Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

El motor Renault rodará muy desinflado en la primera semana de test

La firma francesa quiere centrarse en la fiabilidad y en validar los datos obtenidos en el dinamómetro de Viry-Chatillon.

El motor que se utilizará en Australia buscará asegurar un rendimiento estable para poder incrementar su potencia en la segunda y tercera unidad.

Con el comienzo de la pretemporada de Fórmula 1, los equipos ejecutan sus estrategias para intentar prepararse del mejor modo posible para las 21 carreras del campeonato 2018. Renault tuvo el año pasado múltiples problemas de fiabilidad y eso les ha obligado a adoptar un enfoque más cauto en este inicio de año, optando por un motor muy conservador para la primera semana de test.

Así lo confirma Cyril Abiteboul, que en declaraciones a Autosport, explicó que Renault ha decidido “voluntariamente hacer algunas concesiones con el motor número 1 para asegurarnos de que contamos con la plataforma adecuada. Si llegas a la primera carrera con problemas de fiabilidad, compromete toda la temporada. No puedes permitirte algo así”, añadió.

Este año únicamente se podrán utilizar tres motores de combustión, tres turbos y tres MGU-H, pero únicamente dos baterías, MGU-K y centralitas electrónicas. Por eso, es importante cumplir los plazos marcados para la introducción de novedades. “Es cuestión de tener una buena base y construir un plan para la temporada, intentar sincronizar el desarrollo en la fábrica con la introducción de los nuevos motores, porque están muy limitados. Cuanto menos motores tienes, más rígido necesitas ser para aumentar el rendimiento. Así que el enfoque se centra mucho en la fiabilidad”.

El equipo oficial Renault, además de McLaren y Red Bull, tendrá que comenzar la temporada con un motor conservador.

El invierno ha sido intenso en la fábrica de Viry-Chatillon, en la que el banco de pruebas ha trabajado a pleno rendimiento para solucionar los problemas de 2017. “Hemos cubierto 11 veces el kilometraje del banco de pruebas del año pasado en este mismo punto. Aspiramos a cubrir 70.000 km en el dinamómetro para cuando llegue la primera carrera, que es muchísimo. Es algo que nunca habíamos hecho antes desde la introducción del V6”, aseguró Abiteboul.

Primera semana muy conservadora

El enfoque para la pretemporada será claro: una primera semana con la fiabilidad y la recopilación de datos como objetivo. “Cuando estemos en pista, necesitaremos comprobar algunas cifras para asegurarnos de que no existe una discrepancia entre la realidad y el dinamómetro. Así que no os fijéis en los tiempos por vuelta, porque en esta primera semana de test el motor irá muy desinflado por razones obvias. En la segunda semana rodaremos en condiciones más representativas”, señaló el máximo responsable de la marca francesa.

Durante los cuatro últimos días de test en Barcelona se preparará la especificación que debutará en Melbourne, pero el rendimiento pleno no llegará hasta mediada la temporada. “El objetivo es comenzar en Melbourne con el mismo nivel de rendimiento con el que terminamos en Abu Dhabi (en 2017), que es un punto de inicio bastante decente. A partir de ahí, cuando seamos mucho más fiables, podremos extraer potencia de manera más consistente y sustancial, sin tener que desinflar el motor por problemas de fiabilidad o temperatura. El segundo motor será un paso adelante y el tercero otro paso más”, comentó finalmente.

Fotos: McLaren F1 | Renault F1

Fuente: Autosport

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto