¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El nuevo BMW iX estrena una nueva era de diseño que recibirán los futuros modelos

    Detalle del nuevo faro del BMW iX, el SUV eléctricoBMW

    El estreno mundial del nuevo BMW iX, el SUV eléctrico más potente y que se convierte en el símbolo de lujo de la marca alemana, no solo acuña estas funciones. Es mucho más, porque representa una nueva filosofía de diseño para los futuros modelos bávaros. Una nueva era en la que dominarán los diseños más controvertidos.

    Está más que claro que BMW se encuentra en inmersa enuna nueva filosofía de diseño que se reflejará en los futuros modelos de la firma, y que ya estamos viendo con el estreno de la nueva Serie 4. Una serie de modelos, los más deportivos, que se distinguen más fácilmente por el espejo retrovisor al ver la nueva parrilla del radiador verticalizada al extremos y mucho más estrecha.

    Para muchos, es un un paso atrás del que no entienden cómo BMW ha sido capaz de implantar ese diseño. De hecho, algunos de los clientes más fieles de la firma no cambiarían uno de sus modelos por la nueva generación de los M3 y M4. El responsable de este nuevo rasgo es Domagoj Dukec, quien ya ha explicado que el objetivo es el de diferenciar más cada modelo con identidades únicas, no caer en el juego de las «muñecas rusas» siendo las dimensiones las que distinguen a los modelos.

    La parrilla vertical estrenada en los nuevos BMW M3 y M4 es un nuevo elemento para los futuros deportivos

    Dukec también fue más allá al señalar que hay que dejar de lado las opiniones subjetivas y arriesgar. El diseñador ha señalado que esta parrilla solo se verá en modelos pares más deportivos, pero también es un rasgo del nuevo BMW iX y no es un modelo par ni impar. En este caso, un panel completamente cerrado que sirve para esconder los sensores y componentes de los diferentes asistentes de conducción del SUV de cero emisiones, lo que permite hacer más limpio el diseño. Además, es un claro elemento que permite reconocer inmediatamente como un modelo de BMW, a pesar de su condición de coche eléctrico.

    Ya no es un «accidente» como algunos pensaban, soñando que la marca trabajaría para corregir el «fallo» de la calandra. Todo lo contrario, ha llegado para quedarse mucho tiempo, como también el diseño extremadamente fino de los faros delanteros. Unos grupos ópticos que invitan a profundizar en nuevas líneas de diseño mucho más modernas y vanguardistas, como el hecho de dividir los grupos ópticos frontales en capas, al más puro estilo de los coreanos de Hyundai.

    Un estilo completamente nuevo que ya estamos viendo en algunos de los futuros BMW X8 y los futuros Serie 7 e i7 que ya están dejando buena cuenta de unos rasgos completamente nuevos, rompiendo con el canon que impera actualmente. Si de frente veremos un cambio importante, el iX presenta la nueva generación de luces traseras, una vuelta de tuerca más que también confiere un aspecto más lujoso.

    Los pilotos traseros del nuevo BMW iX reducen se reducen a una mínima expresión