¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Europa mata al motor de combustión: en 2035 solo habrá coches eléctricos o de hidrógeno

    La Unión Europea ha puesto fecha de caducidad al motor de combustión interna

    La Unión Europea ha presentado su hoja de ruta para hacer que el transporte sea sostenible para todos. Un plan estratégico que a la postre supone la estocada definitiva al motor de combustión interna. A partir del año 2035 todos los coches nuevos que sean vendidos en Europa no tendrán emisiones. Serán automóviles 100% eléctricos y/o de pila de combustible de hidrógeno.

    El día ha llegado. Ya adelantamos que la Unión Europea estaba cerca de darle la estocada definitiva a la tecnología que ha reinado en la industria automotriz desde hace muchísimas décadas. Europa ha matado al motor de combustión. O más bien, ha confirmado cuándo tendrá lugar la señalada «fecha de caducidad» que, a la postre, supondrá la desaparición de los coches nuevos con motor de combustión interna (ICE por sus siglas en inglés).

    Se trata de un anuncio muy relevante puesto que también afecta a los vehículos electrificados. Es decir, una vez se produzca la defunción del motor de combustión, los coches híbridos (HEV) e híbridos enchufables (PHEV) también se verán obligados a marcharse por la puerta de atrás. La Unión Europea vislumbra un futuro en el que solo podrán coexistir dos tecnologías. Los coches eléctricos de batería (BEV) y los coches de pila de combustible de hidrógeno (FCEV).

    Europa pondrá punto y final al motor de combustión en el año 2035

    Las autoridades europeas han señalado que la hoja de ruta presentada tiene como objetivo el cumplimiento del Pacto Verde Europeo (Europe Green Deal) para poder hacer de Europa el primer continente del mundo climáticamente neutro. Todos los sectores de la economía de la UE deben adaptarse a este particular recto y el sector del automóvil, lógicamente, no es ajeno a ello.

    Europa matará al motor de combustión en el año 2035. Ahora bien, antes de que se produzca este hecho histórico, habrá una parada previa en la que podremos saber si estamos o no en disposición de alcanzar el objetivo. Para el año 2030 la UE ha establecido una reducción del 55% de las emisiones de los automóviles así como de un 50% para los vehículos comerciales.

    Lógicamente la clave está en 2035. ¿Cómo matará la UE al motor de combustión? Muy fácil, se pondrán en marcha unas últimas y aún más exigentes normativas de emisiones. Los coches nuevos deberán tener 0 emisiones. Esto nos deja un único escenario posible. Y es un mundo en el que, en el territorio europeo, solo se podrán comprar coches eléctricos y/o de pila de combustible de hidrógeno.

    Los ambiciosos objetivos de emisiones para coches nuevos y furgonetas

    La Comisión Europea propone objetivos más ambiciosos para reducir las emisiones de CO2 de furgonetas y coches nuevos. Señalan a su vez que la transición hacia la movilidad sostenible que se ha puesto en marcha será accesible y asequible incluso en las zonas más remotas del Viejo Continente.

    A partir de 2026 el transporte por carretera estará cubierto por el «comercio de emisiones», poniendo un precio a la contaminación, estimulando el uso de combustibles más limpios y reinvirtiendo en tecnologías limpias. Desde la Comisión también se promoverá el crecimiento del mercado de vehículos de cero y bajas emisiones. La creación de una infraestructura de carga para que los ciudadanos puedan afrontar viajes cortos y largos será determinante. Se trata de una declaración de intenciones.

    Fuente: Comisión Europea