¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Avería en el airbag o SRS: causas y consecuencias

    El airbag es uno de los elementos de seguridad más importantes.Pixabay

    La seguridad es una de las áreas en las que la industria de la automoción más ha avanzado en las últimas décadas y el Airbag es uno de los elementos que más han contribuido a ello. Pero puede averiarse y esto es lo que tenemos que saber para evitarlo o solucionarlo.

    La seguridad es ese concepto en ocasiones muy abstracto en el que a menudo no reparamos, pero que tanta importancia tiene cuando las cosas se tuercen. Algo que, a bordo de un vehículo, tarde o temprano ocurrirá.

    Será en ese momento cuando los elementos de seguridad activa y pasiva del mismo marcarán la diferencia y velarán por nosotros. Y el airbag o SRS (Supplemental Restrain System) es vital en ese sentido, ya que nos protege de golpes contra el volante, el cuadro de mandos o cualquier otra parte del vehículo en caso de accidente. Pero, como todo mecanismo, puede averiarse. Y, si hemos tenido un accidente y ha entrado en funcionamiento, entonces es necesario reacondicionarlo en un taller especializado.

    Luz del airbag encendida

    Ya sabemos qué es un airbag y cómo funciona, pero en este artículo vamos a centrarnos en las posibles causas de una avería en el mismo.

    El cuadro de mandos de nuestro vehículo cuenta con múltiples testigos de advertencia y uno de ellos es el del airbag, que en caso de estar encendido transcurridos unos segundos después del arranque, indicará un fallo en el sistema.

    En ocasiones puede ser un problema en el propio sensor o en los cables de conexión a la centralita, pero lo más normal es que sea el propio airbag el que esté averiado. No obstante, la primera comprobación que podemos hacer es asegurarnos de que las conexiones situadas bajo los asientos están correctamente conectadas.

    «No podremos pasar satisfactoriamente la ITV si el testigo del airbag está encendido»

    También puede ocurrir que, si hemos cambiado de volante, el nuevo no sea compatible y eso provoque que el testigo esté siempre conectado. Sea por esta razón o por otra, lo cierto es que no podremos pasar satisfactoriamente la ITV si el testigo está encendido, ya que se considera falta grave.

    El cinturón de seguridad también puede ocasionar que se encienda el testigo de fallo del airbag o SRS, pues el enganche del cinturón consta de unos pretensores que evitan su retraimiento en caso de colisión. Igualmente, debemos prestar atención al sensor presente en algunos vehículos que determina cuándo hay alguien al volante (lo hace con el peso existente sobre el asiento), pues en muchos casos el airbag no funciona si este sensor no detecta al conductor.

    En cualquier caso, el airbag no dispone de un protocolo de mantenimiento y no suele ser necesario comprobar nada mientras el testigo no se encienda, pero los fabricantes recomiendan sustituirlo cada 10 años.

    Una colisión sin airbag

    Mucha gente no es consciente de la gravedad de una colisión a velocidad de vía urbana, por lo que tampoco presta la atención debida al buen funcionamiento del airbag o SRS. En caso de encenderse el testigo, aunque sea de manera intermitente, tenemos que asegurarnos de solucionar el problema para que, en caso de colisión, el sistema funcione.

    Una colisión con airbag es muy peligrosa, pero sin él es prácticamente mortal.

    Según los estudios, una colisión a 50 km/h genera una fuerza superior a los 500 kg. en un menor de 6 años de edad. Esta misma situación, a su vez, generaría en el cuerpo de la víctima 3000 kg. de fuerza al impactar contra cualquier objeto, por lo que la ausencia del cinturón o el airbag son potencialmente mortales frente al volante, la luna delantera o cualquier otro elemento del vehículo, incluidos otros ocupantes del mismo.

    Cambiar el airbag tras su accionamiento

    En el desafortunado caso de sufrir una colisión en la que el airbag ha saltado, la sustitución del mismo será costosa, pues no es una operación sencilla. En esencia, el airbag o SRS es una bolsa que se hincha en cuestión de milésimas de segundo para evitar que impactemos directamente contra el volante, una puerta o un cristal.

    En muchas ocasiones, tras inflarse el airbag, el volante, el salpicadero o el elemento en el que estaba alojado queda inservible, por lo que hay que reemplazarlo por uno nuevo. Suele ser una operación que no baja de los 400 euros, ya que además de sustituir el propio airbag y alguna otra pieza, debe renovarse la centralita del airbag y las conexiones eléctricas.

    Así funciona un airbag.

    Lo que no debemos hacer en ningún caso es intentar manipular el airbag sin los conocimientos necesarios, ya que la explosión del mismo puede causar lesiones o incluso la muerte si no se hace de manera controlada o con seguridad.

    Los consejos básicos que debemos tener siempre presentes a la hora de manipular un airbag son:

    1. Hay que desconectar la batería y esperar al menos tres minutos antes de tocar nada.
    2. No se deben realizar comprobaciones eléctricas en sistemas con elementos explosivos como el airbag o los pretensores.
    3. La electricidad estática puede llegar a provocar la explosión del airbag, por lo que se hace necesario el uso de guantes antiestáticos.
    4. El área de expansión del airbag debe quedar libre en todo momento para evitar que su explosión provoque lesiones.
    5. Nunca debemos colocarnos frente al airbag durante su manipulación por esta misma razón.