¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    No todos los concesionarios están contentos por la ofensiva eléctrica de General Motors

    Cadillac Lyriq conceptCadillac

    Muchos de los concesionarios de General Motors se van a enfrentar a un importante desembolso económico para poder acoger la comercialización de la nueva gama de vehículos eléctricos de la corporación estadounidense, que en el caso de marcas como Cadillac o GMC están cerca de recibir sus primeros modelos alimentados por baterías.

    Que General Motors está haciendo un esfuerzo mayúsculo para lanzar en breve una enorme gama de vehículos eléctricos no es ningún secreto, pues la corporación lo lleva anunciando desde hace varios años. Pero no ha sido hasta ahora que hemos sabido que la llegada de esta nueva gama también va a suponer un importante esfuerzo económico y organizativo para su red global de concesionarios, algo que no está siendo del agrado de todos sus distribuidores.

    La compañía planea lanzar un gran número de modelos alimentados por baterías durante la próxima década y además pertenecientes a muy distintas tipologías, que van a estar integrados en los distintos catálogos y sellos de la corporación, por lo que hablamos de múltiples modelos destinados a muy distintos segmentos y mercados. Esto supone que estos van a competir en múltiples escenarios, incluidos los que no son aún favorables para estos vehículos, y la red de concesionarios de la compañía no son ajenos a este hecho.

    Teaser del nuevo GMC Hummer EV.

    La nueva serie de eléctricos que va a lanzar GM han sido bautizados como tercera generación debido a que cuentan con una tecnología más avanzada que los modelos actuales, como pueden ser el Chevrolet Bolt y el Buick Velite 7. Los primeros modelos anunciados de esta nueva generación son los nuevos GMC Hummer EV, Cadillac Lyriq y Cadillac Celestiq. Estos comenzarán a llegar al mercado en aproximadamente 2 años, pero para poder venderlos, los distribuidores tienen que hacer importantes modificaciones en sus concesionarios. Según las declaraciones de algunos distribuidores estadounidenses de Cadillac, la nueva gama de eléctricos de la compañía les va a suponer una inversión media de 200.000 $, lo que puede no ser demasiado para las compañías más grandes o con mayor cifra de ventas pero que puede ser todo un jarro de agua fría para los concesionarios de algunas regiones norteamericanas. Pues es conveniente recordar que los vehículos eléctricos no tienen la misma acogida en todas las zonas de Estados Unidos y Canadá.

    En aquellas zonas donde los vehículos de emisiones cero tienen alta demanda, como los estados costeros de la costa oeste o en mercados como China, la llegada de la nueva gama eléctrica de Cadillac se espera con impaciencia, sin embargo, los concesionarios de GMC y Cadillac de las zonas rurales del interior, donde aún no existe una gran infraestructura de recarga, no ven con tanto optimismo la nueva gama electrificada. Sobre todo si tienen que hacer grandes desembolsos económicos previos. Pues no esperan grandes cifras de ventas ni un retorno rápido de la inversión.

    La inversión que tienen que realizar los concesionarios va dirigida a reformar sus instalaciones e incluir uno o varios puntos de carga, además de las correspondientes formaciones y herramientas necesarias para poder comercializar y prestar asistencia técnica a estos vehículos.

    Cadillac Lyriq concept.

    El fallido Project Pinnacle

    Muchos concesionarios aún recuerdan el enorme desembolso que tuvieron que hacer cuando Cadillac lanzó su estrategia Project Pinnacle, encaminada a mejorar la imagen premium de la marca y de su red de distribuidores. Lo que supuso tener que modernizar los concesionarios para que estos ofrecieran una imagen más premium. Una estrategia que como bien sabemos ha sido todo un fiasco, ya que sus proyectos más importantes y mediáticos, los derivados de la arquitectura Omega que estrenó el Cadillac CT6, han terminado siendo eliminados, incluido el propio CT6. Por lo que no todos los concesionarios estadounidenses ven con buenos ojos la nueva estrategia de producto eléctrico de General Motors.