• Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5

Prueba BMW Serie 6 Gran Turismo 2018, lujo exótico y familiar

Aunque ha cambiado sus dimensiones (¡y hasta el nombre!) con respecto a su predecesor el Serie 5 Gran Turismo, el nuevo BMW Serie 6 Gran Turismo sigue siendo la alternativa más lujosa y personal respecto a las tradicionales carrocerías familiares. Lo hemos probado en su presentación.

La suave caída de techo marca la silueta del Serie 6 GT

BMW ha presentado el nuevo Serie 6 Gran Turismo, o simplemente Serie 6 GT, convirtiéndose automáticamente en uno de los modelos de corte familiar más lujosos del mercado. El nombre no debe confundirnos, se trata del sucesor del Serie 5 Gran Turismo.

Sí, el Serie 5 Gran Turismo siempre fue un modelo controvertido adorado por unos y repudiado por otros. Apostaba por una practicidad incondicional pero estéticamente era, por decirlo delicadamente, discutible. Aquel modelo con una carrocería de proporciones extrañas se quedaba a medio camino entre un Serie 5 berlina y un Serie 5 Touring.

A priori puede resultar inesperada esta reubicación dentro de la Serie 6 del nuevo modelo donde se encuentran modelos con un toque deportivo como el Serie 6 Coupé, el Serie 6 Cabrio y el Serie 6 Gran Coupé. Pero, según explican en BMW, las series con número par también acogen los modelos especiales y no cabe duda de que este Serie 6 Gran Turismo es especial.

Proporciones más lógicas

No cabe duda de que el nuevo Serie 6 GT es mucho más atractivo que su predecesor, aunque superar ese listón no resultaba difícil siendo sinceros. Ahora tiene un aspecto más coupé con un techo que está 20 mm más bajo y una altura del portón que se ha reducido en 64 mm dando como resultado unas proporciones más deportivas.

Muchos rasgos recuerdan al lujoso Serie 7, el buque insignia de la marca alemana

Su diseño es dinámico y elegante a partes iguales, con trazos fluidos cuyas líneas maestras son tomadas del Serie 5 y el Serie 7. Con estos dos modelos también comparte la nueva plataforma modular CLAR. Sus rotundas dimensiones de 5,09 m de largo y 1,90 m de ancho le sitúan en un tamaño prácticamente idéntico al de un Serie 7 de batalla corta.

Mencionaba antes que ahora es más coupé, y eso también se nota por dentro. Por ejemplo, los asientos van colocados en una posición más baja que los de su predecesor. A pesar de ello siguen estando algo más elevados que los de un Serie 5, con lo que se queda en un punto medio entre una berlina y un SUV.

El maletero es enorme, especialmente en anchura. Bajo el piso hay un práctico compartimento adicional

Su renovada silueta tampoco ha hecho mella en la capacidad de carga, que aumenta en 110 litros su volumen respecto al modelo anterior. El Serie 6 GT tiene un maletero de 610 litros, el tercero más grande todos los modelos del fabricante alemán sólo por detrás del monovolumen BMW Serie 2 Gran Tourer (645 litros) y del SUV insignia BMW X5 (650 litros). El práctico portón de apertura eléctrica viene de serie en todas las versiones.

El interior muestra un salpicadero con una presentación visual moderna y atractiva gracias al empleo de materiales lujosos, unos ajustes muy cuidados y una atmósfera sofisticada que poco tiene que envidiar a un majestuoso Serie 7. En la parte superior de la consola se ubica la pantalla táctil del magnífico sistema de navegación Professional de BMW, de serie en toda la gama.

La instrumentación digital es atractiva aunque las posibilidades de personalización son muy limitadas

Entre las opciones de audio hay un espectacular (y costosísimo) sistema de sonido envolvente Bowers & Wilkins Diamond de 16 altavoces con una potencia total de 1.400 vatios. Más asequible es el sistema de sonido envolvente Harman/Kardon, también con 16 altavoces y un amplificador digital de 600 vatios.

Los asientos son muy confortables y los delanteros pueden tener todas las regulaciones eléctricas imaginables, calefacción, ventilación activa y ocho programas de masaje. De serie están vestidos en piel Dakota pero en el equipo opcional se pueden escoger diferentes variantes de suave tapicería en piel napa. El conductor tiene ante sí un cuadro de instrumentos digital de 12,3 pulgadas con tecnología Black Panel y, sobre el parabrisas, un completísimo Head-Up Display.

Las plazas traseras pueden gozar de un sistema de entretenimiento con dos pantallas de 10,2 pulgadas donde reproducir videos en Blu-ray, sintonizar canales de televisión o navegar por Internet

Las tres plazas traseras son amplias en todas las cotas, dejando espacio incluso para tres sillitas infantiles en una muestra más del enfoque familiar de la carrocería Gran Turismo del BMW Serie 6. Los asientos posteriores también pueden disfrutar de calefacción, ajuste eléctrico de la inclinación del respaldo en nueve grados, cristales oscurecidos y persianas enrollables de accionamiento eléctrico para las ventanillas laterales posteriores.

Confort total

Los acabados Sport Line y Luxury Line ofrecen distintas personalidades para el exterior y el interior con llantas, molduras y tapicerías específicas, entre otros elementos. No puede faltar una versión con el paquete deportivo M que lleva un kit aerodinámico, sistema de frenos deportivos M con mordazas de color azul, asientos deportivos y volante M, por citar algunas de sus singularidades. Quien quiera un aspecto aún más dinámico tendrá opción de echar un ojo al lista de accesorios M Performance del Serie 6 GT.

En su conducción sorprende el extraordinario confort de marcha que es capaz de regalar a todos los ocupantes del vehículo. Este BMW se desplaza de manera suave y silenciosa sobre el asfalto, filtrando cualquier estímulo desagradable que pueda llegar al habitáculo. La amortiguación es magnífica, especialmente si equipamos la suspensión neumática adaptativa Executive Drive pero cuesta la friolera de 4.800 euros.

Los pasajeros son tratados con guante de seda mientras que el conductor se deleita del agrado de conducción que transmite el buen tacto de la dirección y los pedales, junto al cambio automático Steptronic de 8 velocidades. No se puede montar un cambio manual pero nadie lo echará en falta.

Hasta una docena de opciones de tapicería para elegir

El chasis es muy eficaz en todas las circunstancias y, aunque las prestaciones son elevadas en todas las versiones y resulta ágil para su tamaño, al volante el coche se nota grande. La deportividad tradicional de los modelos de BMW queda ensombrecida en este Serie 6 GT, que siempre anima a circular con delicadeza y disfrutar de la exquisita comodidad que es capaz de proporcionar.

Las generosas dimensiones del Serie 6 GT hacen que este coche no sea el más práctico para moverse por entornos urbanos aunque guarda algunos trucos como el sistema de aparcamiento remoto opcional con la que el vehículo entra o sale automáticamente de una plaza de aparcamiento estrecha. Se utiliza a través de la BMW Display Key, una llave con pantalla táctil integrada que también muestra diferentes datos sobre el estado del vehículo (nivel del depósito y autonomía actual, estado del cierre centralizado, avisos de servicio, etc).

A la venta desde 68.900 euros

BMW vuelve a insistir en su receta Gran Turismo, que se presenta como una alternativa más lujosa y personal que la tradicional carrocería familiar Touring. Esta vez la experiencia del Serie 5 GT ha servido para afinar mejor el concepto, manteniendo sus cualidades pero envolviéndolo en una estética mucho más agraciada que a buen seguro será capaz de atraer a un mayor número de clientes.

No hay muchos modelos de corte similar a este BMW Serie 6 Gran Turismo, siendo los más parecidos por concepto el Audi A7 Sportback, el Mercedes CLS Shooting Brake y el Porsche Panamera Sport Turismo. El modelo bávaro es casi un Serie 7 con enfoque familiar lo que en esta exclusiva categoría le convierte en una referencia por lujo, equipamiento y habitabilidad.

Nota: 9.0

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×