¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Fernando Alonso y un único deseo: que acabe 2015

    Tras una casi inactiva clasificación, Fernando Alonso pudo completar todas las vueltas en Interlagos, aunque solo fue 15º. Sufrió por enésima vez problemas de potencia y alcanza su gran premio número 50 sin conocer la victoria. La mejor noticia para él vendrá cuando termine el campeonato: "Que llegue ya la próxima carrera y 2016".

    Foto: McLaren

    Resignado, como acostumbrado a esa herida que ha dolido tanto que ya te has hecho a vivir dolorido. Así pasa Fernando Alonso los últimos coletazos de una temporada mucho más negativa de lo que nadie podría imaginar. Inmerecido. Así completó su gran premio número 50 sin conocer la victoria. Victoria, qué bonito nombre y qué lejana. El viernes vimos al bicampeón solo, sin quitarse el casco, sentado sobre un muro mirando cómo los comisarios retiraban su McLaren tras una nueva avería durante los entrenamientos libres, bajo el cielo oscuro de Sao Paulo. El sábado salió el sol, pero solo en lo alto. Una vuelta duró en pista en clasificación y, sin nada mejor que hacer, decidió esperar la llegada del coche que le llevaría de vuelta al pit-lane tomando el sol. Dos imágenes que, juntas y por separado, reflejan el sentir de un piloto que desea mandar a la papelera de reciclaje el archivo de este curso automovilístico.

    "Ya falta solamente una carrera, que llegue rápido y podamos ponernos a trabajar pensando en 2016", pedía después de la carrera. Fue 16º (15º tras la exclusión de Massa), superando únicamente a Ericsson y los Manor, y por detrás de su compañero Button, que también pudo dar todas las vueltas: "Era prioridad máxima recopilar datos con los dos coches, y ambos acabamos, así que fue un paso adelante después de varios grandes premios en los que nos hemos tenido que retirar. Por ese lado, positivo". Un nuevo test para la escudería británica: "Fue un alivio terminar la carrera, porque otro problema mecánico nuevamente hubiese sido doloroso para todo el equipo, así que esa es la buena noticia. Fue un buen entrenamiento, buenas vueltas y supongo que muchos datos por analizar en el equipo". La mala noticia, el rendimiento y todo lo demás: "No éramos muy rápidos. Tuvimos problemas desde la primera vuelta, con diferente potencia en diferentes marchas. A veces en quinta iba bien, en sexta se paraba, en séptima muy bien...era un poco extraño de conducir. Iba intentando evitar las marchas que tenían poca potencia y fue un poco raro".

    Por lo demás, en Brasil volvió a ocurrir lo de casi siempre en los últimos dos años, que ganó Mercedes. Alonso recordó otra vez que está donde está porque para derrotar al imperio alemán había que tomar riesgos. Y el riesgo, por definición, puede acabar mal: "Sabemos que Mercedes está en otra liga, en otro campeonato, y todavía tienen cosas guardadas. Sentenciaron el campeonato del mundo y vinieron a Brasil con mejoras aerodinámicas importantes de cara al año que viene, así que tenemos que hacer algo extraordinario para batirles. Esa es la intención de estar aquí ahora en McLaren-Honda, y tomar riesgos. Está siendo un año complicado, pero esperemos que dé frutos el año que viene y el siguiente". Esperemos.

    Fotos: McLaren