¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    1,5 millones de vehículos circulan con los neumáticos en mal estado

    El neumático debe estar en buenas condiciones o correremos peligro.

    Un estudio realizado por RACE y Goodyear determina que en España existen millón y medio de vehículos con los neumáticos en mal estado, de los cuales casi el 5% circula con defectos graves. Te contamos los detalles.

    Hemos insistido mucho en las últimas semanas en nuestra sección de artículos prácticos, pero nunca es suficiente en un caso como el de los neumáticos: su estado y mantenimiento son vitales para nuestra seguridad al ser el único elemento que conecta la carretera con nuestro vehículo.

    Por eso llama la atención el resultado del estudio realizado conjuntamente por RACE y Goodyear, en el que se determina que aproximadamente 1,5 millones de vehículos circulan por las carreteras españolas con algún tipo de anomalía en los neumáticos.

    El 48,5% de los vehículos con defectos en los neumáticos circula con desgaste irregular

    Dicho estudio llega a raíz del análisis de los informes de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) emitidos en las estaciones de TÜV SÜD ATISAE, en las que casi el 5% presentaban incluso defectos graves en los neumáticos.

    Los conductores de turismos, los más descuidados

    Entre ese 5% de vehículos con defectos graves, los turismos son los más habituales con un total del 5,2%, seguidos de las furgonetas y los vehículos destinados a transporte para personas de más de 9 plazas con un 4,9% y un 3,3% del total de casos respectivamente.

    Por el contrario, los camiones y las motocicletas son los vehículos con menos casos graves detectados, arrojando un porcentaje del 2,2 y 2% respectivamente.

    Vehículos que circulan con defectos graves

    Los defectos más habituales

    Muchos son los problemas que puede presentar un neumático, ya que está sometido a mucho estrés relacionado con las cargas longitudinales de las frenadas y aceleraciones, así como laterales en las curvas. Igualmente, debe soportar temperaturas diversas e irregularidades y baches en la superficie sobre la que trabaja.

    Según el estudio, los defectos más habituales relacionados con los neumáticos en los vehículos españoles son:

    1. Desgaste irregular (48,5%)
    2. Defectos de estado como ampollas, deformaciones o roturas (17,7%)
    3. Profundidad insuficiente del dibujo (13,6%)

    Destaca también que el 40% de los ciclomotores y el 34% de las motocicletas utilizan neumáticos con dimensiones o características no coincidentes con las homologadas en sus respectivas fichas técnicas.

    Muchos camiones circulan con deformaciones en los neumáticos.

    De igual modo, un 28% de los autocares circula con una profundidad de dibujo menor de la legalmente exigida, mientras que el 36% de los camiones de más de 3,5 toneladas lo hace con defectos como ampollas o deformaciones en sus neumáticos.

    Implicados en más accidentes

    Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), los vehículos con algún tipo de anomalía en los neumáticos son los más habituales entre los que se ven involucrados en un accidente, dato que además está directamente relacionado con la antigüedad de los vehículos:

    • El 73% de los vehículos accidentados con defectos en los neumáticos tiene más de 10 años.
    • El 16% de ellos tiene entre 6 y 10 años.
    • El 9% de los mismos cuenta con menos de 5 años de antigüedad.
    • El 2% restante corresponde a vehículos de los que se desconoce su antigüedad.

    Cómo cuidar los neumáticos

    Recientemente, hemos hablado de todo lo que hay que saber sobre los neumáticos usados, los recauchutados o de las diferencias que encontramos entre los neumáticos baratos y los más caros, pero resulta vital saber cómo controlar los neumáticos montados en nuestro vehículo para determinar cuándo deben ser cambiados, así como saber cuidarlos para optimizar su rendimiento y durabilidad.

    Un neumático agrietado perderá elasticidad y acabará reventando.

    Siguiendo estos consejos, no sólo reduciremos al mínimo las posibilidades de sufrir un accidente, sino que estaremos ahorrando:

    • Mantener la presión que indica el fabricante, teniendo en cuenta la carga que va a llevar el vehículo.
    • Cambiar los neumáticos cuando la profundidad del dibujo llegue a 3 mm (aunque el límite legal es 1,6 mm).
    • Revisar periódicamente el desgaste desigual del neumático, sobre todo los direccionales. El desgaste desigual se produce por una presión inadecuada (bordes externos si es subinflado o el centro si es sobreinflado), por una alineación incorrecta de las ruedas (borde de la banda de rodadura) o por el mal estado de la suspensión.
    • Revisar visual y periódicamente el estado de las llantas, también por la parte interior, para detectar desperfectos peligrosos.
    • Evitar rozaduras o golpes contra bordillos u otros obstáculos, ya que se pueden ocasionar daños internos no visibles.
    • Vigilar el caucho porque, con el tiempo, se endurece y pierde sus propiedades originales de elasticidad y adherencia. Observaremos grietas y pérdida de elasticidad.

    Por último, no olvides revisar la presión de los neumáticos de manera periódica y frecuente. Todo lo que necesitas saber a la hora de hacerlo correctamente te lo contamos aquí.

    Fuente: RACE y Goodyear / Fotos: Pixabay