¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La apuesta sobre seguro de Glickenhaus con Gustavo Menezes y Ryan Briscoe

    Gustavo Menezes ha tenido un desempeño notable con Rebellion Racing en LMP1.

    Gustavo Menezes y Ryan Briscoe son los dos primeros pilotos de Glickenhaus para la temporada 2021 del WEC.

    La estructura todavía tiene que confirmar cuatro pilotos más, pero por el momento ha asegurado ya dos nombres de garantías.

    La publicación de la lista oficial de inscritos del WEC para su temporada 2021 permitió conocer los pilotos 'designados' por Glickenhaus para cada uno de los dos hypercar con los que luchará en la categoría reina del certamen. En el primero de los SCG 007 LMH se subirá el americano Gustavo Menezes, mientras que en el segundo estará el australiano Ryan Briscoe. Dos pilotos de enorme talento, garantías y con una notable experiencia en resistencia que tienen el perfil de pilotos que necesita Glickenhaus a la hora de afrontar el proyecto más ambicioso que ha tenido hasta ahora entre manos en competición.

    Gustavo Menezes se ha convertido en uno de los grandes talentos del WEC tras competir junto a Signatech en LMP2 durante dos temporadas y con Rebellion en LMP1 otras dos campañas. Tiempo suficiente para haber ganado el WEC y las 24 Horas de Le Mans dentro de la segunda categoría, lograr tres victorias absolutas en Silverstone, Shanghái y Austin y acabar en segundo lugar absoluto en La Sarthe en 2020. Más allá de los resultados, Menezes ha demostrado ser un piloto muy rápido, con ambición y gran capacidad de adaptación. El hecho de ser estadounidense redondea el círculo para Scuderia Cameron Glickenhaus.

    Por su parte, Ryan Briscoe ha forjado su dilatada trayectoria en Estados Unidos, compitiendo en las American Le Mans Series (ALMS) y después en IMSA. Tiene victorias y grandes éxitos en todo tipo de vehículos, habiendo sumado triunfos a bordo de Daytona Prototipes, vehículos LMP2, GT y en última instancia DPi. En 2020 ganó las 24 Horas de Daytona de forma absoluta, triunfo que ya había conseguido en dos ocasiones dentro de la categoría GTLM. Su basta experiencia y su última temporada con el Cadillac DPi de Wayne Taylor Racing son un enorme valora añadido para una estructura como Glickenhaus.