¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP Abu DhabiLa radio de Hamilton: así vivió con su ingeniero el momento crítico

    La radio de Hamilton: así vivió con su ingeniero el momento crítico
    Lewis Hamilton no podía creer lo que estaba ocurriendo.
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Mercedes y Lewis Hamilton han vivido este domingo en Abu Dhabi el momento más duro desde que ambos iniciaron su dominio de la Fórmula 1 en 2014. Así vivió el piloto el momento clave con su ingeniero.

    Cuando, durante la penúltima vuelta, Pete Bonnington, ingeniero de pista de Lewis Hamilton, le comunicó a su piloto que se relanzaría la carrera para una última vuelta de competición, el heptacampeón sabía que acababa de perder el Mundial.

    Y es que la superioridad de Max Verstappen, que había parado para colocar neumáticos blandos nuevos, era tan manifiesta que sólo un incidente o una precipitación del neerlandés evitarían que este se proclamara campeón.

    «¡Esto está siendo manipulado, tío!»

    Todo comenzó cuando Nicholas Latifi sufrió un accidente en la vuelta 53, a ocho del final de la prueba. En un primer momento, la dirección de carrera ordenó la doble bandera amarilla, pero todo el mundo tuvo claro que el coche de seguridad no tardaría en aparecer, pues el Williams había quedado parado en el interior de la pista, regando además el asfalto de restos de fibra de carbono.

    Unas vueltas antes, Christian Horner había pedido un milagro en una comunicación con Sky F1, la televisión británica. Ahí estaba. Era el peor escenario posible para Hamilton, pues como líder de carrera no podía parar o dejaría a Max Verstappen líder y con el riesgo de no reiniciarse la prueba.

    Red Bull, en cambio, se la jugó a todo o nada. Paró a su piloto, que volvió a pista segundo gracias a la gran ventaja que tenía sobre Sergio Pérez y Carlos Sainz. Si la carrera se reanudaba, tendría la victoria y el título prácticamente en el bolsillo.

    La radio de Hamilton

    Eso sí, para que eso ocurriera debía relanzarse la carrera y también librarse de los cinco pilotos doblados que rodaban entre su rival y el Red Bull #33. Así se vivió este momento dramático desde la radio de Lewis Hamilton:

    • Bonnington: «Tenemos doble amarilla, doble amarilla. Quédate afuera. Coche de seguridad. Coche de seguridad».
    • Hamilton: «Sch ...».
    • Hamilton: «No puedo parar».
    • Bonnington: «Negativo».
    • Hamilton: «Esto es increíble, tío. ¿Cuál es la situación detrás de mí?».
    • Bonnington: «La situación es: Verstappen estaba en boxes. Tenía una parada libre, habríamos perdido nuestra posición contra él. Cuatro vueltas más cuando superes la línea. Tienen que desdoblar coches. Tal vez no haya un reinicio».
    • Hamilton: «¿Está justo detrás de mí?».
    • Bonnington: «Cuando hayan ordenado la fila. Pero tomará un tiempo».
    • Hamilton: «El coche de seguridad conduce demasiado despacio».
    • Bonnington: «Manténte alejado de los restos. Quédate a la izquierda».
    • Hamilton: «Dile al coche de seguridad que vaya más rápido. No va a toda máquina en la recta».
    • Bonnington: Entendido, Lewis».
    • Hamilton: «¿Cuántos coches hay entre nosotros?».
    • Bonnington: «Cinco coches. El grupo todavía no está junto».
    • Hamilton: «¿Cuántas vueltas más?».
    • Bonnington: «Tres cuando cruces la línea de meta».
    • Bonnington: «Los vehículos con vuelta perdida ahora pueden adelantar. Sin zigzag, conserva tu línea».
    • Bonnington: «No van a adelantar. No permiten que los vehículos se adelanten. Creemos que podrían relanzar la carrera así».
    • Bonnington: «Una vuelta más cuando cruces la línea de meta. Cinco coches entre tú y el segundo puesto. Norris es el coche detrás de ti. Tiene neumáticos medios de siete vueltas».
    • Bonnington: «Ahora están dejando pasar a los doblados. Deja pasar a los coches de doblados. El coche de seguridad entrará en esta vuelta».
    • Hamilton: «¡Esto está siendo manipulado, tío!».
    • Bonnington: «Estoy sin palabras, Lewis. Simplemente sin palabras».

    Fotos: Mercedes AMG F1