¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Red Bull, a medio camino entre el temor y el alivio por jugarse el título con Ferrari

    Red Bull, a medio camino entre el temor y el alivio por jugarse el título con Ferrari
    Ferrari está de vuelta y a Red Bull le preocupa y le alivia a partes iguales.Red Bull Content Pool
    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    La temporada 2022 parece destinada a ser un duelo entre Red Bull y Ferrari por el título mundial de Fórmula 1, toda vez que Mercedes, de momento, ha desaparecido de la ecuación. Esta es la reflexión que Marko y Newey hacen al respecto.

    El duelo entre Mercedes y Red Bull Racing en 2021 llegó a un nivel de tensión que sobrepasó los límites de lo deportivo para convertirse en algo personal. Y lo cierto es que, al menos de momento, el que el equipo anglo-austriaco está teniendo con Ferrari este año es muy diferente en bastantes sentidos.

    De momento, cada equipo se ha llevado uno de los asaltos, Ferrari el de Bahréin y Red Bull el de Arabia Saudí. Ahora, la Fórmula 1 se dirige a Australia para la tercera carrera y Helmut Marko admite que su equipo está preocupado en el aspecto técnico de este apasionante duelo.

    «Va a ser una gran guerra de desarrollo, pero con una mano atada a la espalda»

    «Ferrari tiene el coche más universal. Es rápido en todas las circunstancias, con cualquier tipo de neumático y con cualquier temperatura desde el principio», reconoce el dirigente austriaco en declaraciones a Servus TV.

    No sólo eso, sino que además el Ferrari F1-75 es un coche menos pesado, mientras que al Red Bull RB18 le sobran al menos 10 kg. que suponen un importante lastre en tiempo por vuelta.

    «Nuestro coche es demasiado pesado. Si estás 10 kilos por encima del peso mínimo, eso es entre 3,5 y cuatro décimas de segundo en una pista como la de Arabia Saudí», apunta Marko.

    Aligerar peso o desarrollar el coche

    Esta circunstancia, que está afectando a varios equipos, plantea otro problema adicional relacionado con el límite presupuestario.

    «Reducir el peso significa materiales más caros, que son más ligeros, y también hay que hacer piezas nuevas», lamenta Marko. «Por lo tanto, el plan ahora es combinar la próxima gran actualización con una fabricación más ligera para mantenernos dentro de este marco financiero. No podemos construir piezas dos veces».

    El análisis de 'Los dos Davides': así hemos visto el inicio de temporada en nuestro canal de Twitch.

    Por su parte, Adrian Newey da por hecho que la clave del campeonato estará en quien gane la carrera de desarrollo de unos monoplazas que, al haber nacido hace pocas semanas, guardan en su interior un enorme potencial.

    «Supongo que ahora va a ser una gran guerra de desarrollo, pero también es una guerra de desarrollo con una mano atada a la espalda, con el límite de costes. Tenemos que estar más centrados en lo que traemos y cuándo. Así que va a ser diferente, pero igual de interesante», ha señalado el director técnico de Red Bull Racing en declaraciones a Sky Sports.

    Pasión y deportividad

    En un contexto más amplio, Helmut Marko ha valorado el significado de competir contra Ferrari, un equipo que considera muy distinto a Mercedes, formación con la que se ha tenido que medir en los últimos años y cuya relación mutua es bastante tensa.

    «Ferrari es similar a nosotros. Hay pasión, emoción, deportividad y respeto», afirma el austriaco, que ve en el equipo italiano a un equipo mucho más alineado con los valores y motivaciones de Red Bull Racing.

    «Se puede sentir en todas las áreas. Tenemos una relación competitiva, pero con reglas deportivas y esto no sólo se nota en los pilotos, sino también en la configuración técnica o el diseño. Puedes intercambiar ideas con Ferrari. Es agradable», concluye Marko.

    En la pista, lo cierto es que por el momento tanto Max Verstappen como Charles Leclerc se han mostrado muy combativos, pero igualmente respetuosos el uno con el otro, circunstancia que no ocurrió en los duelos entre el neerlandés y Lewis Hamilton en 2021.

    ¿Durará mucho más tiempo?