¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Dallara y los LMDh de BMW y Cadillac: juntos, pero no revueltos

    Dallara y los LMDh de BMW y Cadillac: juntos, pero no revueltos
    Las instalaciones de Dallara acogen simultáneamente dos proyectos LMDh de gran calado.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho3 min. lectura

    Dallara ha diseñado un grupo de trabajo común y dos grupos dedicados en exclusiva a los LMDh de BMW y Cadillac.

    Estos dos grupos de trabajo no tienen contacto entre sí, por lo que el trasvase de información es casi imposible.

    Dallara será el proveedor de chasis de los proyectos LMDh de BMW y Cadillac. Un desafío muy grande que ha obligado al fabricante italiano a 'reacondicionar' sus instalaciones. De hecho, Max Angelelli como alto ejecutivo de Dallara ha explicado que los proyectos de ambas marcas se encuentran en salas diferentes, protegidas por contraseña y con equipos de trabajo en parte compartidos y en parte dedicados. La dirección general del esfuerzo LMDh para los dos fabricantes es para Aldo Costa y en el desarrollo de ambos prototipos están involucradas más de 80 personas. Un volumen de trabajadores acorde al reto que tiene el constructor italiano por delante.

    De hecho, Dallara es el primero de los cuatro fabricantes de chasis licitados para la categoría LMP2 -y por extensión LMDh- que ha firmado un vínculo con más de un fabricante, algo que ya le sucedió en la era DPi. Por eso, Dallara ha tomado notables precauciones para proteger la identidad y propiedad intelectual de cada marca, tal y como ha recalcado Max Angelelli: «La columna vertebral del chasis es responsabilidad del constructor. Somos responsables de este punto y hay una definición muy clara. Necesitamos asegurarnos de que se adapte a distintos tipos de motores y cuerpos. Tenemos un grupo de trabajo dedicado a esta columna, otro para BMW y un tercero para Cadillac».

    Remarcando esta idea ante ambos proyectos destinados al WEC, el responsable de Dallara ha añadido: «Los proyectos están separados en diferentes habitaciones. Los chicos de la columna vertebral tienen que asegurarse de que todo va bien con Cadillac y BMW porque hay una parte común. Sin embargo, los grupos de trabajo de BMW y Cadillac están separados ya que cada prototipo cuenta con aerodinámica, sistemas de propulsión y electrónica distinta. Están en habitaciones diferentes y hay que tener una contraseña para entrar. El tipo que trabaja con BMW no habla ni se acerca al trabajo del otro fabricante. El uso del túnel del viento es individualizado y con un personal limitado para cada proyecto».

    Fotos: Dallara