¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Lotus 3-Eleven, adelantamientos por doquier en Nürburgring

    Sabemos que el Lotus 3-Eleven es uno de los deportivos de producción más rápidos, pero verlo en acción impresiona: en Nürburgring se siente como pez en el agua, y en estos vídeos podrás ver cómo hay muy pocos coches capaces de acercarse a sus prestaciones.

    El Lotus 3-Eleven es el modelo de producción más rápido y capaz en circuito jamás fabricado por los de Hethel, y eso son palabras mayores. De hecho, no hay demasiados superdeportivos en el mercado -homologados para carretera- que puedan seguirle el ritmo, y estos vídeos desde Nürburgring son una buena prueba de ello.

    Su aspecto ya denota que no hay la más mínima concesión al confort: el Lotus 3-Eleven está disponible en dos versiones, Road o Race. En este último caso, su ligero peso de 890 kilogramos -con carrocería de fibra de carbono- y sus 460 CV le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en unos 3 segundos, alcanzando los 290 km/h.

    Otro aspecto importante es su aerodinámica, y gracias al alerón trasero ajustable de la versión Race es capaz de generar unos 215 kilogramos de downforce a 240 km/h. Pues bien, con todas estas credenciales, es de esperar un máximo rendimiento en circuito, y la verdad es que no decepciona.

    El Lotus 3-Eleven marcó un tiempo en Nürburgring de 7 minutos y 6 segundos. Este 7:06 le sitúa muy cerca de los 6:57 registrados por el Porsche 918 Spyder, actual récord en el Nordschleife entre los coches de producción, quedándose a solo cuatro segundos del Lamborghini Aventador SV y superando a la mayoría de superdeportivos actuales, con estas contadas excepciones.

    Con Marc Basseng -piloto de pruebas de la marca- a su volante, el Lotus 3-Eleven pide paso a todos los vehículos que se encuentra sobre el asfalto de Nürburgring. En estos dos vídeos se puede ver a esta barqueta al límite sobre el asfalto del circuito alemán, y los adelantamientos se completan en un abrir y cerrar de ojos: ni siquiera varios Porsche 911 pueden establecer una mínima oposición a ser rebasados.

    Moraleja: si estás rodando en circuito y ves a un Lotus 3-Eleven en tu retrovisor, no te quedará más remedio que abrirle paso. El deportivo ya ostenta el récord absoluto en Hockenheim, con un tiempo de 1:06.2. Desde la propia Lotus apuntan a que podrían rebajar este tiempo en Nürburgring en condiciones más favorables y sin tráfico, acercándose o incluso rebajando la barrera de los siete minutos...

    Fuente: Lotus