Motor.es

Prueba BYD Dolphin, el coche eléctrico que puede mover a masas (Con vídeo)

BYD ya es, por derecho propio, uno de los grandes nombres de la movilidad eléctrica. La compañía china presenta ahora su coche más barato en España, el Dolphin. Nosotros hemos sido de los primeros en poder probarlo.

Prueba BYD Dolphin, el coche eléctrico que puede mover a masas (Con vídeo)

15 min. lectura

Publicado: 20/06/2023 19:00

BYD ha llegado con fuerza a Europa y lo ha hecho con productos tan atractivos como interesantes. A los Atto 3, Han y Tang ahora se suma el que muy posiblemente se convertirá en el más vendido de todos, el BYD Dolphin. La marca china ha escogido Madrid como el escenario para su presentación internacional. Hemos sido de los primeros en poder probarlo y en poder descubrir si realmente está preparado para convertirse en el ídolo de masas que todo el mundo espera.

Probamos y analizamos a fondo el coche más barato de BYD en España

La promesa del coche eléctrico asequible nos inunda todos los días en los medios de comunicación. Stellantis, Volkswagen o Tesla no hacen más que adelantar la llegada de coches que todavía no están en el mercado. Muchos ponen como fecha límite el 2025, pero a saber si será verdad. Sin embargo, lo que sí es una realidad es que BYD ya tiene un coche eléctrico barato que pretende democratizar el mercado eléctrico. El Dolphin pretende convertirse en un éxito de ventas gracias a un precio de salida de 29.990 euros, antes de ofertas, descuentos o ayudas.

Precios del BYD Dolphin en España

MecánicaActiveBoostComfortDesign
70 kW (95 CV) / 44,9 kWh29.990 €30.690 €----
150 kW (204 CV) / 60,4 kWh----35.690 €37.690 €

Precios vigentes desde Junio / 2023 sin incluir descuentos, otras promociones o Plan MOVES III

La gran pregunta es, ¿qué obtienes por ese precio? Pues 4,29 metros de pura electricidad asiática. El Dolphin apuesta por un estilo diferente al que estamos acostumbrados en el Viejo Continente. En cuestión de gustos no hay nada escrito, pero para mí la mejor zona es la trasera. Los faros, unidos por una franja de LED, me recuerdan mucho a los del Atto 3. Dan una mayor sensación de calidad en el diseño. Sin embargo, la delantera no me parece muy bien resuelta. Aunque parezca increíble, me falta algo de riesgo en el diseño. Diría que es hasta soso.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

Por tamaño, el BYD Dolphin se adentra en una categoría muy importante para la expansión eléctrica, la de los utilitarios. Con 4,29 metros de largo, 1,77 metros de ancho y 1,57 metros de alto, tiene a su alcance rivales de la talla del MG4, el CUPRA Born, el Volkswagen ID.3, el Hyundai KONA Electric, el Opel Corsa-e o el Peugeot e-208, entre otros. Similares en tamaño, pero diferentes en muchas otras cuestiones, como por ejemplo el precio. Sin ir más lejos, el ID.3 es 14.000 euros más caro. Sólo el MG es capaz de situarse a su altura, siendo 2.000 euros más costoso.

La carrocería de dos colores sólo está disponible en el acabado Design

El hecho de que sea pequeño y quiera ser lo más barato posible no quita para que BYD quiera demostrar que sabe hacer coches con buena calidad. Es curioso cómo se han tornado las cosas. Europa siempre ha sido conocida por la calidad de sus coches, pero desde hace años no vemos más que plásticos duros y molduras en negro lacado. Hasta ahora, BYD nos ha sorprendido por la buena calidad de sus materiales y por la agradable presentación de los interiores. Las mismas sensaciones que tenemos con el Dolphin.

Aunque BYD no ha tomado muchos riesgos con el diseño exterior, sí que lo ha hecho con el interior. Está claro que quiere jugar la baza de lo diferente, pero en este caso hay que reconocer que no es tan excéntrico como el Atto 3. Cabe destacar algunos detalles interesantes. Cuenta, de serie, con dos pantallas. La instrumentación, que es bastante normalita, todo sea dicho de paso, y la del sistema multimedia con hasta 15,6 pulgadas de tamaño que puede ponerse en posición horizontal como está ahora o en posición vertical con sólo pulsar un botón. Otra cosa que me ha llamado la atención es la barra de botones que incorpora la palanca de cambios. Es un recurso algo raro, pero bastante original.

Aunque hay plásticos, la sensación de calidad interior es bastante buena

En lo que a equipamiento y acabados se refiere, BYD ofrece en España cuatro niveles diferentes: Active, Boost, Comfort y Design. A pesar de ser un coche urbano, tiene mucha tecnología en su interior. Además de las dos pantallas que ya hemos destacado, cuyo manejo es impresionantemente fluído, también podemos destacar elementos como asientos de cuero, techo panorámico, cámara de aparcamiento de 360 grados, navegador, cargador por inducción, climatizador automático, conectividad para dispositivos móviles y mucho más, incluyendo asistentes con un nivel 2 de conducción autónoma. No todo ello viene de serie, pero sí con todo lo necesario para no echar en falta nada.

En lo relativo a la habitabilidad, más de la mitad de la longitud total se dedica a la distancia entre ejes, 2,7 metros para ser exactos. Eso se traduce en una segunda fila de asientos extraordinariamente espaciosa para tratarse de un utilitario. El amplio espacio permite que incluso pasajeros de hasta 1,9 metros puedan ir con relativa comodidad. Sí que es cierto que la anchura no es la mejor de las cotas, pero tres adultos pueden ir con cierta comodidad en desplazamientos urbanos o de pocos kilómetros.

Las plazas traseras son muy amplias. El modelo más espacioso de su categoría

En cuanto a espacio de carga, BYD anuncia un volumen mínimo de maletero de 345 litros, ampliables a 1.310 litros si abatimos por completo la segunda fila de asientos. Son buenos datos, aunque algo por debajo a los que anuncian los rivales que ya hemos mencionado. En ese caso, las alternativas ofrecen maleteros con entre 363 y 385 litros, una diferencia muy ajustada.

La gama mecánica del BYD Dolphin ofrece tres rendimientos diferentes: 95, 177 y 204 caballos y dos formatos de batería diferentes, ambas con química LFP, con 44,9 y 62 kWh de capacidad bruta. En cuanto a potencia de carga, la batería más pequeña ofrece hasta 7 kW en corriente alterna y hasta 88 kW en corriente continua. La batería de mayor capacidad eleva la potencia en corriente alterna hasta los 11 kW, manteniendo los 88 kW para las conexiones en corriente continua. En todos los casos la potencia se destina al eje delantero sin la posibilidad de integrar un esquema de motor dual y tracción total.

ActiveBoostComfort / Design
Potencia70 kW / 95 CV130 kW / 177 CV150 kW / 204 CV
Capacidad batería44,9 kWh44,9 kWh60,4 kWh
QuímicaLFPLFPLFP
Carga en CC88 kW88 kW88 kW
Carga en CA7 kW7 kW11 kW
Consumo/100 Km (WLTP)15,2 kWh *15,4 kWh *15,9 kWh
Autonomía (WLTP)340 km *310 km *427 km

* Datos pendientes de homologación en Europa

Al Volante del BYD Dolphin

Por ahora, y como parte de la estrategia de lanzamiento, BYD sólo ha anunciado la autonomía oficial de la versión más completa de todas. Las versiones Comfort y Design cuentan con el tamaño de batería más grande de todos. Las baterías tipo Blade de BYD destacan por ofrecer más capacidad con un tamaño más contenido. Los datos oficiales apuntan a un rango de hasta 427 kilómetros con un consumo medio estimado de 15,9 kWh por cada 100 kilómetros.

