¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Hülkenberg, temeroso de las enormes diferencias frente a Mercedes y Ferrari

    La parrilla se estructura en tres bloques esta temporada: los de Brackley y Maranello en primer lugar, Red Bull en un solitario segundo grupo y la zona media de la tabla, más apretada que nunca.

    Renault progresa poco a poco, con un equipo en propiedad desde 2016 y un Hülkenberg que suple las limitaciones del RS17.

    La única esperanza para la escudería del rombo de conseguir algo relevante tiene nombre y apellido: Nico Hülkenberg. Al menos por el momento, hasta que Jolyon Palmer comience a disponer de fines de semana sin problemas y acumule el suficiente rodaje que le posibilite batallar junto a su compañero de equipo en pista, si su pilotaje se lo permite.

    El alemán ha confesado recientemente a Autosport que la diferencia de ritmo tan brutal que existe entre los dos primeros equipos de la parrilla y el resto “da algo de miedo”. Nico no se queda ahí, y añade que “la distancia es enorme incluso entre Ferrari y Mercedes respecto a Red Bull, y más de lo mismo entre Red Bull y Williams”.

    No sé los datos exactos, pero probablemente el chasis tenga un 70% de la culpa.

    Cuando se unió a Renault, el ex de Force India lo hizo probablemente pensando en que su futuro, quizás más a largo plazo que de forma inmediata, estaría acompañado de mejores resultados que aquellos que había cosechado hasta la fecha.

    Para Hülkenberg, la razón por la que se encuentran tan alejados del grupo de delante es algo incierta, aunque intuye cual puede ser: “Es difícil saberlo, pero me parece que el chasis y la aerodinámica pesan más que el motor. El rendimiento, lo que da de sí el coche y donde estamos es prácticamente lo que esperaba de Renault cuando firmé con ellos el año pasado”.

    El anuncio del retraso de la Unidad de Potencia mejorada por parte del motorista francés tampoco ayuda al equipo. No será hasta antes del parón veraniego cuando las escuderías a las que suministra recibirán un propulsor que rinda mejor y, sobre todo, que no se rompa a las primeras de cambio. “No esperaba ningún milagro, como estar asiduamente entre los 7 primeros con facilidad, sino la situación en la que nos encontramos ahora mismo”, admite el germano. Lo cierto es que ha demostrado que, si en conjunto el coche resulta competitivo, tratará de sacar lo máximo de él y llevarlo lo más arriba posible, como atesora su 6º posición en el último Gran Premio de España.

    Podemos luchar por los puntos, sólo necesitamos algo de suerte, hacer un trabajo jdamente bueno y acertar con cada decisión.

    Fotos: Renault F1

    Fuente: Autosport