¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Francia y Alemania presionarán para retrasar el cese de la combustión hasta 2040

    El nuevo plan de protección climática «Fit for 55» que la Unión Europea ha presentado esta semana es, por ahora, una propuesta que todavía no se ha aprobado. Un trámite esencial para la prohibición de la venta de coches de combustión interna a partir de 2035. Pero Francia y Alemania ya presionan para retrasar la entrada en vigor unos años más.

    La gran mayoría de los fabricantes ha aceptado la propuesta del plan de protección climática «Fit for 55» presentado esta pasada semana en Bruselas. Un paquete de medidas que comprende una actuación clave, respondiendo a las demandas de algunos países y organizaciones que pedían un año límite para la combustión interna, ante la disparidad de años que cada marca anunciaba.

    La propuesta lanzada por la Unión Europea señala 2035, pero no es una directiva firme aún. Queda el trámite de su aprobación definitiva y meses de debate. Los fabricantes no se han manifestado muy en contra de la medida, más bien han confirmado que estarán listos para ofrecer una completa gama de eléctricos en todos los segmentos, adelantándose a 2030. En cambio, lo que los fabricantes sí han echado al tejado de la Unión Europea es la financiación de la infraestructura de carga y las líneas eléctricas necesarias para satisfacer la demanda de la población.

    Foto coches eléctricos cargando en instalación pública
    Europa deberá responder a los fabricantes de coches eléctricos con una gran red de carga

    2035 no es un año fijo para el cese de la combustión

    Y es que esta parcela es propia de los países miembros, obligatoriamente necesaria para un parque móvil completamente renovado. Pero, Francia y Alemania buscan retrasar más allá de 2035 la entrada en vigor de la propuesta, prometiendo rebajar aún más los límites de emisiones y hacerlos más estrictos. Mientras Europa apunta a una reducción del 65% de las emisiones actuales para 2030, Francia pide 10 puntos menos, potenciar las ventas de los híbridos enchufables y retrasar el final de la combustión interna hasta 2040.

    En la misma línea se ha manifestado Alemania, y su ministro de transportes. Andreas Scheuer ha señalado que «Creo que todos los fabricantes de automóviles y camiones son conscientes de la llegada de límites más estrictos. Pero deben ser técnicamente alcanzables». Su apuesta se basa en apostar por los híbridos enchufables, potenciarse el hidrógeno y «endurecer más lentamente los límites de emisiones».

    Los franceses han logrado rascar un compromiso para los fabricantes. Y es que 2035, no será el año límite si los fabricantes no pueden lograr el objetivo. Ursula von der Leyen, la Presidenta de la Unión Europea, ha señalado en una entrevista en el diario alemán «Sueddeutsche Zeitung» que «Estableceremos una fecha de finalización después de la cual todos los autos tendrán que estar libres de emisiones. e lo contrario, habrá una falta de certeza y no lograremos nuestro objetivo de neutralidad climática para 2050», añadiendo que «Cómo cambien su producción corresponde a los fabricantes, ellos saben mejor cómo desarrollar nuevos automóviles o nuevos combustibles». Sin mencionar un año concreto, 2035 no es fijo.

    Fuente: Autonews