¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Qué es el árbol de levas? Tipos y averías

    6 min. lectura

    La mecánica del automóvil es un mundo altamente confuso para muchos conductores, por lo que en esta ocasión vamos a profundizar un poco en uno de los componentes clave del motor. Este importante elemento se encarga de controlar el accionamiento de las válvulas de escape y admisión para que apertura conlleve el menor intervalo posible o se produzca durante intervalos semejantes.

    Mecánicamente, el árbol de levas es una barra o eje de rotación que incorpora unas palas o levas, que son las encargadas de accionar la apertura y cierre de las válvulas. Esta barra queda colocada sobre la culata del motor y en algunos casos hay dos: una para las válvulas de admisión y otra para las válvulas de escape. Los árboles de levas quedan unidos al cigüeñal mediante la correa o cadena de distribución. Además, contribuyen a repartir el aceite por el motor y ayudan a que funciona la bomba de combustible.

    ¿Cómo funciona?

    Cuando giramos el contacto del vehículo, esto genera el movimiento del cigüeñal a través de un impulso eléctrico. Ello hace que las bielas empujen y retraigan los pistones hacia los cilindros, comprimiendo la mezcla de aire y combustible y generando a su vez una chispa que enciende las bujías en la cámara de combustión.

    Como el árbol de levas está conectado al cigüeñal, inicia su rotación y permite que las válvulas se abran y cierren para dejar pasar la mezcla o expulsar los gases resultantes del proceso.

    Tipos

    • SV

    También denominado de válvulas laterales por la colocación de estas en el lateral del cilindro, dentro del bloque motor. Tiene dos inconvenientes importantes: la cámara de compresión debe ser de mayor tamaño y las dimensiones de las cabezas de las válvulas se ven limitadas por falta de espacio.

    • OHV

    El árbol de levas está colocado generalmente en la sección inferior del bloque motor, con las válvulas en la culata. La transmisión del movimiento del cigüeñal al árbol de levas es directa a través de piñones o de una cadena corta. Con este sistema el mantenimiento de la transmisión de estos elementos es prácticamente nulo, pero el número de elementos que componen el sistema es mayor, limitando el número de revoluciones que el motor puede alcanzar. Además, debido a la temperatura del motor, la holgura de los taqués debe ser mayor.

    • OHC

    En este caso el árbol de levas se sitúa en la culata, junto a las válvulas. Es el sistema más extendido porque reduce considerablemente el número de piezas necesarias para conectar el árbol de levas y las válvulas, consiguiendo una apertura y cierre más rápidos, además de un régimen mayor de revoluciones.

    Por el contrario, complica la transmisión del movimiento desde el cigüeñal y las correas o cadenas de distribución deben ser de mayor longitud, lo que conlleva un desgaste superior y también más mantenimiento. Es el sistema más caro y complejo, pero también el más eficiente en cuanto a rendimiento.

    Corte transversal en el que se aprecia el funcionamiento de un sistema DOHC (doble árbol de levas). El eje y las levas comprimen y retraen los pistones con su giro.

    Existen dos variantes: SOHC y DOHC. La primera utiliza un único árbol de levas para todas las válvulas. El segundo hace uso de uno para las de admisión y otro para las de escape.

    Averías

    La principal causa de problemas en el árbol de levas es la falta de lubricación, lo que implica un aumento del desgaste de los apoyos o los rodamientos. En caso de daño o rotura, debemos reemplazar la pieza al completo, lo que en la práctica supone una de las averías más costosas que podemos sufrir en un vehículo.

    Adicionalmente, puede ocasionar un fallo en un cojinete que impida que el lubricante complete el proceso de engrase del motor y también pueden aparecer holguras en su alojamiento como consecuencia del uso, aunque en este caso la reparación es sencilla.

    Existen varios posibles modos de detectar la avería del árbol de levas y, con ello, la posibilidad de ahorrarnos un importante desembolso económico:

    • Traqueteos en el motor: mal acoplamiento de los engranajes o desgaste excesivo de los casquillos y/o soportes.
    • Pérdida de potencia: apoyo del eje gripado, levas con holgura o rotas.
    • Chirridos estridentes: árbol de levas a punto de griparse, comprobar apoyos.
    • El coche no arranca: árbol de levas gripado (debe ser reemplazado).