Hasta principios de 2024 no estarán disponibles las dos primeras versiones con batería de 44,9 kWh de capacidad

Hay que tener en cuenta que BYD ha configurado el sistema eléctrico del Dolphin para que sea lo más eficiente posible. Eso supone que, comparado con otros eléctricos, muestre datos de rendimiento más discretos. Tarda 7 segundos en acelerar de 0 a 100 Km/h, mientras que la velocidad punta está limitada a 160 km/h. Son prestaciones más que suficientes para un coche de este tipo. No tiene ningún problema a la hora de adelantar en carreteras secundarias o en hacer incorporaciones rápidas en autopistas. A partir de 80 Km/h el empuje decae, pero sigue habiendo reserva de potencia suficiente como para poder hacer todas esas maniobras sin problemas.

Al igual que muchos otros coches y fabricantes, BYD propone varios modos de conducción: Eco, Normal y Sport. Está claro cuál es el objetivo de cada uno de ellos, pero con el pie en el acelerador no hay diferencias claras entre uno u otro. El modo deportivo no transforma agresivamente el coche, ni el programa Eco lo vuelve excesivamente relajado. Todos funcionan más o menos igual, así que lo más sensato es circular siempre en el formato más ahorrador para así poder extender al máximo la autonomía sin disparar los consumos.

En marcha el Dolphin destaca por ser muy blando y agradable de conducir

Ya que hablo de consumos, déjame decirte que durante esta primera toma de contacto la prueba no se ha centrado específicamente en averiguar los datos de eficiencia. Los primeros kilómetros han servido para comprobar la respuesta del coche en diferentes escenarios, aunque sí que debo mencionar que las primeras sensaciones han sido positivas. En ciclo mixto, completamente despreocupado, los datos del ordenador de a bordo rondan los 16 kWh/100 kilómetros, mientras que si circulamos con más delicadeza y el terreno nos ayuda, puede bajar hasta el entorno de los 12 o 13 kWh/100 Km. Son cifras muy positivas que en un futuro trataremos de concretar.

Al igual que los modos de conducción, el Dolphin cuenta con dos formatos de recuperación de energía o retención: High y Normal. Como antes he mencionado, las diferencias son prácticamente insignificantes. No podemos hablar de un coche de pedal único, una pena. Teniendo en cuenta el marcado carácter urbano hubiese sido perfecto poder disponer de un formato de regeneración más agresivo que permita recuperar más energía en las fases de deceleración. En este caso hay que usar el freno como en cualquier otro vehículo térmico. Por cierto, discos de freno en las cuatro ruedas. Todo un acierto.

Los modos de conducción apenas alteran el comportamiento del coche

En líneas generales destacaría el Dolphin como uno de los coches más cómodos de su categoría. Los chinos dan mucho valor al confort y eso se deja notar en una suspensión muy blanda, puede que incluso demasiado. Aunque su peso no es excesivamente alto, en vacío anuncia aproximadamente 1.600 kilogramos, las oscilaciones de la carrocería son muy acusadas. Eso permite poder afrontar los badenes o los baches con toda tranquilidad, aunque en ciertas ocasiones el rebote del eje trasero puede resultar excesivo. No es ninguna pega, pero puede que en Europa no estemos acostumbrados a un tarado tan blando.

El aislamiento interior es muy bueno incluso circulando por autopista. A baja velocidad, por debajo de los 30 Km/h, emite un zumbido de aviso a los peatones que puede llegar a resultar algo molesto, pero te acabas acostumbrando. No hay forma de desconectarlo. La rumorosidad interior es baja, se puede mantener una conversación sin tener que elevar el tono de voz y todo ello, junto con la buena fabricación y los correctos materiales, ahonda en la sensación de confort de todos los pasajeros. Parece un coche más maduro de lo habitual para tratarse de un utilitario.

Conclusiones

Mientras que otros prometen, algunos cumplen. BYD y MG son las primeras en ofrecer coches eléctricos de precio razonable con los que no tienes que decir adiós a nada de lo que estamos acostumbrados. En esta primera toma de contacto con el Dolphin destacaría la calidad de acabados, el amplio equipamiento, la buena habitabilidad y el equilibrado comportamiento general. Por sí solos ya son argumentos más que suficientes, aunque sí que es cierto que el aspecto podría ser mejor.

BYD demuestra mucha madurez con un producto al que pocos defectos se le puede sacar

Compártela en:

Pixel