¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Las diferencias entre el exclusivo BMW M4 CS y el radical M4 GTS

    17

    Hemos podido comparar los dos deportivos más excitantes de la firma de Munich. El especial M4 CS frente al radical M4 GTS, dos bestias del asfalto que solo pueden ser comparadas en nuestro país, puesto que el CS era presentado como edición limitada solo para España. Veamos sus diferencias.

    Los M4 CS y M4 GTS son las opciones más deportivas de la Serie 4.

    Actualmente, BMW dispone en su gama de varias versiones deportivas, pero entre todas ellas podemos destacar, y como veremos por muchos motivos, las dos últimas versiones del M4. Un modelo que ya de por si destacable, para muchos referencia de su segmento (coupés derivados de berlinas), pero que en los últimos meses hemos visto crecer en la forma de diversas versiones, una de ellas exclusiva para nuestro mercado.

    El BMW M4 CS es un modelo muy especial. En primer lugar porque es una edición limitada, con una producción de solo 60 unidades destinadas exclusivamente para el mercado español. Su nombre lo define a la perfección, M4 Competition Sport, unas siglas que probablemente no tardaremos en ver trasladadas a la gama regular de BMW.

    Este aumenta la potencia con respecto al M4 convencional, añadiendo un paquete aerodinámico específico con grandes dosis de fibra de carbono, como su enorme ala trasera fija. De este material también encontramos las carcasas de los espejos o el nuevo splitter delantero, así como en el interior, donde descubrimos el habitáculo habitual del M4 adornado en profusión con este material.

    El M4 CS es una edición limitada a solo 60 unidades.

    Por su parte, el BMW M4 GTS es la expresión más radical comercializada hasta la fecha del M4, incluyendo todo el linaje anterior del M3. Lo único que podría resultar más salvaje es el M3 GT3 V8 Strassenversion de 2001, pero como ya sabemos, fue un modelo que nunca llegó existir (al menos comercialmente hablando). La receta del M4 GTS es sencilla, más potencia y menor peso, lo que unido a una configuración aerodinámica y de bastidor lo convierte en el M4 más apto para pista.

    Su estética no engaña. Profusión de fibra de carbono en el exterior, un inmenso alerón trasero, escapes de titanio y una suspensión rebajada dejan a las claras que esta no es una versión deportiva más. Mientras que en el interior encontramos un habitáculo estrictamente biplaza, en la que los asientos deportivos disponen de arnés de seguridad y una llamativa jaula antivuelco donde debían acomodarse los pasajeros traseros. Cada panel denota el extremos aligeramiento al que ha sido sometido.

    1- Diferencias exteriores

    A pesar de que para el más profano ambos modelo pudieran ser muy similares, un M4 con un agresivo kit aerodinámico, lo cierto es que un segundo vistazo nos muestra las evidentes diferencias entre ambas versiones.

    El kit aerodinámico es ligeramente más radical en el M4 GTS.

    La más curiosa de todas sin duda es que desde el exterior asoma la llamativa jaula antivuelco trasera del M4 GTS, lo que nos indica claramente que no estamos ante un vehículo convencional. En la zona delantera encontramos en ambos modelos una lectura diferente del paragolpes del M4, con los aletines y splitter en fibra de carbono vista, aunque el labio inferior del GTS es más pronunciado, en busca de provocar más carga aerodinámica.

    En el lateral, encontramos las mismas salidas de aire caliente tras la rueda delantera y unas taloneras más marcadas, acabadas en carbono, en el M4 CS. Mientras que en la trasera, encontramos el mismo difusor y 4 salidas de escape circulares en ambos, pero el alerón de carbono del GTS dispone de un aspecto más radical, con dos mástiles macizos en el caso del CS y algo más elevado en el GTS.

    2- Diferencias interior

    El habitáculo es donde vamos a encontrar el mayor número de diferencias, puesto que si el M4 CS lo podemos calificar como una variante más deportiva del M4, el GTS es realmente más próximo a un vehículo de competición.

    El interior del M4 GTS es puro ambiente racing.

    Mientras en la versión CS nos encontramos con el habitáculo estándar del M4, aderezado con inserciones de carbono pero con todo su equipamiento y acabados y guarnecidos habituales, en el M4 GTS se prescinde de todo eso. Los guarnecidos y revestimientos dejan de ser de piel, los paneles de las puertas son sustituidos por unos lisos más ligeros en los que no tenemos ni asidero para sujetar la puerta, sino una cinta, al más puro estilo de competición.

    Además, se anula la banqueta trasera completa y se sustituye por una jaula antivuelco que solo cubre desde el pilar B hacia atrás. Curiosamente, no prescinde de pantalla multifunción con sistema de navegación GPS y climatizador. El ambiente resultante es muy racing, con revestimientos de aspecto ignífugo y Alcántara por doquier, incluido el grueso aro del volante.

    3-Diferencias técnicas

    Como podemos ver en la tabla, las diferencias técnicas parecen mínimas. Ambos derivan del M4, pero sucesivas actualizaciones mecánicas han logrado elevar el rendimiento. En el caso del GTS es más palpable, ya que el peso ha sido aligerado hasta unos magníficos 1.510 kilos, por 1.612 kilos del M4 con caja automática DKG.

    El bastidor del M4 GTS es más radical.

    Como podemos ver en los datos, a veces fríos y poco esclarecedores, las diferencias no son demasiado amplias, pero unidas a las diferencias de las distintas configuraciones de bastidor hacen de las versiones CS y GTS del M4 que se separen de este en cuanto a prestaciones, sobre todo en el caso del GTS, que no tiene rival en pista en esta comparativa. Como pudimos ver en nuestra última prueba en circuito del espectacular GTS, la adopción de la inyección de agua eleva considerablemente el rendimiento del GTS.

    En cuanto a las cifras puras y duras, el GTS es sin duda el claro vencedor. Su ligereza, mayor caballaje y una puesta a punta claramente orientada a las prestaciones, hacen de el una auténtica bestia de circuito. Solo en pista es donde realmente el GTS muestra su potencial y la razón de ser de su naturaleza.

    Solo 60 unidades para el CS y 803 para el GTS, futuras piezas de colección.

    El M4 CS por el contrario es el perfecto escalón intermedio, que relega al espectacular M4 a mero y cómodo Gran Turismo. Aunque no prescinde de los lujos y el confort de este, su rendimiento sobresale con respecto al M4, pero sin llegar al extremo radical del M4 GTS.

    Las diferencias entre el exclusivo BMW M4 CS y el radical M4 GTS
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto