duraderas.

    Como ya os he dicho antes, mi recomendación es optar por la variante más potente, pero si optas por la versión de acceso tampoco tendrás problemas. Salvo por la potencia los dos tienen el mismo equipamiento, la misma calidad y el mismo espacio interior, que sigue siendo algo estrecho en las plazas traseras. Ah sí, se me olvidada, otra diferencia es el volumen del maletero, más pequeño en la versión 180H porque la batería va instalada justo debajo de la bandeja.

    Aunque parezca extraño, hay gente que no quiere un SUV, y para ellos también hay alternativa híbrida, el Toyota Corolla. Tras unos añitos desaparecido en el mercado europeo, el Corolla vuelve, y lo hace con todo un despliegue de versatilidad y opciones. No me refiero solo a lo mecánico, también a las diferentes carrocerías, teniendo el compacto de cinco puertas, el sedán de cuatro y el familiar nombrado como Touring Sports. Como se suele decir, un Corolla para cada ocasión.

    En lo que a mecánica se refiere el Corolla cuenta con las mismas opciones que el C-HR, 122 y 184 caballos de potencia que son más que suficientes para tratarse de un compacto. Como todos los híbridos de la casa, el Corolla cuenta con un cambio automático de variador continuo, un e-CVT. Es una opción muy interesante por la suavidad que presenta. Como tal no hay saltos entre marchas y eso implica que no hay tirones. También es un cambio muy eficiente, ideal para conseguir consumos bajos ya que siempre mantiene al motor en un rango óptimo de revoluciones.

    Hace tiempo que probamos y analizamos toda la gama del Toyota Corolla, y para resumido de forma rápida ya te digo que da igual la carrocería que escojas, busca la opción que mejor se adapte a tus circunstancias. Todas ellas van a tener mucho equipamiento, mucha seguridad, bastante calidad y unos consumos realmente ridículos. A poco que aprendas a sacar el máximo provecho vas a notar como pasas menos por la gasolinera.

    Y tras el Corolla llegamos a uno de los híbridos más grandes de la casa, con el permiso del nuevo Highlander, el Toyota RAV4. Y seguimos hablando de éxitos, porque desde que llegara al mercado hace ya más de 25 años se han vendido más de 10 millones de unidades. Muchas de ellas de la última generación lanzada al mercado en el 2018, y que por supuesto cuenta con mecánicas exclusivamente híbridas, y no solo híbridas convencionales, también híbridas enchufables, convirtiéndose así en uno de los primeros Toyota en disfrutar de esta tecnología.

    Al ser más grande, el RAV4 necesita más potencia, con un motor y un esquema híbrido más potente. En este caso el bloque de gasolina, denominado 2.5 Dynamic Force, crece hasta los dos litros y medio de cilindrada y a él pueden unirse uno o dos motores eléctricos. La suma total de potencia será de 218 o 222 caballos, algo que no solo dependerá del tipo de batería que se monte, ya sea de iones de litio o níquel-metal hidruro, también dependerá del sistema de tracción que montemos.

    El RAV4 puede ser de tracción delantera o de tracción total. Esta tracción 4x4, que en Toyota denominan AWD-i, no está siempre conectada y solo se usa cuando realmente se necesita. En función de las condiciones el sistema eléctrico puede distribuir el par entre ambos ejes, mandando hasta el 100% de la fuerza al eje delantero o bien mandar hasta el 80% del par al eje trasero, donde el motor eléctrico se encargará de aplicar la fuerza.

    Será el conductor el que tenga la capacidad de gestionar todo el sistema mediante los habituales programas de conducción: Normal, Eco y Sport. A ellos hay que añadir un modo Trail pensado para cuando nos alejamos del asfalto. Al activarlo la centralita recalibra el comportamiento de componentes como el diferencial automático de deslizamiento limitado, que es capaz de enviar más par a la rueda que tenga más agarre.

    Y nos llevará no solo a nosotros, también a toda la familia. Además de mucho equipamiento y mucha calidad, hay que sumar una habitabilidad excelente en todas las plazas. Una fila trasera enorme donde tres adultos irán muy cómodos. Y por espacio de carga tampoco te preocupes, porque sus 580 litros de maletero son muy aprovechables.

    Cada híbrido aporta algo diferente, pero todos apuestan por el ahorro y la eficiencia

    Además de esta pequeña lista, hay más unidades que podemos sumar como el Toyota Camry, Toyota Prius o el más nuevo Toyota Highlander. Las ventajas de los híbridos están ahí al alcance de la mano para todos aquellos que las quieran. Descuentos en aparcamientos, reducción de impuestos, movilidad eléctrica sin ruidos y molestias, bajos consumos, facilidad de manejo y encima la ventajosa etiqueta ECO de la DGT, algo que cada vez es más importante teniendo en cuenta las cada vez más habituales y numerosas zonas de bajas emisiones y protocolos anticontaminación.

    Pero esto es el presente, en el futuro nos esperan muchas más sorpresas y alternativas. Todos los fabricantes trabajan en sistemas de movilidad diferentes, motores de combustión de última generación, híbridos cada vez más eficientes, híbridos enchufables de gran autonomía eléctrica y hasta coches de hidrógeno. Sobre la mesa ya hay alternativas que, aunque hoy sean raras de ver como el Toyota Mirai, dentro de unos años serán el pan nuestro de cada día.

    El futuro empieza hoy, y hay que pensar igual que en el año 2000. Las 11 primeras unidades del Prius se han traducido en más de 300.000 híbridos de Toyota circulando a día de hoy por nuestras carreteras. Tan solo tienes que buscar la alternativa que mejor se adapte a ti, y empezar a disfrutar de todas sus ventajas. Por oferta no será.

    Los híbridos solo son el principio. Nuevas y más eficientes tecnologías están por llegar
    Analizamos la gama híbrida de Toyota, del más pequeño al más grande (Con vídeo)