¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Davide Brivio, sobre las similitudes y diferencias entre F1 y MotoGP

    Davide Brivio, sobre las similitudes y diferencias entre F1 y MotoGP
    Davide Brivio, director de competición de Alpine.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    El antiguo director de Suzuki en MotoGP es ahora responsable del rendimiento de Alpine F1 en los circuitos. Davide Brivio nos habla sobre lo que más le ha sorprendido de la categoría reina del automovilismo.

    No cabe duda de que el equivalente de la Fórmula 1 en el mundo de las motos es MotoGP, tanto por exigencia, como por tecnología y atención mediática. Pero es igualmente cierto que, aunque ambos son mundos englobados en la competición de circuitos, las diferencias entre ellos son notables.

    Por eso, no es de extrañar que Davide Brivio tenga por el momento un papel más discreto en el día a día de Alpine F1, el equipo del que ahora es responsable de competición. Tras toda una vida en las dos ruedas, el italiano afronta ahora el resto de hacer triunfar a la formación anglo-francesa en un entorno en el que debe pelear contra Mercedes, Ferrari o McLaren.

    «En la F1 estás constantemente en contacto con el piloto, casi en el coche»

    «Hay similitudes. Los pilotos tienen los mismos altibajos con la motivación, el estado de forma, las quejas, la infelicidad, lo que sea. Los mecánicos aquí y allá necesitan mantenerse motivados, así que hay muchas similitudes», comienza señalando Brivio al ser preguntado por los cambios que ha notado al pasar de MotoGP a la Fórmula 1.

    La tecnología, otro mundo

    Pero, si bien el aspecto humano es similar, no ocurre lo mismo con las metodologías de competición o la tecnología.

    «Estás en contacto con el piloto constantemente, el ingeniero de carrera le está diciendo: “Haz esto, haz eso, espera un poco”, esta es la mayor diferencia», señala Davide Brivio. «Y cuando experimenté la primera carrera en Bahréin, al principio me dije: “Wow una hora y 45 minutos, será largo”, pero pasó rápido porque estás muy ocupado escuchando, comprobando, analizando... es muy interesante».

    «En MotoGP, cuando comienza la carrera, el piloto está solo, simplemente te sientas a ver la televisión, eso es todo lo que puedes hacer. Aquí estás constantemente en contacto, casi en el coche, así que eres mucho más parte de lo que está pasando en la pista, creo», reitera el italiano.

    Otro de los aspectos que no tiene comparación es la tecnología, especialmente en una Fórmula 1 actual en la que imperan los sistemas híbridos. «No soy ingeniero, pero realmente puedo apreciar la tecnología y desde este punto de vista es interesante, es una de las razones por las que decidí unirme. Es diferente de lo que conocía anteriormente».

    «La tecnología en la F1 es más compleja: el coche es más grande, tiene muchas más piezas, más información, más cosas que se pueden medir, así que también hay más cosas que necesitan ser analizadas», concluye Brivio.

    De momento, Alpine ha comenzado la temporada en baja forma y sólo suma tres puntos, siendo séptimo en el campeonato de constructores.

    Fuente: Motorsport Week / Fotos: Alpine F1 Team