¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

James Key: "Llevamos 14 meses desarrollando el Toro Rosso"

El Director Técnico de Toro Rosso, James Key, ha explicado los pormenores del proyecto del monoplaza de 2017.

El equipo de Carlos Sainz trabaja en el nuevo coche desde septiembre de 2015 y espera poder colaborar estrechamente co Red Bull en el proyecto de 2018.

James Key es la cabeza pensante que dirige el equipo de ingenieros y diseñadores de Toro Rosso y el principal responsable del proyecto que debería permitir al equipo italiano a mejores posiciones en la parrilla de 2017.

El año que viene, Toro Rosso contará con el motor Renault y se espera que los problemas de velocidad punta se terminen definitivamente, algo que ha lastrado en exceso a Carlos Sainz y Daniil Kvyat este año.

El ingeniero británico reconoce que el de 2017 es el mayor cambio reglamentario desde que está en la Fórmula 1, por lo que el reto es de gran importancia. Para intentar superarlo, el equipo comenzó a trabajar en el coche a finales de 2015, incluso antes de que el reglamento quedara totalmente definido.

“Es un cambio enorme. Honestamente, desde el punto de vista del chasis, la suspensión y los neumáticos, es el más grande que yo personalmente he experimentado en 19 años de F1. Desde el punto de vista del chasis, es el el mayor cambio de las últimas dos décadas, incluso mayor que el de 2009 y ciertamente mayor que el de 2014. ¡Son momentos emocionantes!”

“Básicamente hay dos procesos en marcha. Primero, tienes una enorme cantidad de desarrollo que hacer para intentar entender qué qué coche hacer con este reglamento, sin experiencia real, porque durante mucho tiempo, sólo podemos operar en el mundo virtual (túnel de viento y Dinámica Computacional de Fluidos). el proceso termina a finales de enero. Segundo, empezar en la pista para los test de invierno, después de lo cual hay que comenzar una temporada con todo ese trabajo realizado en el mundo virtual”.

Iniciamos el proyecto de 2017 en septiembre de 2015, así que han sido 14 meses. El reglamento de chasis no estaba finalizado en ese momento, pero pensamos que, con un cambio de esta naturaleza, cuanto antes empezáramos, mejor”.

Una de las ventajas de las que puede aprovecharse Toro Rosso es de la colaboración con Red Bull, aunque James Key piensa que eso será algo más factible en 2018, cuando ambas formaciones ya tengan experiencia con el nuevo reglamento.

“Existen varias áreas actualmente dónde es aceptable realizar una pieza para un equipo y que otro la utilice, especialmente en lo relacionado con la unidad propulsora. Pero también en la caja de cambios y la suspensión. Significa que podemos unificar nuestros recursos un poco más y tener mejores sinergias en esas áreas y, ciertamente, ambos equipos están viendo qué oportunidades existen. El problema con el nuevo reglamento, obviamente, es que no tiene nada que discutir porque tienes que afrontar por completo el proceso de diseño”.

En 2017 no habrá muchas oportunidades para la sinergia, en el segundo año de este reglamento, una vez que se haya trabajado bajo esta reglamentación, se abrirá mucho más, así que en 2018 habrá mejores oportunidades. Dicho esto, tener el mismo motor ayuda, se pueden tener una gran cantidad de elementos comunes en determinadas áreas del tren de potencia”.

El coche de 2017 ya está siendo fabricado y los test de impacto obligatorios casi preparados, por lo que James Key afirma que no habrá problemas para estar en los primeros test de pretemporada a finales de febrero.

Estamos fabricando las piezas más grandes del coche de 2017. El chasis se está haciendo según el plan previsto. Aún es pronto, no tenemos mucha cantidad, pero la primera unidad va bien. La caja de cambios está en camino al igual que el resto de componentes, tanto los fabricados en casa como los de proveedores externos”.

“Ciertamente, vamos a tope en este momento, estamos haciendo trabajo de desarrollo en las estructuras de impacto también y estará a tiempo para los test de invierno (los equipos deben aprobar los test de impacto de la FIA antes de utilizar el coche en pista). Desde un punto de vista de desarrollo, también vamos a tope, como es normal. Tenemos un calendario muy apretado en invierno".

"Con las nuevas normas, estamos prestando especial atención a las cargas del coche, que serán mucho mayores porque la velocidad en curva será mucho mayor. Además necesitamos asegurarnos de que, estructuralmente, no hemos perdido nada. No tenemos experiencia con estos coches, así que necesitamos comprobar por partida doble que son robustos estructuralmente. Así que es un invierno muy intenso, también tenemos que discutir el desarrollo de la primera parte de la temporada".

Fotos: Red Bull Content Pool

Fuente: Toro Rosso

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto