¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Citroën y el drama de las homologaciones en el JWRC

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho

    Por segunda vez en un año, Citroën Racing ha tenido problemas con la homologación de alguno de los componentes de sus Citroën DS3 R3T. En el Tour de Corse todas las unidades del Junior WRC compitieron con una bomba de agua ilegal.

    La gestión de Citroën en el JWRC se puede considerar buena. Sin embargo, ya son dos veces las que el fabricante francés comete errores de bulto con la homologación. Como si este sistema no fuera con la firma gala, en apenas un año se han detectado dos irregularidades notables en los componentes del DS3 R3T. Curiosamente, ambas han coincidido con los rallies disputados en tierras galas y aunque en esta ocasión los pilotos del JWRC no han sido descalificados, Citroën Racing tendrá que asumir una multa de 30.000 euros, que le servirá para escarmentar.

    En el pasado Tour de Corse, los Citroën DS3 R3T Max montaban una bomba de agua no homologada en lugar de la bomba de agua eléctrica del modelo de producción. Un caso que ha sido trasferido a los comisarios técnicos del Rally RACC de Catalunya, que han sido categóricos. Todas las unidades del Junior WRC deben volver a usar la bomba original en el Rally RACC, ya que la homologación no fue recibida por la FIA por un error. Quentin Gilbert mantiene su título ya que los pilotos del JWRC participantes en el Tour de Corse han sido penalizados con 60 minutos. El orden interno es idéntico.

    Este problema con la homologación y la multa de 30.000 euros recuerda al episodio vivido hace un año en el Rally de Francia-Alsacia. En esa prueba todos los pilotos del JWRC fueron descalificados, aunque mantuvieron los resultados en el seno de la categoría y Stéphane Lefebvre se mantuvo como campeón del Junior WRC. En aquella ocasión Citroën cometió un error en la ficha de homologación, por lo que la medida del árbol de levas no era correcta. Ya entonces Citroën Racing recibió una multa de 10.000 euros. En definitiva, Citroën y las homologaciones no se llevan nada bien.