¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Ojo a este BMW X5, su tecnología de propulsión revolucionará los SUV en el futuro

    4
    BMW i Hydrogen NEXT X5

    Los prototipos del BMW i Hydrogen NEXT X5 ya ruedan. La firma de Múnich se ha tirado a la piscina del hidrógeno y la pila de combustible, arrancando un período de pruebas que se mantendrá por espacio de año y medio. Una demostración de la validez de esta tecnología para una futura generación de coches eléctricos, principalmente SUV.

    El BMW X5 se ha convertido en el primer modelo de la marca alemana en alojar una pila de combustible en sus entrañas. La firma lleva años probando soluciones motrices de hidrógeno, una tecnología que requiere tiempo y una gran inversión y que ya vimos, por primera vez, a bordo de un BMW Serie 5 Gran Turismo hace cinco años. Ahora, BMW ya tiene madurada toda la tecnología, por lo que ya ha empezado las pruebas en tráfico real.

    El SUV de lujo es el primer modelo que la firma ha equipado con una pila de combustible, adelantándose dos años a los planes iniciales que te contamos hace poco más de un año, en principio destinada al X7, transformando en una serie de prototipos rodantes al BMW i Hydrogen Next, el anticipo tecnológico presentado en 2019. Este es el verdadero, y primer, fruto en materia de hidrógeno que ha generado la colaboración firmada entre los bávaros y los japoneses de Toyota en 2013.

    Foto BMW i Hydrogen NEXT X5 - exterior
    El prototipo funcional del BMW i Hydrogen NEXT X5 rodará en carreteras europeas hasta finales de 2022

    El BMW X5 de hidrógeno es una realidad en forma de prototipo

    Durante el siguiente año y medio, hasta finales de 2022 cuando se prevé que se fabrique una flota, los prototipos de este BMW X5 eléctrico rodarán por las principales carreteras europeas, especialmente en las regiones del continente que la marca utiliza como lugares de prueba, lo que permitirá comprobar de primera mano el funcionamiento del sistema, la tecnología de chasis específica y los sistemas electrónicos. Un modelo que será reconocible por este camuflaje especial de coches eléctricos, por los indicativos en los laterales y trasera y, por supuesto, por la ausencia de escapes.

    Los prototipos están equipados con una pila de combustible, capaz de generar una potencia eléctrica de 170 CV, junto a un convertidor eléctrico instalado bajo la pila que ajusta el voltaje, suministrando potencia al conjunto eléctrico. En total, el sistema de propulsión genera una potencia total de 374 CV. El sistema también cuenta con dos depósitos para almacenar seis kilogramos de hidrógeno a 700 bar, fabricados en plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), que se pueden recargar en menos de 4 minutos.

    Lo más interesante es que BMW no se ceñirá a la utilización de la pila de combustible con alimentación de hidrógeno, sino que le dará otras aplicaciones. Por ejemplo, la firma considera un complemento para motores de combustión, híbridos enchufables y vehículos eléctricos de batería. En este sentido, Toyota ya investiga una nueva aplicación del hidrógeno, como combustible de un motor de combustión tradicional.

    Foto BMW i Hydrogen NEXT X5 - interior
    El prototipo del BMW i Hydrogen NEXT X5 recabará datos del funcionamiento del sistema y toda la electrónica
    Ojo a este BMW X5, su tecnología de propulsión revolucionará los SUV en el futuro