¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP Estados UnidosRosberg: "En Austin fue como comer testículos de buey"

Nico Rosberg habló de sus sentimientos después de la carrera en la que su compañero se proclamó tricampeón. Reconoció que no estaba bien ni consigo mismo, ni con Hamilton, ni con nada, y lamenta una especie de mano invisible que le ha impedido triunfar esta temporada. Aún así, no ha perdido la motivación para lo que resta.

Foto: Mercedes

La ausencia de Q3 le dio matemáticamente la pole como piloto más rápido de la Q2 en clasificación. Era su tercera consecutiva y, con Vettel sancionado saliendo en 13ª posición, Rosberg se convertía en el principal rival para que el tricampeonato de Hamilton no se confirmara en Austin. Sin embargo, en la salida perdió la cabeza de carrera y en la parte final cometió otro error, terminando segundo, con Vettel pegado a él. Si su compatriota le hubiera pasado, la fiesta de Lewis tendría que haber sido retrasada al menos una semana más, pero Nico lucha con el de Ferrari por el subcampeonato, y lo mantuvo tras de sí. Pero ni recortar puntos con respecto a Vettel le alegró, y su cara tras la carrera era todo un poema.

Rosberg explicó su sensación con claridad: "¿Alguna vez has visto cuando en un programa de televisión de supervivencia en una selva tienen que comer testículos de buey? Absolutamente repugnante. Pues así me sentí yo después del Gran Premio de Estados Unidos". El de Mercedes le daba vueltas sobre todo a la maniobra del principio, donde perdió el liderato con respecto a su compañero, y a su error que le llevó a ser nuevamente adelantado después, y que explicó así: "Estaba a punto de ganar y se me fueron las ruedas traseras. Nunca me había pasado". Por todo ello estaba enfadado: "Estaba muy cabreado conmigo mismo, con Lewis y con toda la situación de lo que ocurrió en Austin".

Tras la carrera, Hamilton le tiró una gorra de Pirelli bromeando, antes de salir al podio, y Rosberg se la devolvió de mala manera, aún dolido por el incidente en los primeros compases: "Le tiré también la gorra porque yo mantuve las reglas internas del equipo y él se las saltó". Rosberg lamenta su mala suerte durante toda la temporada, y cree que es como si algo le impidiera ganar: "Parece como si alguien tuviera algo en contra para que yo tenga éxito este año, algo invisible, lo cual es muy difícil de combatir. No hablo del campeonato, se lo merecía Lewis, pero él no ganó esta carrera, sino que la perdí yo". Aún puede ser subcampeón (está a cuatro puntos de Vettel), y quiere imponerse en las tres carreras que quedan, sin haber perdido la motivación: "Hay un nuevo pequeño campeonato de tres grandes premios, y quiero ganarlo".

Fotos: Mercedes

Fuente: Speedweek

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto