Cadillac XLR: el fracaso del Corvette más lujoso y distinguido

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(10 fotos)

El rival de General Motors para los Mercedes SL y Jaguar XK fue el Cadillac XLR, un deportivo convertible que tomaba como base el Chevrolet Corvette, aunque con numerosos elementos de Cadillac y acabados más propios de un Gran Turismo.

Cadillac XLR, fabricado entre 2003 y 2009.

En los últimos tiempos se ha especulado mucho acerca del posible lanzamiento de un nuevo modelo estandarte de Cadillac basado en el desarrollo del futuro Corvette C8 de motor central. Hace solo unos días, una filtración parece haber relacionado por fin ambos modelos, con la aparición de unos documentos que revelan los nuevos motores del C8 y que también serán empleados por Cadillac en un nuevo modelo deportivo.

Aunque la política de General Motors dicta férreamente compartir plataformas y elementos mecánicos hasta la extenuación en todas sus marcas, hay algunas excepciones a esta norma, como algunos modelos de Cadillac y el propio Corvette. Sin embargo, ya hubo una ocasión en la que Cadillac empleó el Corvette para desarrollar un modelo deportivo, el Cadillac XLR.

Adelantado bajo la forma del Cadillac Evoq concept de 1999, el Cadillac XLR fue la última apuesta de GM en el segmento de los Gran Turismo, donde se enfrentaba a algunos de los modelos más destacables de sus rivales europeos, como el Mercedes SL, el BMW Serie 6 o el Jaguar XK, entre otros. Sirviendo además como el modelo estandarte del catálogo de la firma premium estadounidense.

Sistema de plegado del techo rígido.

Desvelado en su forma definitiva de producción en el Salón de Detroit de 2003, el XLR era una versión algo suavizada del radical estilo del Evoq concept, aunque sus líneas maestras y rasgos principales derivaban directamente del prototipo presentado 4 años antes. Aunque a nivel técnico realmente estaba relacionado con el Chevrolet Corvette, empleando la misma plataforma Y de GM que el Corvette C5, que en ese momento se encontraba ya en la última etapa de su vida comercial.

Por este motivo, el modelo estandarte de Cadillac se ensamblaba en la planta de Bowling Green, destinada en exclusiva al deportivo de Chevrolet y que desde 2003 hasta la desaparición del modelo, en 2009, también destinó una línea de producción al nuevo biplaza de Cadillac, empleando la misma maquinaria que era empleada para la quinta generación del Corvette.

Técnica

Aunque Chevrolet no distingue entre las distintas plataformas empleadas en las distintas generaciones del Corvette desde 1984, empleando tan solo la denominación plataforma Y, lo cierto es que con cada nueva generación el chasis del Corvette ha sido constantemente evolucionado, hasta el punto que el modelo actual poco conserva del esquema original. La quinta generación del Corvette fue uno de los mayores saltos evolutivos de esta arquitectura, estrenando por primera vez la disposición transaxle con la transmisión sobre el eje trasero, separada del motor, con un reparto de pesos más favorable.

Superficies muy macizas y marcadas.

El Cadillac XLR y la sexta generación del Corvette, aparecida poco después de la presentación del modelo de Cadillac, empleaban una evolución de esta plataforma, por lo que a pesar de no compartir algunos elementos, contaban con la misma distancia entre ejes, 2.685 mms.

A nivel mecánico, el XLR fue el primer modelo basado en la plataforma Y que no empleó un bloque V8 push-rod de 16 válvulas, sino el V8 Northstar de 4.6 litros con doble árbol de levas en cabeza y 32 válvulas empleado por Cadillac, que en este modelo era montado longitudinalmente y entregaba 324 CV (320 hp), estaba asociado exclusivamente a una transmisión automática de 6 velocidades.

Dos años después de su lanzamiento Cadillac introdujo una versión más deportiva, el XLR-V, que contaba con una versión sobrealimentada del motor V8 Northstar con 449 CV (443 hp) y el mismo equipo de frenos disponible en el paquete Z51 opcional del Corvette, con ruedas de 19 pulgadas en lugar del equipo estándar de 18” de la versión base.

Línea en cuña muy marcada.

Diseño

Las rotundas y particulares líneas del XLR eran consecuencia directa del lenguaje de diseño “Art & Science” estrenado precisamente por el Evoq concept y llevado a producción justo un año antes con el Cadillac CTS de primera generación. El XLR fue la sublimación de esta filosofía de diseño, y no solo porque pasa por ser la versión de producción del Evoq concept sino porque sus diseñadores llevaron estos rasgos hasta sus últimas consecuencias.

El XLR se define por completo por estos rasgos, las mismas líneas rectas que dibujan el frontal se prolongan sin interrupción hasta su zaga, dejando como únicos elementos curvos las pasos de ruedas y las franquicias de las puertas. Todos sus elementos se definen con los mismos trazos macizos y cortantes, de ahí que debido a su radical diseño no solo fuera acogido con cierta frialdad, sino que ha envejecido prematuramente, como todos los productos con un diseño muy marcado.

A nivel estético el modelo apenas cambió durante su corta existencia, solo la versión XLR-V y el model year 2009 supusieron alguna novedad en este aspecto, con una simple parrilla de rejilla específica en el primer caso y cambios menores en el frontal y la zaga en el último. Estos cambios fueron tan leves que es muy difícil distinguir un XLR 2009 del resto de producción del modelo, debemos fijarnos en la abertura central del paragolpes y el conjunto de ópticas auxiliares a los laterales para poder identificar los modelos.

Interior muy lujoso y plagado de detalles.

Su interior era toda un excepción al minimalista diseño exterior, a pesar de que trataba de continuar las líneas de la carrocería. Con un habitáculo bastante espacioso para ser un biplaza, el XLR contaba con unos acabados muy lujosos, plagado de materiales auténticos y no simulados, como la madera, que era bien visible en el atractivo túnel central o la parte superior del volante. Muy distinto de la extraordinaria simplicidad y burdos acabados que caracterizaron al Corvette durante décadas.

A nivel de equipamiento encontramos una dotación de primer orden, incluyendo DVD e incluso un sistema de control de crucero activo con radar, la primera vez que la marca empleaba dicho sistema. El sistema de techo plegable era obra de Top Car Systems, una compañía alemana especializada en sistemas de techos creada por Porsche y Mercedes pero ahora propiedad del grupo Magna.

Antecedentes

Lo más parecido a un antecesor del XLR no es otro que el Cadillac Allanté, que se dejó de fabricar justo 10 años antes de la presentación del XLR. Si el Allanté pasaba por ser toda una rareza por su diseño y fabricación llevados a cabo por Pininfarina, el XLR tomaba el camino opuesto al contar con una base conocida y mucho menos compleja, aunque a nivel de diseño ambos modelos estaban definidos por líneas rectas.

Cadillac Allanté, el antecesor más próximo al XLR.

Al igual que el Allanté, el XLR no gozó de éxito comercial, por lo que ambos desaparecieron tras la primera generación menos de una década después de haber llegado al mercado. Aunque en el caso del XLR el motivo principal no fue un precio muy elevado, sino la imposibilidad de poder competir con sus rivales europeos, mucho más refinados y con catálogos dotados de múltiples versiones.

Finalmente, solo fueron ensamblados 15.460 unidades del XLR frente a las 21.430 unidades fabricadas entre 1987 y 1993 del Allanté. Cifras anecdóticas en comparación con los más de 215.000 Corvette C6 que fueron ensamblados en la misma planta del XLR.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×