¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Unidades del BMW X5 propulsadas con hidrógeno recorrerán Alemania en 2022

    Mulas del BMW i Hydrogen NEXT concept basada en el BMW X5Twitter BMWi

    Las mulas de pruebas del BMW X5 propulsados por hidrógeno comienzan a salir de las líneas de producción de la marca en Alemania. Una flota de unidades de uso completamente particular que se dedicarán a recorrer y acumular kilómetros desde 2022. Con una estética especial, el objetivo es validar una nueva tecnología para una nueva generación de eléctricos.

    La pila de combustible desarrollada por los ingenieros de la marca de Múnich, en principio, estará destinada únicamente a los SUV. Este es el motivo por el que se ha elegido al BMW X5 como mula de pruebas de esta tecnología más limpia. El fabricante ya está fabricando una flota de unidades que se pondrán en carretera en 2022.

    Por ahora BMW está cumpliendo los plazos. La prueba se realizará estrictamente en Alemania, en un uso particular de recorridos en ciudad, carreteras comarcales y autopistas, acumulando kilómetros para validar el sistema y poder dar luz verde de producción a una nueva generación de coches eléctricos que serán alimentados por hidrógeno, y en el que todo el sistema de propulsión es completamente nuevo.

    Foto BMW i Hydrogen NEXT concept - Técnica
    Detalle del tren de propulsión del BMW i Hydrogen NEXT concept, que se montará en los X5 de pruebas

    Las pruebas reales de BMW con hidrógeno arrancan en 2022

    Las mulas de la flota de pruebas serán fácilmente reconocibles por su aspecto, ya que los BMW i Hydrogen NEXT concept presentarán el mismo aspecto que sobre estas líneas. Reflejos en azul metalizado en la parrilla ovoide, en la rejilla de las tomas de aire inferiores y laterales o en el bañado de los radios de las llantas de aleación, además de por los vinilos que presentará en las puertas de ambos lados.

    De hecho, los motores eléctricos pertenecen a la quinta generación eDrive, los mismos de los nuevos BMW iX y BMW i4. El sistema está compuesto por una pila de combustible que genera una potencia de 125 kW, equivalentes a 170 CV, que envía a un motor eléctrico de 286 CV colocado sobre el eje trasero. Además, la batería de alta tensión se ha colocado encima de este propulsor eléctrico, por lo que no solo acumula energía, sino que proporciona un extra para aceleración. El sistema desarrolla una potencia total de 275 kW, unos 374 CV.

    Los técnicos también han sumado dos tanques que almacenan el hidrógeno a alta presión. Por ahora, la capacidad conjunta asciende a 6 kilogramos, una cifra realmente baja, de la que la marca de Múnich no ha apuntado a una cifra en especial. A muy grandes rasgos, han señalado la órbita de los 600 kilómetros, limitándose a decir que «ofrecerá una gran autonomía, bajo cualquier condición climática», en clara referencia a las mermas de los coches eléctricos de batería. Si los resultados son positivos, los primeros modelos de producción los veremos como prototipos en 2024.