¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Ford Mondeo Vignale 2.0 TDCi Powershift: gama, equipamiento y conclusiones (III)

10

¿Merece la pena la gama Vignale, considerando que cuesta el doble que el Mondeo más sencillo? Las cuentas pueden salir si consideramos su equipamiento de serie, la potencia de los motores y su posicionamiento frente a alternativas del segmento D Premium.

Empecemos por ver qué nos ofrece la gama Mondeo. Hay tres carrocerías disponibles, berlina, sedán y familiar, en este caso vemos un ejemplar de sedán. Los Vignale solo pueden ser sedán, para tener un maletero más accesible hay que elegir el familiar (Sportbreak), aunque la capacidad no es muy superior hasta la cortinilla de equipaje.

Desde el acabado más básico, Trend, el Mondeo ofrece llantas de aleación de 16", climatizador bizona, control de crucero, cuatro elevalunas eléctricos, equipamiento básico de seguridad, compatibilidad con MyKey, faros antiniebla, llamada automática de emergencia, freno de aparcamiento eléctrico, SYNC con Bluetooth, etc. El más económico sale por 18.200 euros con promoción.

Seguimos con el intermedio, Titanium, que sube las llantas a 17", incoporta los sensoes de aparcamiento, plegado eléctrico de retrovisores, asientos deportivos calefactados delante, SYNC con pantalla táctil de 8", botón de arranque, algunas asistencias (aviso de cambio de carril, reconocimiento de señales de tráfico, alerta de fatiga, etc). A partir de 23.200 euros.

Ford Mondeo Vignale

Si nos decantamos por el híbrido de 187 CV, el equipamiento es muy similar al nivel Titanium solo que las llantas de serie son de 16". De hecho, este nivel de equipamiento se llama Titanium EV. Opcionalmente puede tener casi todo el equipamiento que ostenta el Vignale, salvo algunas excepciones como el salpicadero recubierto de cuero.

La versión comentada es la más lujosa, Vignale, que incluye rasgos de diseño exterior e interior distintivo, además de la cámara de visión trasera, todas las ayudas a la conducción, asiento del conductor con 10 ajustes y tres memorias, llantas de 18", doble salida de escape, etc. La diferencia de precio con el Titanium equivalente es importante, pero puede llegar a justificarse.

Los dueños de los Vignale tendrán atención preferente a la hora de necesitar servicios de taller, asistencia o revisiones, con una línea telefónica disponible 24/7. Además, en concesionarios seleccionados, dispondrá de una sala de espera diferenciada, y también recibirá un trato diferenciado. Considerando todo esto, ya está más justificado el precio del coche. Hay clientes Ford de primera y segunda categoría, es decir, los de Ford Vignale, y los demás.

Ford Mondeo Vignale

La versión comentada, 2.0 TDCi Biturbo de 210 CV, no es tan fácil de justificar. Respecto al equivalente de gasolina (2.0 EcoBoost de 240 CV) hay una diferencia de precio de 2.100 euros, por lo que hay que hacer números. No solo eso, el diésel Biturbo cuesta 2.000 euros más que el 2.0 TDCi Powershift de 180 CV. Para circular fundamentalmente a velocidades legales, no compensa el extra de potencia.

Por otro lado, el diésel de 210 CV es 4.000 euros más caro que el híbrido de gasolina, y este último es más económico de mantener. También hay que tener en cuenta que el diésel de 180 CV se puede elegir con cambio manual o automático, mientras que el de 210 CV solo puede ser automático. La única versión con tracción total es para el diésel de 180 CV y cambio automático, hablando de la gama Vignale.

A decir verdad, el motor más potente de la gama tiene una sed muy razonable, es más o menos lo que consumía el Mondeo de tercera generación con el motor 2.2 TDCi de 155 CV, un motorazo en su momento. Quien venga de conducir un V6 diésel echará de menos su suavidad, pero se quedará con la relación prestaciones/consumo del modelo probado.

Los demás Mondeo solo tienen una salida de escape, menos cromados, y una parrilla de líneas horizontales, entre otras diferencias

No se puede elegir un Mondeo Vignale con menos de 180 CV, y no hay más alternativas de gasolina. Si nos fijamos en el Mondeo Titanium, hay más libertad de elección, porque también opta al 1.5 EcoBoost de 160 CV y al 2.0 TDCi de 150 CV. Con este último motor también se puede tener tracción total, eso sí, con cambio manual; el automático solo está con tracción delantera.

La gama Mondeo es bastante versátil en general, considerando que está en un segmento un poco complicado por el auge de los SUV. Para los que vayan un poco justos para comprar un A4, un Serie 3 o un Clase C, les cundirá el dinero mucho más en un Mondeo, y la diferencia no es tan grande. También es un excelente rival para el Passat.

El Ford Mondeo es el coche más lujoso que se fabrica en España en gran serie, un orgullo para la industria nacional. La generación anterior del Mondeo venía de Bélgica. Las versiones más sencillas no se venden en España, aunque hay dos motores de acceso en nivel Trend: 1.0 EcoBoost de 125 CV y 1.5 TDCi de 120 CV. El gasolina básico es uno de los pocos tricilíndricos que existen en esta categoría.

En resumen, el Mondeo Vignale es un coche que no tiene ningún complejo respecto a rivales de gama superior. Tiene motores potentes, un gran equipamiento, calidad y profusión por los detalles, ofrece un trato diferenciado al propietario, cuenta con soluciones tecnológicas muy interesantes y tiene un buen nivel de seguridad. No necesita más para tutear a los alemanes.

Noticias relacionadas

Prueba Ford Mondeo Vignale 2.0 TDCi Powershift: gama, equipamiento y conclusiones (III)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto