¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Correa o cadena de distribución? Ventajas e inconvenientes de cada sistema

    ¿Qué es mejor?¿La correa o la cadena?

    Una de las operaciones clave en el mantenimiento de nuestro vehículo es el cambio de la correa de distribución.

    No hacerlo a tiempo ocasionará graves daños pero, ¿es realmente ventajoso tener un motor con cadena de distribución?

    A grandes rasgos, un motor cobra vida cuando giramos la llave de contacto y el motor de arranque genera el movimiento del cigüeñal a través de un impulso eléctrico. A consecuencia de ello, las bielas hacen que los pistones se muevan en el interior de los cilindros, comprimiendo la mezcla de aire y combustible.

    Ello propicia la combustión de dicha mezcla, que a su vez hace que se mueva el árbol de levas conectado al cigüeñal, permitiendo que las válvulas se abran y cierren. El cigüeñal está conectado al volante motor, que a su vez está sincronizado con la transmisión, encargada de convertir esa energía en movimiento de las ruedas.

    Pues bien, para que un motor de combustión funcione es imprescindible que el sistema de distribución sea capaz de sincronizar la apertura y cierre de las válvulas del motor con el cigüeñal, haciendo posible la combustión y el consiguiente movimiento del vehículo.

    El fabricante SKF nos explica las principales diferencias entre la correa y la cadena de distribución.

    Y en dicho proceso, la correa o cadena de distribución es vital, ya que conecta el árbol de levas con el mencionado cigüeñal. Tanto la cadena como la correa tienen sus ventajas e inconvenientes, pero ambas tienen como función transmitir la energía mecánica de un engranaje a otro, en este caso ambos engranajes son el cigüeñal y el árbol o árboles de levas.

    Cabe apuntar, no obstante, que la cadena o correa de distribución no es el único elemento de este tipo que podemos encontrar en un motor, pues diversos sistemas auxiliares como el aire acondicionado o la dirección asistida se sirven de este tipo de sincronizadores mecánicos para ser accionados por el impulso del motor.

    Ventajas e inconvenientes de la correa de distribución

    La correa es una banda de caucho, nylon o goma con un estriado en la cara interior que posibilita su acoplamiento a las poleas fijadas a los elementos que deben moverse de manera sincronizada.

    La correa es más silenciosa que la cadena al generarse el rozamiento de su material gomoso con las poleas. Además, el coste de fabricación de la misma es muy inferior, aunque esto redunda principalmente en la marca, no en el cliente. En cualquier caso, la evolución de los sistemas de insonorización de los vehículos actuales hacen que la diferencia sea un inconveniente menor o incluso imperceptible.

    Es aconsejable cambiar el kit de distribución completo cuando llega el momento de sustituir la correa.

    Por el contrario, la correa tiene como principal inconveniente que hay que sustituirla entre los 80.000 y los 200.000 kilómetros aproximadamente, dependiendo de lo que aconseje cada fabricante. Por efecto del calor y el rozamiento, este elemento acaba perdiendo sus propiedades y, de no sustituirse, llegará a romperse con total seguridad, desencadenando una avería grave que puede ocasionar desde un desembolso de más de 2000 euros hasta la sustitución del motor al completo.

    El coste de la operación de cambio de la correa ronda entre los 200 y 600 euros, dependiendo del fabricante y diseño del motor. Para evitar que termine siendo un gasto inútil, es aconsejable sustituir todo el kit de distribución, incluida la bomba de agua en el muy probable caso de que también sea movida por este.

    Aspectos a tener en cuenta con un motor de correa

    Además de todo lo mencionado en el caso de los motores con correa de distribución, debemos tener en cuenta que si utilizamos nuestro vehículo principalmente en un entorno urbano, de temperaturas extremas o mucho polvo, la vida útil de la correa puede disminuir en alrededor de un 20%.

    Tampoco es aconsejable esperar más de cinco años para sustituirla, independientemente de los kilómetros que el vehículo haya recorrido. En caso de esperar más, es importante controlar periódicamente su estado, comprobando que no haya empezado a deshilacharse, pues en ese caso la rotura completa está cercana.

    Ventajas e inconvenientes de la cadena de distribución

    La cadena de distribución se asemeja a la unión de eslabones metálicos que podemos ver en una bicicleta, aunque su grosor, tamaño y resistencia es muy superior al deber soportar tensiones mucho más elevadas. También cabe destacar que en los motores no encontramos piñones como los de las bicicletas, sino poleas. Cada vez es más habitual que los fabricantes de motores opten por un sistema de cadena para el kit de distribución, pues cuenta con ventajas muy atractivas para el cliente.

    La cadena no necesita mantenimiento alguno salvo que pierda tensión y haya que tensarla de nuevo para evitar pérdida de potencia y un aumento del consumo. Se considera lógica una duración de 250.000 kilómetros, a partir de los cuales se suele recomendar un cambio por precaución, aunque el riesgo de rotura es casi nulo.

    Lo que sí debemos tener muy en cuenta es el control del nivel de aceite, pues existe mayor riesgo de pérdida o de error en la especificación del mismo. En ese caso, la cadena podría empezar a dar sacudidas y romperse, desencadenando una avería grave y muy costosa.

    En el caso de la cadena de distribución, el principal inconveniente -cada vez menor en los vehículos actuales- es el de un mayor ruido generado por el rozamiento entre la cadena y las poleas, ambas de material metálico. Tampoco conviene que olvidemos que, aunque su mantenimiento y control son mínimos, estos deben seguir realizándose para comprobar que no haya pérdida de tensión, aunque esto no suele suceder antes de haber recorrido más de 200.000 kilómetros. Finalmente, el recorrido debe ser más simple y es habitual que sean necesarias más correas (no cadenas) destinadas a mover sistemas auxiliares.

    El futuro: FreeValve

    Aunque ha quedado claro que el sistema de cadena presenta más ventajas que el de correa, no cabe duda de que el futuro pasa por prescindir de ambos elementos, algo en lo que diversos fabricantes ya trabajan.

    La firma sueca Koenigssegg presentó en 2015 el sistema «FreeValve», que prescinde de distribución mecánica y, por tanto, de cadena o correa de distribución. En su lugar utiliza un sistema electrónico que, en colaboración con el fabricante chino Qoros, sustituye el árbol de levas por un actuador eléctrico, hidráulico y neumático que permite controlar la apertura y cierre de las válvulas de admisión y escape de forma independiente y en función de las necesidades.

    El motor «FreeValve» prescinde del árbol de levas y el kit de distribución.

    Este sistema permite, además de eliminar el factor del mantenimiento y sustitución del kit de distribución, obtener más potencia y reducir el consumo. Aunque de momento no es una tecnología accesible para la producción, tanto Koenigssegg como Qoros tienen previsto comenzar a introducirlo en sus próximos modelos de calle.

    También cabe decir que existen motores que, para el kit de distribución, prescinden de correa o cadena, utilizando un sistema de piñones sincronizados que conectan el árbol de levas con el cigüeñal. Este método está en desuso, ya que es más pesado y genera mucho más rozamiento, con la consiguiente pérdida de potencia y aumento de consumo.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto